Home | Banners | Banner Bitacora del día | ¿La inmunonutrición puede revertir un TCA como la Anorexia y Bulimia?

¿La inmunonutrición puede revertir un TCA como la Anorexia y Bulimia?

Los trastornos de las conductas alimentarias son un grupo de enfermedades en las que hay una alteración en la forma de comer (por exceso o por carencia) y el individuo tiene una relación conflictiva con la comida y/o su imagen corporal. El control de peso es uno de los rasgos característicos de estos trastornos y entre las causas hay múltiples desencadenantes: psicológicos, familiares, socio-culturales, genéticos y, también, comenzamos a comprender que hay razones biológicas, como la alimentación y nuestra microbiota, que tienen un peso fundamental en su desarrollo (Vargas Baldares, 2013).

¿Cuáles son TCA?

* La anorexia nerviosa:  en la que se ven pérdidas de peso corporal, porque el individuo está por debajo de lo esperado según su edad o estatura. Puede tener dos formas: restrictiva y purgativa.

Restrictiva: cuando restringimos nuestra ingesta calórica de alimentos.

Purgativa: cuando además de la restricción calórica tenemos períodos de vómitos auto-inducidos, consumo de laxantes y ejercicio físico compulsivo (López C, Treasure, 2011).

* Bulimia nerviosa:  puede tener dos formas, purgativa y no purgativa: Purgativa es en la que posterior a ingestas de grandes cantidades de comida, generalmente con alimentos que causan adicción, en un corto período de tiempo (atracón) se recurren a conductas compensatorias, como vómitos auto-provocados y consumo de laxantes.

No purgativa en las que el individuo toma otras medidas como ayunos o ejercicio físico intenso luego de un atracón. (Larriva, A. E., 2017).

* Trastorno alimentario no especificado de otra manera, es uno en el que hay síntomas y conductas de los dos anteriores, pero o no hay suficiente pérdida de peso como para “etiquetarse” como anorexia, o el atracón no es tan cuantioso en kilocalorías, rápido en el tiempo, o no es seguido por métodos purgativos. (Larriva, A. E., 2017).

* Vigorexia, es aquella en la que el individuo ve su cuerpo más delgado o pequeño de lo que realmente está, e incursiona en dietas muy altas en proteínas, llenas de suplementos inadecuados y entrenamientos físicos excesivos; pudiendo ocasionar daños en su salud. (Larriva, A. E., 2017).

* Ortorexia, es aquella en la que el individuo está tan obsesionado con una alimentación saludable que mide cada porción, lee cada ingrediente y restringe alimentos o grupos completos de alimentos, restando nutrientes importantes en su dieta. (Larriva, A. E., 2017).

Dentro de las causas están  los aspectos socioculturales como la  influencia mediática sobre lo que es la perfección del cuerpo: flaco, esbelto o tonificado, que es como creemos que podremos ser aceptados socialmente.

En cuanto a los aspectos psicológicos también se ha estudiado que quiénes desarrollan estos trastornos son personas que necesitan sentir control sobre sus sentimientos o algún aspecto de sus vidas debido a traumas pasados (M. L. Scappatura, 2017).

Dentro de los factores genéticos, estudios demuestran que en algunas personas existe cierta predisposición genética para la depresión, ansiedad, obsesiones y compulsiones (Lozano-Vargas, A. 2017).

Pero esto no es una sentencia y la epigenética, es decir, los factores ambientales y biológicos pueden modificar esta expresión genética, y así evitar y revertir la aparición de los TCA.

Lo nuevos estudios nos indican que dentro de los factores biológicos está una nutrición  adecuada como factor primordial para prevenir TCA y es donde podemos tener mayor control. De esta forma le proporcionamos a nuestro cuerpo suficientes nutrientes para alimentar a nuestro tercer cerebro la microbiota, la síntesis de no sólo tejidos sino también hormonas, células de defensa y neurotransmisores (Yan Y. Lam, 2017).

¿Y qué hacer?

Con la inmunonutrición a través del protocolo 3R, reponiendo los alimentos amigos, removiendo los alimentos enemigos que causan sensibilidad e inflamación, y removiendo las demás cargas ambientales de la vida diaria: tóxicos ambientales, microorganismos enemigos y estrés psicológico, podemos recuperar nuestra salud, o evitar la aparición de TCA.

Fuente: NutriWhite

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA