Home | Bitácora del día | Nuestros hijos tienen derecho a vivir en un ambiente libre de humo

Nuestros hijos tienen derecho a vivir en un ambiente libre de humo

Se estima que entre el 50-67% de los niños provienen de un hogar donde hay por lo menos un adulto fumador. Las consecuencias de esta exposición son evidentes a corto y largo plazo / Por Carlos D'Suze

Es muy bien conocido y documentado el impacto negativo que tiene el hábito tabáquico en la salud del adulto. Se sabe que fumar causa cáncer, enfermedades del corazón y otros problemas de salud graves, pero este inicio de sus efectos negativos se observan incluso antes de nacer, en el embarazo y continúan durante su proceso de crecimiento y desarrollo en la infancia.

No es necesario que el niño o la madre fumen, el humo se fuma pasivamente como una combinación del humo exhalado por el fumador, así como el que es producto del cigarrillo, la pipa o el tabaco al arder. Esto se conoce como Humo de Tabaco Ambiental. Se estima que entre el 50-67% de los niños provienen de un hogar donde hay por lo menos un adulto fumador. Las consecuencias de esta exposición son evidentes a corto y largo plazo.

Las mujeres que fuman durante el embarazo no solo corren un riesgo personal sino que ponen en riesgo la salud de sus bebés en desarrollo. Estar donde hay humo de cigarrillo representa un riesgo para la mujer y su bebé. Los peligros de fumar durante el embarazo incluyen:

  • Más probabilidades de tener un aborto espontáneo
  • Una de las causas de los problemas de placenta (Placenta Previa), Desprendimiento Prematuro de la Placenta y Ruptura Prematura de Membranas, la fuente que provee el oxígeno y el alimento al bebé durante el embarazo
  • Se ha relacionado con niños con bajo peso y prematuridad al nacer
  • Los bebés que nacen de madres que fumaron durante el embarazo tienen más probabilidades de tener defectos congénitos como labio leporino, paladar hendido o defectos del corazón

Este riesgo sobre la salud del humo de segunda mano, que se conoce también como fumar involuntariamente o pasivamente, continúa en la infancia. Los niños son más vulnerables a los efectos del humo de tabaco en el medio ambiente debido a que todavía están desarrollándose físicamente, a que tienen un ritmo de respiración más acelerado que el de los adultos y no tienen control sobre su medio ambiente.

Los niños con una exposición mayor al humo de segunda mano, tales como aquellos cuyas madres fuman, corren un riesgo mayor de sufrir efectos perjudiciales a la salud. En los infantes expuestos al humo de cigarrillo se ha encontrado una mayor incidencia de:

-Retraso en el desarrollo intelectual, físico y neurológico, así como hasta el doble de posibilidad de padecer Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

-Mayor riesgo de sufrir infecciones de las vías respiratorias tales como infecciones de oído, neumonía y bronquitis

-Riesgo 50% mayor de desarrollar uno o más trastornos conductuales, como problemas de aprendizaje y Trastorno por Déficit de Atención

-Los niños que han sido expuestos al Humo de Tabaco Ambiental tienen mayor probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón durante la vida adulta, aunque NUNCA hayan sido ellos mismos fumadores

-Desencadenante y agravante de las crisis asmáticas

Fumar es dañino para todo el mundo, pero especialmente para aquellas personas que tienen asma. El tabaco irrita las vías respiratorias, haciendo que se inflamen, se estrechen y se llenen de una mucosidad pegajosa. Por esta razón, si una persona con asma está expuesta al humo de tabaco en el medio ambiente, le puede provocar ataques de asma y aumentar la gravedad de los síntomas. En niños asmáticos se encontró un mayor número de crisis, una mayor incidencia de necesidad de asistir a emergencia y del número de hospitalizaciones y un menor control de su enfermedad, inclusive con medicación.

Entre las poblaciones con mayor riesgo de exposición pasiva al humo del tabaco destaca la pediátrica. La ley antitabaco no se aplica en los domicilios y la prevalencia de tabaquismo domiciliario es muy elevada en los países occidentales. Lactantes y preescolares, que pasan la mayor parte del tiempo en casa y, además, tienen un organismo inmaduro, con mecanismos de defensa no suficientemente desarrollados, son los más vulnerables a los efectos nocivos del humo ambiental.

Todas las personas expuestas al Humo de Tabaco Ambiental están también expuestas a todas las sustancias toxicas que contiene, más de 4.000. Abrir las ventanas o instalar ventiladores no disminuye la exposición. Por tanto:

  • Prohíba fumar en su hogar y vehículo
  • Coloque letreros en los que declare su hogar Libre de Humo de Tabaco y de No Fumar, retire los ceniceros y todo lo que sugiera que en su casa es permitido fumar

Los ambientes 100% libres de humo de tabaco protegen tanto a los No fumadores como a los Fumadores. Nuestros hijos tienen derecho a vivir en un ambiente libre de humo. Protégelos

http://www.youngwomenshealth.org/spsmokeinfo.html,

http://kidshealth.org/parent/centers/asthma_center.html,

http://www.cdc.gov/spanish/tabaco/hispanic.htm,

http://www.paho.org/spanish/dd/pub/10069_Fumadores.pdf

Acerca de Carlos D'Suze, epidemiólogo

Médico Cirujano. Especialista y Magíster Scientiarum en Epidemiología. Especialista en Pediatría y Puericultura. Profesor Cátedra de Epidemiología y Centro de Investigación en Salud Pública Dr. Jacinto Convit, Escuela de Salud Pública, Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA