Home | Bitácora del día | La hipertensión arterial: protagonista en el Día Mundial de la Salud

La hipertensión arterial: protagonista en el Día Mundial de la Salud

Este 07 de abril se celebra el Día de Mundial de la Salud y la OMS hace un llamado para prevenir y controlar la hipertensión. Cada año se fija este día por conmemorarse el aniversario de la creación de la OMS en 1948

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte e incapacidad en los países desarrollados y también de la mayoría de las naciones en vías de desarrollo. En Iberoamérica -y más concretamente en Latinoamérica- las patologías del corazón corresponden entre 20 y 45% de todas las causas de fallecimiento.

Estas afecciones generan más muertes que el cáncer y que las enfermedades infectocontagiosas en su conjunto. Por ejemplo, en Venezuela las enfermedades cardiovasculares causan el 30% de todas las muertes y estos valores se han mantenido constantes en los últimos 20 años.

La hipertensión arterial es el factor de riesgo principal de las enfermedades cardiovasculares, cerebro-vasculares y renales. Esta patología  es el factor más frecuentemente encontrado en los pacientes con afección coronaria, insuficiencia cardiaca, accidentes cerebro-vasculares e enfermedad renal crónica, entre otros.

La magnitud del problema que representa la hipertensión arterial en salud pública es determinada por las tasas de prevalencia de la enfermedad. Así, los resultados de las diferentes encuestas realizadas en el ámbito mundial demuestran que la elevación de la presión arterial en los límites considerados normales, es una condición que la presentan más del 25% de la población general adulta en Venezuela.

Presión arterial sistólica y diastólica

El riesgo de enfermedad cardiovascular es directa y linealmente relacionado con los niveles de presión arterial sistólica y diastólica; así a mayores cifras de presión arterial mayores riesgos de tener un evento cardiovascular (infarto, accidente cerebro vascular, etc).

La presión arterial anormal en el adulto es definida como aquella presión igual o superior a 140 mmHg para la sistólica y/o 90 mmHg para la diastólica. La presión Normal-Alta es aquella que se encuentra entre los 130 y 139 mmHg para la sistólica y 85 y 89 para la diastólica.

La hipertensión arterial raramente existe como una anormalidad solitaria, frecuentemente está acompañada por trastornos del metabolismo de lípidos y glucosa; así como, la obesidad y hábitos de vida poco sanos, como el sedentarismo, el uso de tabaco ó el exceso de consumo de bebidas alcohólicas, representando un riesgo global aun mayor.

En Latinoamérica existe un incremento de la obesidad, diabetes mellitus, síndrome metabólico y el uso de tabaco que son condiciones frecuentes. El 90% de la población de 64 años o más, en Venezuela tiene hipertensión u otro factor de riesgo cardiovascular.

Riesgo modificable

Dado el desarrollo de las ciencias médicas, el riesgo de la hipertensión arterial es claramente modificable con un apropiado tratamiento medicamentoso antihipertensivo y cambios en el estilo de vida del paciente.

Los resultados de los mega-ensayos clínicos recientes nos demuestran que aun los pacientes con hipertensión arterial leve, incluyendo ancianos (mayores de 65 años) o muy ancianos (mayores de 85 años), se benefician enormemente del tratamiento antihipertensivo, al prevenirse la mortalidad y morbilidad en enfermedades cardiovasculares, incluyendo los accidentes cerebro-vasculares, la insuficiencia cardiaca, la enfermedad coronaria y la enfermedad terminal renal.

Igualmente estos ensayos han enseñado que detectar la hipertensión y controlar sus cifras lo antes posible confiere un mayor beneficio porque reduce el riesgo global o total del paciente y prolonga su vida con una buena calidad.

Los avances demostrados muchas veces no son aprovechados en su totalidad por la población, las cifras del grado de control de la hipertensión así lo demuestran. En el mejor de los casos un 40% de los hipertensos se controla la presión adecuadamente, en cualquiera de los países, sean estos desarrollados o no, de altos o bajos ingresos económicos.

Así el reto de los médicos en general y de los sistemas de atención de salud en todos los países es el trasladar los buenos resultados encontrados en los ensayos clínicos del tratamiento de la hipertensión a la población general, conseguir que el paciente cambie los hábitos inadecuados de su vida diaria y cumpla en forma continua su tratamiento farmacológico.

Para lograr estos objetivos, el paciente debe estar informado y educado, y adicionalmente se requiere instrumentar ciertas medidas gubernamentales de control de preservantes sódicos y grasas en alimentos procesados.

Metas mundiales

La  OPS durante el Día Mundial de la Salud (7 de Abril 2013) y a lo largo de todo este año, se ha propuesto las siguientes prioridades y metas:

  • prevenir y tratar la hipertensión y los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, con el fin de conseguir una reducción del 25% de las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles para el 2025, de acuerdo con la declaración política de la Reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre las enfermedades no transmisibles;
  • promover el concepto del retorno de inversión aplicado a las intervenciones más rentables en la prevención y control de la hipertensión;
  • implementar la evaluación del riesgo global de enfermedad cardiovascular para tratar a las personas con alto riesgo de sufrir un evento cardiovascular

La Sociedad Venezolana de Hipertensión invita a cada miembro de la población venezolana que a partir del día 7 de Abril, se tome la presión arterial, en centros de salud, consultorios, farmacias etc., y si usted sufre de hipertensión y tiene las cifras por encima de los valores normales o de control,  o usted tiene cifras anormales, o se encuentra dentro de los recuadros de moderado, alto o muy alto riesgo agregado; entonces, usted debe consultar a su médico para un mayor estudio e instrumentar su tratamiento individualizado.

El carácter biológico, psicológico y social singular de cada ser humano, el carácter multifactorial de la génesis de la hipertensión esencial, y los diversos recursos farmacológicos disponibles requieren que se ejerza todos los conocimientos científicos, así como, el arte del clínico frente a cada paciente con el fin de individualizar el tratamiento, sea este farmacológico o no, ello sólo puede ser recomendado por el médico.

Usted y su familia pueden disminuir las probabilidades de tener hipertensión haciendo lo siguiente:

  • Reducir el consumo de sal
  • Tener un régimen alimentario saludable y balanceado
  • Evitar el consumo nocivo de alcohol (más de 1 trago diario, no acumulable)
  • Mantenerse físicamente activo (caminar al menos 30 minutos, 5 veces por semana)
  • Mantener un peso corporal adecuado a tu talla

Acerca de Dr. Rafael Hernández

Reconocido especialista en hipertensión clínica. Postgrado en salud pública de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y en farmacología cardiovascular clínica en la University College Hospital Medical School (Universidad de Londres) en el Reino Unido. Doctorado en Ciencias Médicas de la Universidad del Zulia (Venezuela). Es profesor titular de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Expresidente de la Sociedad Venezolana de Hipertensión y de la Sociedad Latinoamericana de Hipertensión. Miembro titular de la Sociedad Internacional de Hipertensión, Sociedad Europea de Hipertensión y Sociedad Americana de Hipertensión.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA