Home | Bitácora del día | Litiasis renal en niños

Litiasis renal en niños

Los más recientes reportes de literatura científica evidencian un aumento en la incidencia de esta enfermedad en infantes, una realidad que pudiera estar asociada a cambios ambientales, factores dietéticos y al aumento de la obesidad infantil en edad escolar

La presencia de cálculos renales no solo afecta a personas adultas: muchos desconocen la posibilidad de que recién nacidos y niños padezcan litiasis renal (presencia de cálculos en los riñones o en las vías urinarias, bien sea, uréteres o  vejiga).

Los más recientes reportes de literatura científica evidencian un aumento en la incidencia de esta enfermedad en infantes, una realidad que pudiera estar asociada a cambios ambientales, factores dietéticos y al aumento de la obesidad infantil (niños entre 6 y 12 años).

En líneas generales, la mayoría de esos cálculos se encuentran en el riñón y en el uréter. Tiene igual incidencia en el sexo masculino como en el femenino  y la prevalencia es muy alta cuando se han hecho derivaciones urinarias por malformaciones congénitas asociadas a infecciones. Entre los  factores de riesgo asociados a la presencia de  cálculos urinarios en niños se encuentran los genéticos, ambientales y los producidos por cambios que se registran en los hábitos dietéticos.

Son factores a considerar la alta ingesta de bebidas carbonatadas, el aumento de sodio en las comidas, la obesidad y el riesgo metabólico, que se relacionan con la eliminación de calcio por la orina debido a los cambios ambientales. En relación a los factores ambientales, en Estados Unidos, se ha registrado un  aumento en la incidencia en la época de verano (entre julio y septiembre) por las altas temperaturas que hace que el cuerpo pierda más líquido.

Síntomas y tratamiento de la enfermedad

Aunque no es muy frecuente, un recién nacido puede tener cálculos. La presencia de sangre e infección en la orina, y el dolor abdominal hace suponer que hay litiasis. Para hacer el diagnóstico se recurre al ultrasonido, a una placa simple de abdomen y/o a una tomografía de abdomen, sin contraste y baja radiación, que arroja un  mejor resultado diagnóstico tanto en niños como en adultos.

No todos los cálculos que se diagnostican en niños necesitan intervención quirúrgica. En muchos casos, se expulsan espontáneamente, sobre todo, si son  de menos de 4 mm de diámetro.  Si no es así, al igual que en los adultos, se recurre a la endourología, es decir, cirugía mínimamente invasiva (ya casi no se emplea la cirugía abierta).

El manejo quirúrgico para tratar los cálculos renales ha cambiado con la aparición de la endourología. Los aparatos que se emplean en adultos han sido modificados para poder ser utilizados en niños. Si la piedra mide menos de un centímetro y está ubicada a nivel de riñón,  se recurre a  la pulverización o litotricia con ondas de choque, con una tasa de retratamiento de 30 por ciento.

Es importante destacar que un 30% de pacientes con cálculos de menos de un centímetro, necesitan una nueva sesión de litotricia, que siempre es mejor que una cirugía abierta. Usualmente se hace una nueva sesión transcurrido un mes a tres  meses, después de la primera, con el fin de asegurarse que desaparezca por completo el cálculo renal.

Cuando el cálculo mide más de un centímetro, tanto en niños como en adultos,  se recurre a la cirugía renal  percutánea.  En niños, los instrumentales son más pequeños en longitud y diámetro para poder ser empleados en forma más segura.

Otro procedimiento quirúrgico que se emplea es la ureterolitotricia, que consiste en la pulverización de los cálculos cuando están en el uréter con  aparatos miniaturizados que se introducen por la uretra, con una mínima tasa de complicaciones y  muy alta efectividad. Si el paciente presenta anomalías anatómicas congénitas, deben ser corregidas simultáneamente.

Después que se resuelve la emergencia (y se elimina los cálculos con alguno de los procedimientos descritos) el paciente se remite al nefrólogo, especialista encargado de estudiar, desde el punto de vista metabólico, las causas de la litiasis para evitar la recurrencia. Si se corrige el problema metabólico, el niño no está condenado a sufrir siempre de cálculos, porque se le proporciona un tratamiento preventivo.

Twitter @urotips/Facebook  grupo Urotips

Acerca de Elias Mora

Urólogo. Graduado en la Escuela José María Vargas de la UCV 1975. Residencia en Cirugía Hospital José María Vargas 1978. Residencia en Urología Hospital Universitario de Caracas 1979 -1981. Fellowship en Urología Pediátrica Hospital de Niños de Caracas 1982 – 1983. Profesor y Jefe del Departamento de Urología oncológica Hospital Oncológico Padre Machado 1985- 1989. El área de excelencia del doctor Mora Kumboz es la cirugía reconstructiva del tracto urinario inferior y cirugía mínimamente invasiva del tracto urinario superior e inferior. Ha realizado más de 20 mil procedimientos.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA