Home | Especialidades médicas | Otros | Gastroenterología | Úlcera péptica e infección por Helicobacter pylori

Úlcera péptica e infección por Helicobacter pylori

El tabaco y el grupo sanguíneo 0 se consideran factores de riesgo para desarrollar una enfermedad ulcerosa. La prevalencia actual de esta enfermedad se estima entre el 5 y el 10% de la población general (del 10 al 20% en las personas infectadas por H. pylori)

La úlcera péptica es una lesión en la mucosa gastrointestinal (estómago o duodeno) que se extiende más allá de la muscularis mucosae y que permanece como consecuencia de la actividad de la secreción ácida del jugo gástrico.

Las dos causas más frecuentes de esta enfermedad son la infección por Helicobacter pylori y el consumo de AINE, incluido el ácido acetilsalicílico (AAS). Sin embargo, existen otras causas menos frecuentes que pueden producir una úlcera péptica.

El tabaco y el grupo sanguíneo 0 se consideran factores de riesgo para desarrollar una enfermedad ulcerosa. Se han descrito también factores genéticos con una agregación familiar de la enfermedad ulcerosa péptica.

Diversas enfermedades se asocian con más frecuencia con úlcera péptica (enfermedad por reflujo gastroesofágico [ERGE], esófago de Barrett, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cirrosis, insuficiencia renal), mientras que en otras situaciones la incidencia de esta enfermedad es menor (gastritis atrófica tipo A, enfermedad de Addison, tiroiditis autoinmune, hipoparatiroidismo).

La prevalencia actual de esta enfermedad se estima entre el 5 y el 10% de la población general (del 10 al 20% en las personas infectadas por H. pylori), habiéndose observado notables variaciones regionales y raciales. La incidencia es de aproximadamente el 1% anual entre las personas H. pylori positivas.

Clínicamente, el dolor abdominal de localización en epigastrio que aparece 2-3 h tras la ingesta de alimentos y que se alivia con éstos o los antiácidos es el síntoma más frecuente de la enfermedad ulcerosa péptica. Las complicaciones más frecuentes son: hemorragia digestiva (10-15%), perforación (5-10%) y obstrucción intestinal (2-5%).

Criterios diagnósticos

El diagnóstico de la enfermedad ulcerosa péptica incluye dos aspectos esenciales: el diagnóstico de la lesión ulcerosa per se (y su diagnóstico diferencial con una lesión ulcerada maligna) y el diagnóstico etiológico de la lesión ulcerosa.

Infección por H. pylori

Tradicionalmente los métodos diagnósticos para detectar esta infección se dividen en directos (cuando se precisa la realización de una endoscopia con toma de biopsias gástricas) e indirectos (si no se precisa la endoscopia).

Entre las técnicas directas, la prueba de la ureasa rápida posee ciertas ventajas frente al resto. Es una técnica rápida y sencilla de realizar, posee una alta sensibilidad y especificidad y es de bajo coste económico. Tiene como inconveniente que sólo proporciona información de la existencia de H. pylori, no aportando datos sobre el estado de la mucosa.

Por ello, usualmente se tiende a combinar el empleo de la histología y la prueba rápida de la ureasa, como primeras opciones diagnósticas.

—————————————————————-

Autores del artículo: J.P. Gisbert y C. Martín de Argila de Prados. Texto parcial extraído del libro Tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas

Texto completo: http://www.elsevierinstituciones.com/ficheros/booktemplate/9788475927220/files/Capitulo10.pdf

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA