Home | Bitácora del día | Malas decisiones para la salud global

Malas decisiones para la salud global

Si partimos de la idea de que “la información de alta calidad es esencial para los sistemas de salud efectivos, el progreso científico y el desarrollo” (Tracey Pérez Koehlmoos y Richard Smith, The Lancet, 22/01/2011), podemos valorar la importancia que tiene el programa HINARI de la OMS.

Con el arribo de Internet y la publicación “en línea” de las revistas médicas más importantes se abrió una posibilidad única de acceder instantáneamente, en tiempo real, a la información que allí se publica, por parte de los profesionales interesados en los países más pobres y remotos, que hasta ese momento dependían de la información impresa en libros ya obsoletos.

El programa HINARI fue lanzado el año 2002, en el cual 137 casas editoras proporcionaron el contenido de 7.000 revistas de manera gratuita a instituciones sin fines de lucro de 105 países elegibles por sus bajos ingresos.

Tal iniciativa fue estudiada y negociada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el año 2001, entonces presidida por esa mujer excepcional, la médico noruega, Gro Harlem Brundtland, con el sólido apoyo de los directivos de las grandes casas editoras de revistas médicas del mundo.

Como es bien sabido, “es imposible practicar ciencia en un vacío, sin acceso a las revistas, y ahora muchos jóvenes tenían una gran oportunidad de iniciar y mantener una productiva carrera en ciencia: aprendiendo la disciplina esencial de estudiar leyendo, criticándolo, y buscando de modo sistemático los informes publicados antes de comenzar su propia investigación.

Todo cambió de pronto cuando en enero de 2011 tres de las casas editoras más importantes decidieron retirarse del programa en Bangladesh.

Malas decisiones para la salud global” es el sugestivo título del editorial de la más antigua y muy prestigiosa revista médica “The Lancet” (18/01/2011), a cargo de su editor el doctor Richard Norton en el cual denuncia la grave decisión de varias grandes casas editoras médicas -incluyendo Elsevier que publica “The Lancet”, Lippincott, Williams & Wilkins, y Springer- de retirarse de la “Iniciativa de Acceso a la Investigación de la Red Internacional de Salud” (HINARI).

Allí se afirma algo que todos ya sabemos: “El acceso libre al conocimiento crítico es vital si esos países van a enfrentarse a las enormes cargas de las enfermedades prevenibles“. Afortunadamente, casi de inmediato, ha habido una reconsideración de la medida y es de esperarse que se encuentren modos y maneras de mantener este programa, modelo y representativo de lo que significa ayuda efectiva para el desarrollo de los más necesitados.

Acerca de Francisco Kerdel Vegas, dermatólogo

Médico dermatólogo. Embajador y académico recibió Premio Martín Vegas de la Sociedad Venezolana de Dermatología. Individuo de Número de la Academia de Ciencias Físicas y Matemáticas de Venezuela (Sillón XIII, 1971). Doctor en Ciencias Médicas de la UCV. Vicerrector Académico (fundador) de la Universidad Simón Bolívar. Fue elegido directamente Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina Sillón XXIV en 1967, incorporado por su trabajo "Autorradiografía en Dermatología".

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA