Home | Home Destacado | Osteoporosis en Venezuela: aportes de una experiencia de 20 años

Osteoporosis en Venezuela: aportes de una experiencia de 20 años

Según proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la población mayor de 65 años en Latinoamérica aumentará significativamente en los próximos 50 años y el número de fracturas de cadera igualará a los de Europa y EE.UU.

La osteoporosis es una enfermedad cuya incidencia se incrementa progresivamente en América latina, los índices de fracturas en esta región son similares a los reportados en Europa meridional y algo menores a los de E.E.U.U. y Europa norte.

Según la proyección de la población de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la población mayor de 65 años en Latinoamérica aumentará significativamente en los próximos 50 años y el número de fracturas de la cadera en esta área igualará a los que presentará Europa y los E.E.U.U.

Desafortunadamente, en LA o en Venezuela específicamente, no hay recursos adecuados en términos de instalaciones médicas para el diagnóstico, tratamiento o rehabilitación. Por otra parte, no hay políticas de reembolso para la densimetría ósea ni dosificaciones de marcadores óseos. Además, la disponibilidad de medicamentos proporcionados por los Sistemas Públicos de Salud es limitada

En el año 1988 se fundó la Unidad de Investigaciones Clínicas UNILIME en el Hospital Universitario Dr. Ángel Larralde del IVSS y la Universidad de Carabobo, Valencia. El objetivo principal de esta Unidad incluía la evaluación de enfermedades metabólicas ligadas al metabolismo fosfocálcico y litiasis renal.

En el año 1992 se incorpora el estudio de los marcadores bioquímicos del remodelado óseo además de densimetría ósea y se expande la cobertura a Osteoporosis, transformándose así de Unidad a Centro de Investigación Clínica.

También se establecieron acuerdos de cooperación con la Unidad Metabólica del centro Policlínico Valencia para el desarrollo de programas conjuntos de investigación clínica. UNILIME cumple los objetivos de Asistencia, Investigación, Docencia y Extensión acorde con los estatutos de Centros de Investigación de las Universidades Venezolanas.

Referencias históricas

Al inicio de los años 90s en Venezuela existía muy poca literatura médica en el área de osteoporosis. Al inicio de esa década se establecieron en el país los primeros densitómetros DEXA, y muy aisladamente se dosificaban los marcadores del remodelado óseo.

De esta forma se estableció en UNILIME un programa de cobertura a diversas áreas importantes para el conocimiento de la enfermedad como lo fueron: Epidemiología, Fisiopatología, Densimetría, Laboratorio de Metabolismo Mineral, evaluación de recursos terapéuticos, Publicaciones y Educación. Igualmente se estableció un programa de consultas especializadas a esta enfermedad con cobertura en todo el estado Carabobo

Las contribuciones de UNILIME y UM al conocimiento de la enfermedad en Venezuela han sido numerosas. Se estableció cual era la incidencia de baja masa ósea en Venezuela: osteopenia y osteoporosis desde el punto de vista densimétrico en sujetos mayores de 50 años de edad siendo 40% osteopénicos y 25% osteoporóticos.

Se estableció el pico de masa ósea y los valores densimétricos en sujetos normales, mujeres y hombres entre 10 y 35 años de edad. En ambos géneros  la masa ósea máxima se alcanza a los 30-31 años pero el 80% de ese máximo ocurre en las mujeres a los 12 años en cuello de fémur (hueso cortical) y a los 13 años en columna lumbar (hueso trabecular). En los hombres ocurre a los 13 y 15 años respectivamente.

Este hallazgo reviste una singular importancia ya que es en los años previos a la construcción de ese 80% del pico de masa ósea donde debe actuarse a fin de incrementarlo o lograr el máximo posible para así en la adultez contar con una reserva esquelética adecuada.

Igualmente hemos señalado en diversas publicaciones que la edad de menopausia clínica en Venezuela es alrededor de los 48 años, un poco menos que lo reportado en muchos países y esto señala que el deterioro de la masa ósea, consecuencia de la menopausia comienza en nuestras mujeres un poco antes que en otros grupos poblacionales. Esto pudiera de igual forma adelantar el inicio de las fracturas por osteoporosis

Otro aporte de importancia lo constituye la determinación de la prevalencia de fracturas vertebrales (fractura más frecuente en osteoporosis) y la incidencia de fracturas de cadera (fractura con más morbimortalidad), ambos parámetros muy útiles en la toma de decisiones para cualquier Sistema de Salud Pública o Privada y también para la Industria Farmacéutica.

Estos parámetros son determinantes en la comparación de la agresividad de esta patología con otras regiones del mundo. Ambos estudios han sido desarrollados cumpliendo con todos los estándares de metodología científica requeridos y con la asesoría de entes e investigadores internacionales que permitan el uso de nuestras estadísticas en análisis de carácter internacional.

La prevalencia de fracturas vertebrales en Venezuela en de 14.12% en mujeres mayores de 50 años (1 de cada 7), similar a la reportada en Estados Unidos y en otros países de Latinoamérica (Estudio LAVOS). La incidencia de fracturas de cadera expresado como riesgo de padecer una fractura después de los 50 años es 5.5% en mujeres y 1.5% en hombres, esto representa un tercio de la incidencia existente en Estados Unidos, casi la mitad de la reportada en España y más del doble de la encontrada en China.

Este estudio además nos ha permitido estimar  la incidencia de cualquier fractura osteoporótica y su relación con la densidad mineral ósea y de esta manera poder identificar sujetos de alto riesgo para el desarrollo de fracturas, lo cual es de mucha utilidad para diseñar estrategias de intervención preventiva o terapéutica.

Así el riesgo alcanza 40% en mujeres y 19% en hombres si la masa ósea llega a -4DE en unidades de T-score. El estudio mostró además que la mortalidad es de 20.9% el primer año post fractura y que solo el 23.3% de los pacientes deambula solo sin dificultad al año de sufrir la fractura, el resto requerirá en orden de frecuencia del uso de  andadera, bastón o silla de ruedas

En el área del laboratorio de metabolismo mineral establecimos los valores de referencia  Venezolanos, así como sus modificaciones con los diversos agentes terapéuticos disponibles en Venezuela de los marcadores bioquímicos del remodelado óseo. Inicialmente se empleaba hidroxiprolina urinaria, Fosfatasa Acida Tartrato Resistente (TRAP), Isoenzima Osea de la Fosfatasa Alcalina o Total. En la actualidad se emplean los telopéptidos N o C-terminales del Colágeno 1 (NTx o CTX urinarios o séricos) y los Propéptidos N o C-terminal del Procolágeno 1 (P1NP o P1CP). Estos marcadores permiten estimar el riesgo de fractura independientemente de la densidad mineral ósea y son de suma utilidad en el control y seguimiento clínico del paciente tratado por osteoporosis. Los valores referenciales Venezolanos tienen una variación en la mayoría de los caso entre 10 y 15% con los estándares reportados usualmente en grupos controles de países del hemisferio.

  • Autor: Gregorio Riera Espinoza, internista, y nefrólogo, presidió la Sociedad Venezolana de Menopausia y Osteoporosis, es miembro del Committe of Scientific Advisors-International  Osteoporosis Foundation

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA