Home | Bitácora del día | Turismo médico en Costa Rica

Turismo médico en Costa Rica

Una iniciativa sin precedentes en Hispanoamérica

A partir del cambio producido en la prestación de atención médica, como resultado del progreso tecnológico en los países desarrollados, aquellos pacientes con recursos y contactos, se han trasladado a los mejores centros especializados, principalmente en los EE.UU. y también en algunos países europeos desde países menos desarrollados.

La motivación parece estar clara: el personal médico está mejor preparado, más especializado, ejerce en clínicas y hospitales equipados con tecnologías avanzadas del más alto nivel y muy particularmente con una experiencia en número de casos tratados en un determinado campo, muchas veces insuperable.  La combinación de acumular una mayor experiencia en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades complejas, junto al beneficio añadido de un riguroso seguimiento, resultan imbatibles. Por ejemplo: si el paciente acude a un centro de referencia, por una enfermedad de la médula ósea, conseguirá una atención altamente cualificada, con experiencia propia y con la capacidad de ofrecer innovaciones terapéuticas de última generación. Sin duda una oferta de atención médica de un nivel muy alto, pero a la vez muy costoso, y por tanto, reservado a una clientela elitesca.

¿Qué pasaría si se ofrece atención médica de buen nivel, en patología de bajo riesgo, es decir con escasas complicaciones secundarias al tratamiento y a un costo considerablemente menor? ¿Y de que forma incidiría ofrecerle al paciente y a sus acompañantes habituales, visitar lugares con encanto durante la convalecencia o recuperación y si además, la procedencia de los potenciales usuarios, está en un sitio en donde puedan desplazarse por vía aérea con tarifas asumibles? Ya se cuenta con experiencias centradas en costos menores, como es el caso de la India, Sur Corea e Indonesia, entre otros. Sin embargo, para los clientes norteamericanos, los ahorros que se obtienen por un menor costo de atención médica no son suficientemente atractivos para compensar los altos costos del traslado. Adicionalmente el entorno es demasiado diferente, extraño y en ocasiones poco acogedor.

Con esta premisas nace en Costa Rica hace unos años lo que se ha dado a conocer como Turismo Médico, término que puede prestarse a interpretaciones equívocas, pero que está arraigado para quedarse.

Disponibilidades principales

  • Médicos (principalmente cirujanos e internistas) y odontólogos de reconocida competencia.
  • Centros hospitalarios, clínicas ambulatorias y centros de recuperación con atención personalizada.
  • Servicios con costos comparativamente menores (en algunos casos cuatro veces menores en comparación con los EE.UU.).
  • Posibilidad de visitar lugares atractivos a precios razonables.

¿Qué se requiere?

  • Ante todo probar el modelo. El recorrido inicial ha resultado fiable, atractivo y rentable.
  • Disponibilidad de la acción conjunta entre el sector empresarial, profesional y gubernamental aunado a infraestructuras de buen nivel.
  • La construcción de nuevos Hospitales y Clínicas. La red ya cuenta con tres centros hospitalarios privados y más de una veintena de clínicas ambulatorias afiliadas.
  • Profesionales acreditados. Hay casi un millar de profesionales ejerciendo sus especialidades.
  • Certificación. La acreditación de hospitales y de clínicas ambulatorias está en manos de instituciones serias. IMTECO en Costa Rica acredita a las empresas.
  • Apoyo del Gobierno. El Instituto Costarricense de Turismo (ITC), el Ministerio de Economía y el Banco Nacional han prestado apoyo decisivo.

 

Continúe leyendo: Turismo médico en Costa Rica

Acerca de Dr. Pedro J. Grases

Médico Patólogo con más de 50 años de experiencia. Formado en los EE.UU. (Michigan y Armed Forces Institute of Pathology), dedicado a la docencia, a escribir e investigar. Ha trabajado en diversas universidades de Europa (en Friburgo y en Oxford) y en los EE.UU. (U.de California del Sur). A partir de 1990 estuvo al frente del Servicio de Anatomía Patológica de USP Institut Universitari Dexeus en Barcelona. Retirado a partir de 2007, se dedica ahora a escribir, a dar conferencias en su condición de cronista de la Ciencia y a cultivar con más esmero su afición por la fotografía.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA