Home | Especialidades médicas | Un tratamiento para la escoliosis podría reducir la necesidad de cirugías

Un tratamiento para la escoliosis podría reducir la necesidad de cirugías

Un pequeño estudio publicado en la revista The Lancet, muestra como unas barras de crecimiento controladas magnéticamente pueden tratar la escoliosis, un trastorno de la columna vertebral, en niños, sin la necesidad de cirugías invasivas repetidas.

La escoliosis es una curvatura anómala de la columna que ocurre sobre todo en niños pequeños y adolescentes. El tratamiento tradicional para los niños que continúan en desarrollo es la inserción quirúrgica de barras de crecimiento. Sin embargo, cada seis meses se necesita una nueva cirugía para alargar las barras.

En el estudio, investigadores evaluaron el uso de barras de crecimiento controladas magnéticamente que se implantaron en dos pacientes y la ventaja principal era que no se necesitaba cirugía para alargar esas barras.

Tras 24 meses de seguimiento, se demostró que las barras eran eficaces y no hubo complicaciones, según reportes de los investigadores. Además, los pacientes no sufrían dolor y estaban en general satisfechos con el procedimiento.

“Las nuevas barras eliminarán la necesidad de operación repetidas bajo anestesia general, las complicaciones de las heridas y los costos socioeconómicos y de atención de salud relacionados con el procedimiento”, señaló en un comunicado de prensa el equipo liderado por Kenneth Cheung y el Dr. Dino Samartzis, del departamento de ortopedia y traumatología de la Universidad de Hong Kong.

Pero la eficacia a largo plazo aún no está clara, añadieron los investigadores. “Todavía no se sabe si [la nueva tecnología] llevará a mejores resultados que las barras de crecimiento tradicionales, pero los resultados iniciales son positivos y la evitación de las distracciones sucesivas es una gran mejora”, apuntaron.

“Se trata de una emocionante nueva tecnología, que tiene el potencial de eliminar los procedimientos quirúrgicos adicionales en los niños que sufren de escoliosis”, apuntó el Dr. Victor Khabie, codirector del Instituto Ortopédico y de la Columna del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York.

Sin embargo, añadió que “la desventaja es que con toda nueva tecnología, pueden ocurrir complicaciones potenciales. El tamaño de la muestra es muy pequeño, con apenas dos pacientes a quienes se siguió durante dos años tras la cirugía”.

“Habrá que inscribir a muchos pacientes más en un ensayo, y darles seguimiento durante muchos años antes de que podamos afirmar que esta tecnología es segura y eficaz”, apuntó Khabie. “Sin embargo, los hallazgos iniciales son muy alentadores”.

“Si esta tecnología estuviera disponible en EE. UU., creemos que se usaría rápidamente para evitar las cirugías repetidas y mejorar la calidad de vida de los niños que sufren de deformidad de la columna”, escribieron el Dr. John Smith, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, y el Dr. Robert Campbell Jr., del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

Ambos expertos afirmaron que “animamos fuertemente a Cheung y colegas a seguir informando sus resultados, tanto los resultados positivos como los eventos adversos. Esperamos que un posterior desarrollo de la tecnología haga que este tratamiento esté cada vez más disponible para niños de todo el mundo”.

Fuente: Medline Plus, publicado el 19 de abril de 2012

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA