Home | Bitácora del día | La improvisación terapéutica en la dermatología

La improvisación terapéutica en la dermatología

La práctica de tratamientos anecdóticos dermatológicos responde, sin duda, al gran número de enfermedades cutáneas de causa desconocida ó poco conocidas, muchas de ellas calificadas como “raras” o poco frecuentes, lo que fomenta la improvisación de tratamientos en su mayoría anecdóticos | Por: Amalia Panzarelli

Probablemente no exista otra especialidad médica tan cercana a las experiencias terapéuticas anecdóticas como la dermatología. ¿Por qué esta aseveración? Definitivamente ésta es una rama especial de la medicina; sus afecciones están a la vista del explorador sin necesidad de usar casi ningún instrumento particular más que su capacidad de observación y de interpretación, sumándose una característica distintiva de la farmacología dermatológica como lo es el acceso directo a la piel como órgano de destino, en el que se concentran el diagnóstico y el tratamiento.

Muchas de nuestras decisiones se basan en la integración subconsciente de una serie de claves que solamente son reproducibles entre dermatólogos (1) .Esas decisiones en el ámbito terapéutico resultan de la convergencia de diferentes variables entre ellas el método diagnóstico, un tanto subjetivo y que se va sedimentando principalmente por la experiencia, el estudio, entrenamientos después del postgrado, asistencia a congresos, cursos, etc., lo que dota al dermatólogo de cierto grado de autoconfianza que traslada al campo de la terapéutica y lo predispone a la aplicación de tratamientos “poco convencionales” o basados en la anécdota, incorporándolos en grado variable a su práctica médica habitual.

Otro motivo que propicia la práctica de tratamientos anecdóticos es sin duda el gran número de enfermedades cutáneas de causa desconocida ó poco conocidas, muchas de ellas calificadas como “raras” o poco frecuentes, lo que fomenta la improvisación de tratamientos en su mayoría anecdóticos. (1)

La evidencia anecdótica también está afectada por el efecto placebo. Es bien reconocido que las expectativas y actitudes de un paciente e incluso del médico pueden alterar el resultado de un tratamiento, lo que puede ser determinante en muchos casos. Bajo estas circunstancias es posible terminar “cayendo” en terapéuticas no convencionales, olvidando que muchas enfermedades que conocemos y tratamos son autolimitadas, lo cual es válido incluso para patologías que en un momento dado pueden ser severas o comprometer la vida y otras que pueden tener una remisión “temporal” variable en el tiempo.

Los ejemplos de improvisaciones terapéuticas basadas en anécdotas son múltiples. El más citado en diferentes fuentes consultadas está relacionado con el uso de griseofulvina para el tratamiento del liquen plano, popularizado en la década de los 70. No se produjeron estudios serios posteriores que permitieran llegar a conclusiones definitivas sobre su eficacia, sin embargo, sigue figurando en los textos clásicos de la especialidad como una opción terapéutica, sin duda sobrevaluada. (1)(2)

Aunque por lo general, el uso anecdótico de medicamentos es tentador, especialmente cuando el fármaco tiene pocos efectos secundarios, también se emplean moléculas que pueden tener efectos colaterales serios e interacciones medicamentosas a tener en cuenta. Un ejemplo claro de ello es la dapsona. Las indicaciones aprobadas para ésta sulfona no pasan de tres patologías: dermatitis herpetiforme, dermatitis ampollar por IgA y Lepra (3), sin embargo se utiliza en múltiples enfermedades con efectividad discutible

Continúe leyendo: improvisación

Fuente

  • Editorial de la revista Dermatología Venezolana

Referencias Bibliográficas

  1. Ferrandiz Forester C. Sobre las “perlas terapéuticas”.Piel 2004;19(5):233-5.
  2. Daoud MS,Pittelkow MR. Lichen planus. In:Freedberg IM,Eisen AZ,Wolff K,et al. Fitzpatrick´s. Dermatology in General Medicine.Fifth Edition. Volume I. Editorial McGraw Hill, New York 1999:561-76.
  3. Fox LP,Merk HF,Bickers D. Farmacología dermatológica. En:Goodman & Gilman. Las Bases Farmacológicas de la Terapéutica .McGraw Hill, España 2007:1679-1706.
  4. Panzarelli A. Interacciones medicamentosas en Dermatología.Mecanismos y relevancia clínica. Derm Venez 2006;44(3):5-15.
  5. Millikan LE. Anecdotal therapies. Adv Exp Med Biol 1999;455:407-11.
  6. Böhm M, Frieling U, Luger TA et al. Successful treatment of anogenital lichen sclerosus with topical tacrolimus. Arch Dermatol 2004;140(9):1169.
  7. Luger T, Paul C. Potential indications of topical calcineurin inhibitors. Dermatology 2007;215 Suppl 1:45-54.
  8. Rabeni EJ,Cunningham NM. Efective treatment of Hailey-Hailey disease with topical tacrolimus.J Am Acad Dermatol 2004;51:475
  9. . Ruzikat T, Assmann T, Lebwolhl M. Potential future dermatological indications for tacrolimus ointment. Eur J Dermatol 2003;13(4):331-42.
  10. Chuch AA. The application of topical tacrolimus in vesicular pemphigoid.Br J Dermatol 2004;150(3):1622-3.
  11. . Bardazzi F, Antonucci A, Savoia F,et al. Two cases of Zoon’s balanitis treated with pimecrolimus 1% cream. Int J Dermatol 2008;47(2):198-201.
  12. Manriquez Moreno JJ,Silva Valenzuela S. Dermatología basada en la evidencia:¿un enfoque posible?. Med Cutan Iber Lat Am 2006;34(5):197-207.

———————————————

Contenido relacionado

Principios de la dermatología

Acerca de Dra. Amalia Panzarelli

Médico Cirujano de la Universidad Central de Venezuela, Escuela Luis Razetti. Especialista en Dermatología y Sifilografía, Hospital Universitario de Caracas. Médico residente adscrito al Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Caracas. Recibió el Premio Dr. César Lizardo 1994, otorgado por la Sociedad Venezolana de Dermatología. Dermatólogo (Especialista II) en el Hospital Dr. José Ignacio Baldó, Caracas. Editora de la Revista Dermatología Venezolana (2008-2012). Actualmente se desempeña como Dermatólogo en la Clínica Vista Alegre, Caracas.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA