Home | Bitácora del día | Luces y sombras de la isotretinoina

Luces y sombras de la isotretinoina

Hoy queremos referirnos a un medicamento  que desde su aparición en 1982 revolucionó el tratamiento del  acné, aunque como otras drogas se enfrenta al juicio de médicos y pacientes moviéndose en una balanza con inclinaciones de fiel a favor y en contra.

Sus beneficios y acción directa o indirecta sobre todos los factores etiológicos más importantes de esta afección ocasionaron en su momento un cambio total en los esquemas terapéuticos que se venían usando y aunque  en un principio lo usamos con mucho  temor solo en acné severo, poco a poco nos rendimos a sus bondades y teniendo cuidado de sus riesgos lo comenzamos a utilizar en tipos menos severos de acné con la finalidad de prevenir las cicatrices físicas y/o psíquicas que la enfermedad puede producir

En Junio-Julio de 1983 aparece el primer caso conocido de embriopatía ocasionado por la isotretinoina y que fue un campanazo de alerta en todo el mundo. Las autoridades de salud norteamericana junto a los Laboratorios Roche crearon un programa de fármacovigilancia denominado  SMART que luego se amplió y se llamó iPLEDGE. Paralelamente la agencia de control de medicamentos europeos (MHRA)   también desarrollo  programas, sobretodo dirigidos  a evitar el embarazo en pacientes en edad fértil que se les indicara el medicamento (Programa  PPD).

La mayoría de los efectos indeseables son pasajeros y desaparecen al disminuir la dosis o dejar de administrar el medicamento, pero tres efectos:  teratogenicidad,  cambios del humor  y  la posibilidad de enfermedad inflamatoria  intestinal , generaron una ola de demandas en muchos países, pero en especial en Estados Unidos lo que hizo que Laboratorios Roche, su descubridor y mayor patrocinador de las campañas de farmacovigilancia, decidieran suspender la comercialización en ese país, sobretodo que al haber cumplido el tiempo estipulado de  validez de la patente otros laboratorios habían comenzado a comercializarlo sin medir las consecuencias ni invertir en programas de farmacovigilancia y teniendo en cuenta que hasta la fecha 16 millones de pacientes lo han usado, estas medidas de supervisión se hacen imprescindibles.

La Isotretinoina ha representado para el manejo del acné la mejor solución para lograr que nuestros pacientes puedan reinsertarse en la sociedad eficazmente, y así como utilizamos otros  medicamentos con estrechos márgenes entre efectos beneficiosos y riesgos  ( a los cuales no se les hace campañas de desprestigio tan grande como se le está haciendo a la Isotretinoina), debemos poder continuar utilizando este medicamento cuidadosamente y para ello debemos racionalizar su uso y comercialización, por lo que desde este editorial invitamos a tratantes, laboratorios que comercializan la molécula y autoridades de salud de nuestros países a avocarnos a poder seguir utilizando esta extraordinaria droga racionalmente, y para ello reactivar programas de farmacovigilancia como el iPLEDGE e individualmente mantener una estrecha vigilancia de nuestros pacientes que reciben el medicamento.

Acerca de Jaime Piquero, dermatólogo

Magister Scientiarum Dermatología de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Profesor Emérito Postgrado I.B. UCV. Presidente Sociedad Venezolana de Dermatología 1990- 1992. Vicepresidente Colegio Íbero latinoamericano de Dermatología 1995- 2000. Jefe servicio de Dermatología del Hospital Vargas 2000-2008. Premios Luis Razetti (FVM). Mención honorífica Premio José Tomás Jiménez Arráiz Fundación José María Vargas. Premio de investigación Sociedad Venezolana de Dermatología. Ex editor revista Sociedad Venezolana de Dermatología y actualmente Coeditor Piel Latinoamericana.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA