Home | Bitácora del día | El protocolo de Penniston educa sobre los efectos del alcoholismo

El protocolo de Penniston educa sobre los efectos del alcoholismo

La hipótesis de Penniston señala que los estados de ansiedad que presentan frecuentemente los alcohólicos son causados por deficiencia de producción de ondas alpha y theta en el cerebro

En 1989 Eugene Penniston y Paul Kulkosky (dos psicólogos norteamericanos), publicaron un estudio realizado en alcohólicos de larga data -veteranos de guerra- que utilizaba imaginación guiada y una técnica de retroalimentación de ondas cerebrales para producir estados de ensoñación en los sujetos.

Los hallazgos de este estudio fueron impactantes: encontró que todos los pacientes alcohólicos -a los que se les aplicó el protocolo clínico mencionado- se mantuvieron abstinentes por un  período mayor a un año. En cambio, el grupo comparativo de pacientes alcohólicos tratado con métodos convencionales, fueron en su mayoría re-hospitalizados por consumo, por lo menos una vez en ese mismo período como ocurre habitualmente con este tipo de pacientes graves.

Esta investigación produjo considerables controversias, pues es un hallazgo sorprendente. Penniston hizo una revisión del estudio en 1994 mostrando nuevamente  los mismos resultados. Desde entonces, se ha desarrollado una variante de la técnica denominada  “entrenamiento alpha theta” que cumple el mismo propósito y obtiene también buenos resultados.

El clásico protocolo Penniston incluye la educación del paciente sobre los efectos del alcoholismo en el organismo y educación sobre los llamados estados hipnagógicos: estados de relajación profunda que se obtienen al aplicar el protocolo, y que sirven para reeducar el cerebro (reprogramarlo) para que disminuya o desaparezca el deseo de consumir alcohol y el paciente puede reorientar su vida.

Este recurso terapéutico, se basa en que el cerebro produzca más actividad de ondas alpha y theta ya que se ha demostrado que los alcohólicos parecen tener una deficiencia en la producción de este tipo de ondas cerebrales. Algunas investigaciones recientes  han corroborado este hallazgo y le dan vigor a la tesis que los alcohólicos tienen baja producción de Alfa.

La hipótesis de Penniston señala que los estados de ansiedad que presentan frecuentemente los alcohólicos son causados por deficiencia de producción de ondas alpha y theta en el cerebro, y hace que los alcohólicos beban como un intento por auto-medicarse y para relajarse y así normalizar las funciones cerebrales.

Se ha demostrado que al beber, el cerebro produce ondas alfa parecidas a las que se presentan en estados de relajación profunda. Eso es lo que produce la sensación de tranquilidad que se experimenta cuando se ingiere alcohol.

El aprendizaje de la habilidad de relajarse le permite al paciente recuperar el control de su vida que ha perdido por causa de su adicción. Los alcohólicos necesitan compulsivamente consumir alcohol para sentirse bien y se da el dicho “el remedio es peor que la enfermedad”. Beber en exceso y de manera compulsiva, lejos de ayudarlos, los perjudica.

Al aplicar el Protocolo Penninston, los alcohólicos aprenden un método natural de relajación que les permite resolver sus estados de ansiedad de manera natural sin los efectos negativos del alcohol.

Acerca de Pedro Delgado, psiquiatra

Médico graduado en la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1971) con postgrado en Psiquiatría de la misma universidad. Se desempeñó como Profesor de la Facultad de Medicina en la Cátedra de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas de la UCV, por 29 años donde realizó labores de docencia e investigación en el pregrado de Medicina y el Postgrado de Psiquiatría. Coordinó el Postgrado de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas durante 5 años. Realizó un Fellowship en Abuso de Sustancias en Johns Hopkins University. Fue Profesor invitado del Departamento de Psicología en la Universidad de Evansville, Indiana en EEUU. En 2001 recibió el Premio de Medicina "Luis Razzetti" de la Federación Médica Venezolana en conjunto con varios autores por la publicación de un libro sobre educación psiquiátrica para médicos. Ha trabajado en la consulta privada (como psiquiatra) durante 38 años. Es, además, Presidente de Fundación Humana, una organización sin fines de lucro que se dedica a desarrollar programas de tratamiento y prevención en salud mental y dirige la unidad de Trastornos Adictivos de la Fundación.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA