Home | Áreas de salud | Una sola terapia para dejar el tabaco y el alcohol

Una sola terapia para dejar el tabaco y el alcohol

Un tratamiento para dejar de fumar, vareniclina (Champix), podría reducir también el consumo de alcohol del paciente al aumentar los efectos adversos de la bebida, como el aumento de la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y las tasas de disforia y nausea. Así lo apunta un estudio, que se publicará este mayo en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

La vareniclina es efectiva para dejar de fumar que podría incluso reducir el consumo de alcohol, pero no estaban claras las causas del segundo efecto. Por eso, investigadores de la Universidad de Chicago y la Universidad de Carolina del Sur estudiaron los efectos de vareniclina en la respuesta subjetiva y objetiva a dosis moderadas y bajas de alcohol en bebedores sociales sanos. Demostraron que Champix reduce la ingesta de alcohol potenciando sus efectos adversos.

Según una de las autoras del trabajo, Emma Childs, «vareniclina se aprobó primero en Estados Unidos para tratar la dependencia de la nicotina en el año 2006». Se ha visto que los fumadores que toman vareniclina son aproximadamente de dos a tres veces más propensos a permanecer abstinentes seis meses o más después de dejar de fumar, explica.

«Tras su aprobación, varios pacientes tratados con vareniclina reconocieron que también habían reducido su ingesta de bebidas, por lo que los investigadores comenzaron a analizar si este era un efecto real y cómo se producía», añade.

Carolina Hugh Myrick, señala que “dada la alta comorbilidad que existe entre la nicotina y la dependencia del alcohol, un único fármaco que pueda reducir el uso de ambas sustancias sería ideal”.

Los autores estudiaron a 15 individuos sanos –7 mujeres y 8 hombres– durante seis sesiones randomizadas: tres sesiones, cada una con 2 miligramos de vareniclina y placebo, seguidas tres horas después de una bebida que contenía placebo, una dosis baja de alcohol (0,4 gramos por kilogramo) o una dosis alta de alcohol (0.8 gramos por kilogramo).

Existen dos vías para que un fármaco ayude a reducir el consumo de alcohol. La primera vía es reducir la recompensa que puede suponer el consumo de alcohol. Un ejemplo de este tipo de fármacos que actúan reduciendo la recompensa es la naltrexona, que bloquea los receptores opiáceos y así reduce la recompensa de dopamina en el estriado del cerebro, expone Myrick.

“La segunda vía consiste en aumenta los aspectos desagradables del alcohol. En otras palabras, esta clase de medicación puede causar síntomas que lleven al paciente a reducir el consumo de alcohol. Disulfiram o Antabuse son fármacos que actúan causando efectos adversos cuando se consume alcohol. Vareniclina podría funcionar de un modo similar”, concluye.

Fuente: ABC, publicado el 16 de febrero de 2012

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA