Home | Especialidades médicas | Otros | Gastroenterología | La hepatitis: más cerca de lo que se cree

La hepatitis: más cerca de lo que se cree

Este 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis y la Organización Mundial de la Salud (OMS) refuerza su campaña de sensibilización y prevención contra esta enfermedad infecciosa con el lema: “Están más cerca de lo que crees”

“Están más cerca de lo que crees” es el lema del Día Mundial contra la Hepatitis de este año, que se celebra este 28 de julio.  La campaña se centra en la sensibilización sobre las diferentes formas de hepatitis: qué son y cómo se transmiten; quién está en riesgo, y las medidas a tomar para su prevención y tratamiento.

Pese a la abrumadora carga de morbilidad que suponen, las hepatitis siguen siendo un grupo de enfermedades poco conocidas y muchas veces no diagnosticadas ni tratadas.

¿Qué es el Día Mundial contra la Hepatitis?

En 2010, la Asamblea Mundial de la Salud resolvió que el 28 de julio fuese designado Día Mundial contra la Hepatitis para establecer así una fecha anual que brinde la oportunidad de educar a la población y ayudarle a entender que la hepatitis vírica es un problema de salud pública de alcance mundial, así como estimular el fortalecimiento de las medidas preventivas y de control de esta enfermedad.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado causada generalmente por una infección vírica. Se conocen cinco tipos principales de virus de la hepatitis, designados como A, B, C, D y E. Estos son los que mayor preocupación generan debido a la gran morbilidad y mortalidad que causan y a la posibilidad de que formen epidemias.

Especialmente, los tipos B y C ocasionan una afección crónica en cientos de millones de personas y en conjunto son la causa más común de cirrosis hepática y cáncer de hígado. La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados.

Las hepatitis B, C y D se producen por el contacto con infectados. Las formas comunes de transmisión de estos últimos:  la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores con equipos infectados y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a su hijo en el parto o de un miembro de la familia al niño, y el contacto sexual.

¿Por qué la hepatitis es un problema de salud?

Cada año, casi un millón de defunciones se atribuyen a la hepatitis vírica. En conjunto, los virus de la hepatitis B (VHB) y de la C (VHC) son la causa principal de cáncer del hígado en el mundo, y representan el 78% de los casos.

Casi uno de cada tres habitantes del planeta (aproximadamente 2000 millones de personas) está infectado por el virus de la hepatitis B, y uno de cada 12 padece infección crónica por el VHB o el VHC. Aunque la mayoría de estas personas ignoran que padecen la infección, se enfrentan a la posibilidad de contraer una enfermedad hepática debilitante o mortal en algún momento de la vida, así como de transmitir, sin saberlo, la infección a otros.

¿Cómo se puede prevenir la hepatitis vírica?

-Se dispone ampliamente de vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHA y el VHB.

-Las pruebas de detección de la sangre que se usa para la transfusión pueden evitar la transmisión del VHB y del VHC.

-El equipo de inyección estéril protege de la transmisión del VHB y del VHC.

-Se ha comprobado que las prácticas sexuales menos arriesgadas, en particular la reducción al mínimo de los compañeros sexuales y el uso de condones, protegen de la transmisión del VHB y del VHC.

-La limitación de daños en las personas que se inyectan drogas previene la transmisión del VHB y el VHC.

-El consumo de alimentos y agua salubres constituye la mejor protección contra el VHA y el VHE.

¿Cómo se trata la hepatitis vírica?

Existen medicamentos antivíricos que tienen actividad contra el VHB; se ha demostrado que el tratamiento con ellos disminuye el riesgo de cáncer y muerte.

Se calcula que entre un 20% y un 30% de las personas infectadas por el VHB se beneficiarían del tratamiento. Sin embargo, estos medicamentos no están al alcance de todos o no son utilizados por las personas infectadas. Los medicamentos antivíricos que se recomiendan actualmente contra la infección por el VIH no suprimen lo suficiente el VHB, lo que es motivo de gran inquietud para un 10% de las personas infectadas por el VIH que también sufren la infección por el VHB en África.

Generalmente, se considera que la infección por el VHC es curable, pero esto no es así para muchas personas. Los adelantos científicos e investigaciones intensas han permitido la obtención de muchos antivíricos orales nuevos contra la infección por el VHC.

Bitácora Médica

Fuentes: Organización Mundial de la Salud/Alianza Mundial Contra la Hepatitis

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA