Home | Reportajes y entrevistas | Reportajes | ¿Trabaja todo el día de pie? Tenga cuidado

¿Trabaja todo el día de pie? Tenga cuidado

Experimentar fatiga en las extremidades inferiores a diario podría tener consecuencias a largo plazo, sugiere un estudio

trabajar de pie620x340Pasar largas horas trabajando en un escritorio no es bueno para la salud, pero trabajar de pie todo el día también podría generar problemas a largo plazo, pues así lo señalan  investigadores.

¿Cuál es la razón?

Según reseñó en una publicación el portal web MedlinePlus, estar de pie cinco horas al día contribuye a una fatiga muscular significativa y prolongada en las extremidades inferiores.

Esto podría aumentar el riesgo de dolor de la espalda y trastornos musculoesqueléticos a largo plazo. Esta información obtenida fue la conclusión de un estudio de tamaño reducido.

Los autores del estudio señalaron que casi la mitad de todos los trabajadores de todo el mundo pasan más de tres cuartas partes de su día laboral de pie.

Según la autora líder del estudio, María Gabriela García, candidata doctoral del departamento de ciencias y tecnologías de la salud de ETH Zurich, en Suiza; estar de pie durante dos horas en el trabajo no se asocia con problemas, pero “es probable que unos periodos más largos conlleven efectos nocivos”.

SOBRE LOS HALLAZGOS

Los hallazgos aparecen en una edición reciente en línea de la revista Human Factors, en esa entrega señalan que estar  de pie durante periodos largos ya se asocia con un mayor riesgo de problemas a corto plazo, como calambres en las piernas y dolor de espalda. Pero el estudio actual buscaba ver si estar de pie mucho tiempo también aumentaba el riesgo de contraer problemas a largo plazo.

Los investigadores se concentraron en 14 hombres y 12 mujeres. La mitad tenían de 18 a 30 años, y la mitad de 50 a 65. Ninguno presentaba antecedentes de ningún trastorno neurológico o musculoesquelético, y a todos se les pidió que evitaran la extenuación de alto nivel el día antes de participar en el estudio.

A todos se les pidió que, para replicar un turno en una planta de fabricación, simularan tareas ligeras mientras estaban de pie frente a una mesa de trabajo durante cinco horas, con descansos de cinco minutos y un descanso de media hora para almorzar.

La estabilidad de la postura y el estrés de los músculos de las piernas (cuantificada como la “fuerza de temblor muscular”) se monitorizaron todo el tiempo, y se pidió a los participantes que reportaran cualquier incomodidad.

El resultado: independientemente de la edad o el sexo, era igual de probable que los participantes experimentaran una fatiga significativa al final del día de trabajo. Además, se observaron señales claras de fatiga muscular durante más de media hora después del final del periodo de estar de pie, independientemente de que los participantes hubieran sentido o no el esfuerzo.

Debido a que el estudio fue pequeño y de duración muy limitada, no prueba que un trabajo que obligue a estar de pie durante periodos prolongados dañe la salud, anotaron los autores del estudio.

OPINAN LOS ESPECIALISTAS

García señaló que se necesita más investigación para encontrar formas de ayudar a los trabajadores con las dificultades de estar de pie a largo plazo.

Unos ejercicios de estiramiento regulares y “quizá incorporar descansos específicos, la rotación del trabajo o el uso de actividades más dinámicas, podrían aliviar los efectos de la fatiga a largo plazo”, dijo García. Alternar el trabajo sentado y de pie también es beneficioso, dijo, “ya que alivia tanto los problemas de estar sentado mucho tiempo como los de estar de pie mucho tiempo”.

Otro experto se mostró de acuerdo con la necesidad de descansos y cambios de postura frecuentes.

“Básicamente, al cuerpo no le gusta tener la misma postura o llevar la misma carga de forma continua, así que el cambio siempre es bueno”, señaló Kermit Davis, director del programa de postgrado en higiene ambiental y de la salud de la Universidad de Cincinnati. “Es bueno tener descansos rutinarios para activar el flujo sanguíneo”, añadió.

“Una de las implementaciones más fáciles para afrontar el problema es hacer descansos de rutina más o menos cada 30 minutos, en que los trabajadores se pongan de pie o se muevan para entregar documentos, guardar documentos en los archivos, copiar algo o usar el baño”, planteó Davis. Explicó que su propia investigación ha sugerido que los descansos regulares no socavan la productividad del trabajador.

BITÁCORA MÉDICAArtículo elaborado con información de MedlinePlus

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA