Home | Bitácora del día | Buenos hábitos en los niños: ¿cómo fomentarlos?

Buenos hábitos en los niños: ¿cómo fomentarlos?

Crear y fomentar buenos hábitos en los pequeños es de un gran significado, sobre todo para su buen desempeño en la vida| Por: Eddy Zurita Rodríguez, pediatra

chEn ocasiones, no tenemos claro lo que es un hábito y empezaré por definirlo: es un modo de proceder generalmente adquirido a través de la repetición de actos iguales, no es innato, no suceden sin ser ocasionados y son susceptibles de ser aprendidos o modificados.

Los hábitos se clasifican de acuerdo al tópico que se esté tratando. Por ejemplo, tenemos las rutinas higiénicas que son aquellas relacionadas con la limpieza corporal: cepillarse los dientes, lavarse el cabello, bañarse etc., como es de suponer son prácticas de vital importancia para preservar la salud y necesariamente deben irse instaurando a tempranas edades.

Los hábitos físicos son los relacionados con el ejercicio, comer en forma saludable, ingerir suficiente cantidad de agua, entre otros; los sociales, son aquellos que se refieren a las diversas costumbres intrínsecamente ligadas a un determinado grupo social. Aquí, también se incluyen la cultura, tradiciones y comportamientos, como ejemplo: saludar, despedirse, conversar, normas de cortesía, decir “por favor”, “gracias”.

Los hábitos morales se relacionan con la manera “correcta” de comportarse en la vida según lo determine una sociedad específica, los criterios que utilice una persona para actuar en forma socialmente aceptada y que no contradiga los cánones dispuestos por su entorno social.

También están los hábitos afectivos, que son las acciones que se vinculan con la interacción y la relación de un individuo para con su familia, amigos, compañeros de trabajo o estudios, como ejemplo citaremos: manifestar el afecto, brindar apoyo, solidarizarse, prestar atención, abrazar, besar, escuchar, entender, sonreír, entre muchos otros.

Los hábitos intelectuales son los que abarcan los aspectos académicos, entendimiento, superación profesional, ejemplo: aprender otro idioma, realizar cursos, seminarios, maestrías, doctorados, postgrados, y más.

Los hábitos mentales están asociados a la autovaloración y al reconocimiento de las propias actitudes y capacidades, llevan relación con el manejo de la impulsividad y el cultivo de los pensamientos positivos, aprender a encauzar adecuadamente las emociones, enseñarles a reconocer y aprovechar lo que ocurre alrededor de ellos y que sea provechoso para su formación.

Los buenos y los malos hábitos se forman a través de la influencia del medio exterior, mediante los mensajes cotidianos que reciben los niños en el hogar, a través de la familia, en la escuela a través de las figuras de autoridad y compañeros de estudio, en el trabajo a través de compañeros, amigos y jefes, en la calle y a través de los medios de comunicación y últimamente redes sociales actuales.

Sin embargo, la base fundamental es el hogar del niño, por lo que en tal sentido es imprescindible vigilar adecuadamente su formación, y tener bien claro que un buen hábito, es aquel que conducen a obtener los mejores objetivos para maximizar la calidad de vida, como ejemplo citaré, el hábito de leer buenos libros, de hacer ejercicios, de levantarse temprano, de comer saludablemente.

Y como malos hábitos entendemos aquellos que son fuente de insatisfacciones y que conducen a producir daño y consecuencias muchas veces devastadoras para el individuo, como ejemplo tenemos el hábito de fumar o beber alcohol, de despilfarrar dinero, la ociosidad, entre otros.

Un pollito requiere de 21 días para salir del cascarón, igualmente se ha descrito que 21 días es el tiempo necesario para adquirir y mantener un buen hábito o para desincorporar uno malo. Lo importante es tener bien presente que los padres y docentes son los  principales ejes conductores del hilo de instauración de los hábitos en los niños, debido a que ellos se relacionan con las ideas, valores, y experiencias significativas de todo niño.

——————————

 

Acerca de Eddy Zurita, pediatra

Médico cirujano, egresada de la Universidad de Carabobo (1981), especialista en Puericultura y Pediatría, egresada de la Universidad Central de Venezuela (1986). Magíster en Ciencias, Mención Orientación en Sexología del Centro de Investigaciones Psiquiátricas, Psicológicas y Sexológicas de Venezuela (1997). En el año 1998 fue presidenta de la Fundación Oficina Nacional de Denuncia del Niño Maltratado. Seccional Miranda (FONDENIMA). Ejerce la docencia universitaria desde el año 1983. Actualmente es presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría Filial Miranda. Es productora y conductora de la sección Un minuto con el Pediatra dentro del programa de radio Entre Niños y Adultos por Radio Metropolitana de Los Teques. Escritora, facilitadora y conferencista de temas de salud, crecimiento y desarrollo personal.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA