Home | Especialidades médicas | Otros | Cirugía | Procaína: nuevo tratamiento para cicatrices

Procaína: nuevo tratamiento para cicatrices

Los especialistas son quiénes pueden hacer un diagnóstico diferencial entre una cicatriz ancha o un queloide y así indicar el tratamiento apropiado

                                                             Esa  fea cicatriz que te incomoda,  ya puede tener una solución. Ahora hay un nuevo tratamiento en base a la aplicación de procaína inyectada para tratar cicatrices anchas, hipertróficas y hasta los molestos queloides. Según el Dr. Jesús Pereira, médico cirujano egresado de la ULA y vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, Reconstructiva, Estética y Maxilofacial,  la procaína es el nuevo sustituto de los esteroides para el tratamiento de cicatrices, sin los efectos nocivos de éstos y se está utilizando actualmente en todas las cicatrices de cirugía reconstructiva y estética, con resultados ampliamente favorables, según estudios realizados en el servicio de Cirugia Plástica del Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo.

 Generalmente en cualquier herida el proceso de cicatrización es normal — explica el Dr. Pereira–  el problema se presenta cuando hay un excedente de la  proliferación de los fibroblastos para cerrar esa cicatriz porque hay un crecimiento excesivo de esos tejidos y comienza a hipertrofiarse, por lo cual, crece más tejido de lo necesario, es entonces cuando se hace una cicatriz gruesa, fibrosa o termina convirtiéndose en un queloide.

 La cicatriz hipertrófica es un proceso natural de reparación del cuerpo, que excede la cantidad y ordenamiento de células y en el proceso puede verse como un bulto o formación no natural en el paciente y trae efectos colaterales como dolor y mucho prurito (picazón). La cicatriz ancha, aparece en diversas partes del cuerpo donde las fibras elásticas no tienen esa potencia de mantenerse unidas o le han colocado esteroides y se ha debilitado.

El queloide es una malformación y puede darse en cualquier lesión de la piel, por ejemplo en sitios de vacunación, quemaduras, varicela, acné, piercings e incluso en pequeñas lesiones o raspaduras.

 Si son extensos pueden limitar la movilidad de acuerdo al sitio de aparición; la cicatriz en este caso es de color oscuro, rojo y a veces brillante, tiene formas redondeadas o de bulto que sobresale evidentemente de la superficie de la piel y representa un problema mayor en la estética del individuo. A diferencia de la cicatriz hipertrófica, el queloide sigue creciendo, ya que las fibras no se orientan adecuadamente y van compactándose, llegando incluso a inhibir la irrigación y se producen molestias como picazón y dolor, por mala irrigación de la zona queloidea.

 Fuente: Marisol González, prensa Biotecnoquímica

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA