Home | Especialidades médicas | Prevención y tratamiento de las cefaleas

Prevención y tratamiento de las cefaleas

Entre los tipos, la Sociedad Internacional de Cefaleas recoge hasta catorce grupos de dolores de cabeza que engloban más de un centenar de posibilidades causales. Existen tres tipos de cefaleas: las primeras, las secundarias y otras. “Las causas de cefaleas son la base para las clasificaciones que se manejan en la práctica. El grupo más frecuente es el de las primarias, las que se deben a alteraciones demostrables del tipo inflamación, infección, tumor, causa vascular y patologías de órganos de los sentidos”, afirma Fermoso.

Dentro de las primarias, las más habituales son las tensionales, que se atribuyen a contracción prolongada de los músculos de la cabeza y el cuello y en la que se descarta una patología previa de carácter orgánico.

La segunda cefalea en cuanto a frecuencia es la migraña o jaqueca, cuyo origen está en la anómala regulación del calibre de los vasos arteriales. También, de origen vascular que son de tipo transitorio, como las que aparecen durante la fiebre (tras traumatismo craneal) o después de la ingesta de determinados alimentos y bebidas frías. Por su parte, “la cefalea secundaria es la que aparece en una meningitis, tumor cerebral, traumatismo craneal, otitis aguda, sinusitis aguda, y en general en cualquier proceso ocupante de espacio, infeccioso o inflamatario intra o extracraneal. Además, no hay que olvidar los dolores de cabeza persistentes debidos a sustancias externas, sobre todo los medicamentos”, señala Fermoso.

El especialista ha contado que la mayoría de las veces el diagnóstico de una cefalea se realiza por el interrogatorio y la correcta exploración física. Los datos que le sirven al médico general para realizar una evaluación correcta son: el tipo de cefalea, su localización, la existencia o no de síntomas acompañantes, la aparición de dolor de cabeza como crisis o su persistencia la mayor parte de los días. También es información relevante los antecedentes clínicos remotos y recientes del paciente, su edad y patología previa y si se trata de una cefalia crónica o de reciente aparición.

Para su tratamiento y alivio del dolor, existen numerosos recursos terapéuticos. Fermoso destaca que en las primarias, el tratamiento se realiza con analgésicos generales y específicos, sin acción a otros tipos de dolor. “Se debe huir de la automedicación y plantear el uso de fármacos de modo estratificado y persona, de acuerdo a la repercusión de la cefalea en las actividades de la vida diaria del paciente. Aunque en pacientes con alta frecuencia de migraña está justificado el uso cotidiano de medicación, de carácter profiláctico”.

Fuente

  • diariomedico.com

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA