Home | Bitácora del día | Vacunación: Venezuela con los índices más bajos de Suramérica

Vacunación: Venezuela con los índices más bajos de Suramérica

En 1999, nuestros índices de vacunación en menores de 1 año eran similares a nuestros pares suramericanos. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, el promedio de infantes vacunados contra el sarampión, polio, hepatitis B, hib, difteria y tuberculosis alcanzaba el 86%; muy similar al 85.5% alcanzado en promedio por nuestros pares de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.

Pero las cosas han cambiado. Mientras nuestros vecinos mejoraron año tras año incrementando estos porcentajes, nosotros hicimos lo opuesto. En 2008, el porcentaje en Venezuela descendió a 68%, a diferencia de nuestros vecinos que aumentaron a 92%. Positivamente se destacan Chile y Brasil acercándose al 99% y hacia abajo nuestros compañeros del ALBA; Bolivia y Ecuador; con 86 y 77% respectivamente, superando solo a Venezuela que se encuentra en la última posición.

El problema no es de recursos. Estados Unidos, líder indiscutible en gasto per cápita en salud, tiene un alto índice de 92%; pero superado no solo por Chile, Brasil, India y China; sino además por la modesta Ruanda, que en la última década superó sus problemas internos y presenta un 96% de infantes vacunados. Esto confirma críticas a la salud de EEUU, la mejor del mundo en materia curativa pero con deficiencias en lo preventivo.

Este descenso que hemos vivido en Venezuela no sorprende. Tenemos dinero de sobra para importar, pero no la capacidad para distribuir. Evidencia de esto es no solo nuestro bajo índice de vacunación, sino lo volátil. Mientras nuestros vecinos presentan crecimientos sostenidos en vacunación, los índices de Venezuela varían significativamente entre un año y otro. Asimismo, el resto de los países presentan índices similares entre una vacuna y otra, sugiriendo que cada vez que vacunan a un niño lo vacunan completo, a diferencia de aquí, donde cada vacuna presenta índices muy diferentes, evidenciando nuevamente la mala planificación y el mal manejo de inventarios; donde a veces llega la vacuna de tuberculosis y a veces la del sarampión. Llegamos a los niños, pero no se les ponen todas las vacunas, sino las que haya ese día.

La causa raíz de esto es la falta de coordinación en materia de salud. El ministerio compra las vacunas, y ellos mismos las reparten. A veces les suministran a las alcaldías y gobernaciones, pero solo a veces. En la Alcaldía de Sucre estuvimos casi 2 años sin recibirlas. Además, las vacunas se implementan sin control automatizado, por lo que no tenemos ningún tipo de control quien las recibe. Anecdóticamente, se han encontrado casos donde una misma vacuna se le ha inyectado al mismo niño en operativos diferentes.

Quienes deseen hacer sus propios análisis, el portal de la Organización Mundial de la Salud posee muchísima información en materia de salud; pero quien desee entender las causas de esos datos tiene que pasearse por nuestros hospitales, ambulatorios y entender cómo fluyen los recursos y la información entre los diferentes órganos competentes en materia de salud. Si les soy sincero, luego de lo vivido trabajando en el sector, me sorprende que nuestros números no sean peores.
Fuente

  • Texto publicado en el diario El Universal el 15 de julio de 2011

Acerca de Alejandro Vera

Economista de la Universidad Católica Andrés Bello. Máster en Finanzas del Instituto Superior de Estudios Administrativos (IESA). Máster en Políticas Públicas, Certificación en Políticas y Administración de Sistemas de Salud. Fue Supervisor Financiero en Procter & Gamble Latin America. Asociado de la firma McKinsey & Company. A partir del 2009 y hasta 2010 fue Gerente General del Hospital Pérez de León de Petare.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA