Home | Bitácora del día | Signos que caracterizan la acromegalia

Signos que caracterizan la acromegalia

El desarrollo de la enfermedad es paulatino y, muchas veces, ya es muy tarde cuando la persona obtiene un diagnóstico. En todo caso, la presencia simultánea de varios síntomas específicos, encienden la señal de alarma para acudir al médico

acromegalia620x340Por: Abraham Krivoy

Los síntomas de este padecimiento suelen iniciarse en personas mayores de 50 años. Cuando el problema se presenta en niños, la enfermedad se denomina gigantismo y cuando se trata de un adulto recibe el nombre de acromegalia.

Comúnmente, el problema se presenta a causa de un tumor en la hipófisis, órgano ubicado en la base del cráneo (silla turca) y que es el responsable de producir las hormonas del crecimiento y las vinculadas a la función sexual.

El desarrollo de la enfermedad es paulatino y, muchas veces, ya es muy tarde cuando la persona obtiene un diagnóstico. En todo caso, la presencia simultánea de varios síntomas específicos, encienden la señal de alarma para acudir al médico.

Algunos de los síntomas son artritis, síndrome del túnel carpiano, disminución de la líbido, alteración del ciclo menstrual, sudoración excesiva, hipertensión arterial, dolor de cabeza, pólipos, diabetes y pérdida parcial de la visión.

Algunas mujeres segregan leche por los senos (galactorrea) como consecuencia de un aumento excesivo de la prolactina, otra de las hormonas que se producen en la hipófisis. Los signos propiamente dichos de la acromegalia, y los que en definitiva le otorgan el nombre, son agrandamiento de manos, pies y circunferencia craneal.

Así mismo, se presentan cambios en el tamaño de la lengua, la mandíbula inferior, lo cual a su vez, ocasiona la separación de los dientes (diastema). El aumento de la circunferencia craneal, de los arcos superciliares, y del corazón, son otros signos que caracterizan  la presencia de la acromegalia

Comentarios

Prevalencia de esta enfermedad es escasa: entre  40-60 casos por millón. La hipófisis secreta  somatotropina u hormona de crecimiento. La segunda  hormona es  la similar  a  insulina tipo I ( IGF-I) producido por el hígado en reacción a la somatotropina. La somatostatina, producida  por el hipotálamo, zona cerebral  que influye en  la función hipofisaria.

Es  importante establecer que  una sola muestra de  concentración elevada de la hormona  no tiene que corresponder  a  un diagnóstico de acromegalia.

Igualmente, sus concentraciones  sanguíneas  son  variables en 24 horas. De allí que se recomiende realizar la determinación junto con a GF-I  que aumenta  con el aumento de  la hormona de crecimiento y permanece más tiempo  en sangre.

Las patologías  concomitantes  de la acromegalia son  la hipertensión arterial, cardiomegalia, obstrucción  de  las vías respiratorias superiores, apnea del sueño,  pólipos y cáncer  del colon y diabetes mellitas.

Realizado el diagnóstico de acromegalia, la meta es eliminar el tumor  y regularizar las consecuencias  mencionadas,  tratando de preservar  la función  de la hormona de crecimiento.

Acerca de Dr. Abraham Krivoy

Neurocirujano. Fundador y Ex Presidente de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Neurocirugía y de la Sociedad Venezolana de Neurocirugía. Miembro Honorario de la Sociedad Venezolana de Neuropsicología; Profesor Titular de Neurocirugía, Universidad Central de Venezuela. Miembro Fundador de la Sociedad Venezolana de Neurocirugía Pediátrica (2004), Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina y de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina, entre otros reconocimientos.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA