Home | Bitácora del día | Las plagas bíblicas

Las plagas bíblicas

No es mi intención centrarme en la religión pero sí tomarla como un ejemplarizante ideal para reflexionar sobre otras plagas que hoy nos aquejan y sustancialmente socavan las bases de la humanidad. Porque como médicos, debemos preocuparnos | Por: Jaime Piquero

plagueEs fama decir para definir una mala racha en lo personal o referente a un mal Gobierno ”… nos cayeron las siete plagas de Egipto…” y esta vieja expresión sirve para englobar todos los males que pueden sobrevenir.

Se tomó de la Biblia, las plagas que Moisés y Aarón, por orden de Dios, echaron sobre Egipto, porque el faraón se negaba a dejar salir de su suelo a la comunidad israelita.

En los capítulos VII al X del Libro del Éxodo del Antiguo Testamento se relatan plagas que cayeron sobre Egipto después que el faraón rehusara la petición de Moisés y que Aarón convirtiera su vara en serpiente en presencia del monarca egipcio. Quien lea la Biblia con detenimiento verá que las plagas no fueron siete sino diez.

No es mi intención centrarme en la religión pero sí tomarla como un ejemplarizante ideal para reflexionar sobre otras plagas que hoy nos aquejan y sustancialmente socavan las bases de la humanidad. Como médicos, debemos preocuparnos por lograr que cada pedazo de planeta en nuestro ámbito de acción, la correcta atención de las necesidades sanitarias; no quiero decir como un todo, aunque también sería aconsejable intentarlo a través de las ONG, pero sí de manera efectiva y decidida en cada parcela geográfica donde podamos influir.

ebSe ha hablado y escrito mucho sobre diferentes males que nos aquejan, pero no está de más reincidir en el asunto con el fin de lograr la atención de mayor número de personas. Así pues, la constante repetición logró que en el siglo XX se alcanzaran importantes avances en el área sanitaria, pero no fueron suficientes para contener epidemias tales como el ébola, el dengue, la chicungunya.

Estos y otros males, podrían ser muy bien controlados si se atacan las verdaderas plagas: HAMBRE, con mayúscula, intolerancia religiosa, racial o social, violencia, calentamiento global, descuido de los recursos naturales renovables y no renovables, desigualdad social, detrimento de la familia como pilar fundamental de la sociedad, entre otros.

Estos tiempos, como el bíblico, se ha complicado de manera tal que la maldición china podría benévolamente calificarlo de “interesante”.

No es una utopía trabajar por instaurar un pacto social a nivel mundial, donde por convenio de todos los países colaboren para hacernos libres, iguales, con las mismas oportunidades vitales tanto de salud como de entorno. Cada país debe mantener su soberanía y cada ciudadano tiene derecho a conservar la propiedad que logre con su esfuerzo, pero con la mano abierta para ayudar a regiones pobres sin recursos y vencer todos estos males que deterioran la vida en nuestro planeta.

——-

Texto compartido del blog: Piel Latinoamericana

——

Acerca de Jaime Piquero, dermatólogo

Magister Scientiarum Dermatología de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Profesor Emérito Postgrado I.B. UCV. Presidente Sociedad Venezolana de Dermatología 1990- 1992. Vicepresidente Colegio Íbero latinoamericano de Dermatología 1995- 2000. Jefe servicio de Dermatología del Hospital Vargas 2000-2008. Premios Luis Razetti (FVM). Mención honorífica Premio José Tomás Jiménez Arráiz Fundación José María Vargas. Premio de investigación Sociedad Venezolana de Dermatología. Ex editor revista Sociedad Venezolana de Dermatología y actualmente Coeditor Piel Latinoamericana.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA