Home | Bitácora del día | Pareja tóxica: dinámica y ayuda terapéutica

Pareja tóxica: dinámica y ayuda terapéutica

Muchas de estas parejas obedecen a un patrón sadomasoquista, que a veces es encubierto, y que mantieneunida a la pareja en un constante mar de perdones y reconciliaciones | Por Rubén Hernández, sexólogo

coooooTóxico (del latin) implica hacer daño físico o psíquico. Desde hace unos 10 años aproximadamente hemos visto un significativo incremento de parejas tóxicas en consulta, es decir, parejas que se hacen daño.

Tóxico implica muchas manifestaciones de orden clínico que vemos en la consulta psiquiátrica y sexológica. De manera esquemática podríamos señalar signos y síntomas que implican rudeza, lenguaje castrante, gritos, envidias, saboteos, abuso de alcohol y drogas, autoritarismo, traiciones e infidelidades, hipocresías, juegos de seducción, provocaciones, celos patológicos, conductas paranoides, manipulaciones concretas, venganzas, mitomanías en el área psicológica.

Entre las manifestaciones físicas más frecuentes se cuentan: golpes, empujones, lesiones, lanzamiento de objetos, infecciones de trasmisión sexual conscientes, descuido personal, conductas sexuales inusuales o insaciables y violencia física demostrable.

Muchas de estas parejas obedecen a un patrón sadomasoquista, que a veces es encubierto, y que mantiene unida a la pareja en un constante mar de perdones y reconciliaciones, de consecuencias marcadas en los hijos, familias y en la sociedad en general. Esta dinámica de la relación genera un ambiente que a veces es aún más dañino.

Otras veces se expresa el conflicto en otras áreas excluyentes de la pareja, convirtiéndolas en un verdadero campo de batalla, proyectando la culpa en las personas cercanas que tratan de lograr arreglos y compromisos de resolución de conflictos.

Consecuencias generales

Las conductas psicopáticas o antisociales en las cuales una de las partes manifiesta una personalidad fría, egoísta, indiferente, manipuladora al extremo que no aprende de la culpa o el castigo, y que utilizan su inteligencia para lograr sus objetivos, sin importar cómo ni dónde, son muchas veces el sustrato sobre el cual se construye una pareja tóxica.

Las mentiras a veces con intención piadosa son características, y en otros casos se produce un evidente estado de alteraciones de la conducta, que también pueden ser producto de una enfermedad mental subyacente.

Otros concomitantes son el abandono social, el juego patológico, la ignorancia total de fenómenos que conduzcan a la pareja a la diversión, prefiriendo a los amigos o compañeros de trabajo. ¿Qué hacer frente a este realidad ello?

Ayuda profesional

Evidentemente que una terapia de pareja está altamente indicada para visualizar la situación, evaluarla y diagnosticar las características propias de la misma. Para ello hoy en día contamos con diversas pruebas psicológicas medibles y cuantificables, que permitirán o no formular un contrato terapéutico que debe ser revisado constantemente. Se negocian cambios positivos y proactivos.

La separación temporal  puede ser una alterativa previa, a la consideración de la separación definitiva o el divorcio, que a pesar de las consecuencias que conllevan a veces significa un rompimiento con un pasado cargado de torturas y malestares crónicos.

A veces se hace más daño mantener una pareja unida con características tóxicas que separando una que no tiene remedio. Aunque es bien conocido que el terapeuta nunca debe tomar decisiones concretas y definitivas para la pareja. Nuestra función es orientar, clarificar, señalar caminos, lograr consensos y presentar  de manera directa las observaciones pertinentes para intentar solucionar los muy diversos conflictos que una persona presenta. Para ello se requiere estar muy bien formado en V Nivel, o sea cursos específicos aun después del postgrado correspondiente.

Vivir solo es muy complicado y a veces se transforma en tragedia. Es claro que cuando se está acompañado hay menos problemas crónicos de salud, la depresión disminuye, hay menor consumo de alcohol y drogas, se logran actividades recreacionales que conducen a una mejor calidad de vida, y como consecuencia de ello, mayor productividad y responsabilidad.

Buscar ayuda cuando se presentan estos signos y síntomas a tiempo, es la mejor recomendación para crear una sociedad justa, igualitaria y feliz. Por último, quizás lo más importante, es proteger a los hijos de parejas tóxicas: convertirlos en el terreno de la discusión les producirá el fenómeno de imitación de conductas desviadas.

Muchos creen que los niños no saben, no ven o no sienten pero está ampliamente demostrado que el aprendizaje por un modelaje equivocado hace muchísimo daño en la estructuración sana de la personalidad. Prevenir daños en los niños es fundamental y prioritario.

Acerca de Rubén Hernández

Psiquiatra y Sexólogo, ha sido presidente de la Worl Association for Sexual Health, de la Sociedad Venezolana de Sexología Médica, de la Academia Internacional de Sexología Médica y de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (FLASSES). Fundador de la Sección Psiquiatría y Sexualidad de la Asociación Mundial de Psiquiatría. Profesor de Psiquiatría Forense UCV. Vice Presidente Tribunal Disciplinario de la Federación Médica Venezolana.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA