Home | Bitácora del día | Psicooncología: una nueva especialidad

Psicooncología: una nueva especialidad

El diagnóstico y la incertidumbre que supone la enfermedad oncológica traen consigo una serie de reacciones emocionales asociadas al duelo por pérdida de la salud. El cáncer, al inmiscuirse en nuestras vidas, hace tambalear todos nuestros pilares

La psicooncología es un campo interdisciplinario de la psicología y las ciencias biomédicas cuyo objetivo es la prevención, diagnóstico, evaluación, tratamiento, rehabilitación, cuidados paliativos y etiología del cáncer.

También, se ocupa de las mejoras en las habilidades de comunicación y de la interacción entre los profesionales de la salud, así como de la optimización de los recursos para promover servicios oncológicos eficaces y de calidad (1).

Desde estas concepciones, la psicooncología es una disciplina que se ocupa de mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos, sus familiares y cuidadores, atendiendo tanto sus respuestas psicológicas, aspectos sociales y conductuales a lo largo de todo el proceso de la enfermedad.

El diagnóstico y la incertidumbre que supone la enfermedad oncológica traen consigo una serie de reacciones emocionales asociadas al duelo por pérdida de la salud. El cáncer, al inmiscuirse en nuestras vidas, hace tambalear todos nuestros pilares, tales como la identidad, el círculo familiar y de amigos, trabajo y/o escuela y nuestras creencias religiosas y vida espiritual.

Reacciones frecuentes

Generalmente,  la primera reacción del paciente y de sus familiares puede ser de dolor, ira, tristeza… e incluso negación de estas emociones. Durante el proceso de adaptación a esta nueva realidad podemos encontrar diferentes situaciones, entre ellas:

-Sensación de parálisis general y dificultades para asimilar el diagnóstico. Esto también se traduce en frecuentes momentos de confusión e hipersensibilidad

-Aparece la incredulidad o negación, que son sentimientos relacionados con la búsqueda de una respuesta que puede dirigirse hacia sí mismo o hacia alguna persona

-Miedo es una respuesta ante lo desconocido y muchas veces paraliza: en lugar de que el paciente actúe en su propio beneficio, existe un incremento de la ansiedad

-Es posible que aparezca temor al rechazo, que es uno de los miedos más frecuentes y está relacionado con sentir una carga o ser dependientes, esto último dificulta la comunicación y la expresión emocional e incrementa la tendencia al aislamiento

Como señala Eric Cassell  en uno de los artículos más relevantes con respecto a la ética en el trabajo como profesionales de la salud: “Los que sufren no son los cuerpos si no las personas”(2). En este contexto, la atención a los factores emocionales es fundamental y resulta en una dinámica de colaboración exitosa entre el paciente y los profesionales de la salud.

El sufrimiento que está asociado a la amenaza de pérdida y no solo al malestar físico, sino también espiritual tiene que ser atendido. De esta manera, tenemos que “el sufrimiento es una respuesta negativa inducida por el dolor pero también por el miedo, la ansiedad, el estrés, la pérdida de personas u objetos queridos y otros estados psicológicos” (3).

Existen necesidades psicosociales y espirituales que deben ser tomadas en cuenta durante todo el transcurso de la enfermedad. En primer lugar, existe la necesidad de una comunicación clara, veraz, tranquilizadora y personalizada. Asimismo, esta debe proveer sensación de control tanto para los familiares como al paciente.

La necesidad de mantener la esperanza es esencial, incluso para la adherencia al tratamiento.  En un inicio la esperanza se fija en la curación, pero cuando ya no hay cura, la esperanza es que la enfermedad avance lentamente. Cuando avanza, es minimizar el sufrimiento y si continua, la esperanza es morir en paz (4).

También observamos otras necesidades como  la de ser reconocido como persona, de releer la vida y encontrarle un significado al momento actual. En este último caso, el paciente se pregunta acerca del sentido de la enfermedad en su vida y ante lo cual es importante mantener una actitud de acogida y empatía, comprendiendo la biografía de ese ser humano que tenemos delante de nosotros.

La única manera de satisfacer estas necesidades psicosociales y espirituales es a través del contacto humano, por lo que la intervención multidisciplinaria es fundamental. Así como prepararnos nosotros mismo, como profesionales de la salud para manejar nuestros duelos y poder estar allí de manera efectiva para el otro.

———————

Bibliografía:

1.-Cruzado, J.A. Tratamiento psicológico en pacientes con cáncer.  1era ed. Madrid: Síntesis; 2010

2.- Cassell, E. J. (1982) The nature of suffering and the goals of medicine, The New England Journal of Medicine, 306, pp. 639-645.

3.- Loeser J.D, Melzack R. Pain: An overview.  Lancet 1999; 35: 1607-09.

4.- Ferrado M, Celis B. Saber la verdad, ayuda a morir. El País, 19 de junio de 2008; 34-5.

Acerca de Liana Pérez, psicóloga

Licenciada en Psicología de la Universidad Católica Andrés Bello. Magister Scientiarum en Psicooncología, mención de Excelencia en la Universidad Complutense de Madrid. Experiencia en atención a pacientes oncológicos hospitalizados así como a sus familiares, en centros de salud públicos y privados en España y Venezuela, con el enfoque cognitivo-conductual y del modelo de counselling. Docente en el 1er. Diplomado Avanzado en Psico-oncología en la Universidad Metropolitana. Miembro fundador de la Sociedad Venezolana de Psicooncología.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA