Home | Áreas de salud | Otros | La Esencia de Vivir | La Esencia de Vivir – Capítulo 4

La Esencia de Vivir – Capítulo 4

La Díaspora. Nuevas raíces

             Juanjo era oriundo de Barcelona España, y el día del secuestro ya había cumplido 75 años. Magali, nacida en Caracas, algunos años después, le había dado el sí hacía 47 años. Vivieron siempre juntos, enamorados y generalmente en armonía desde que se casaron. Se conocieron en Venezuela, ya que Juanjo emigró con su familia a ese país después de una corta permanencia en Francia.

No fue una transición fácil para sus padres. La diáspora española fue un duro golpe para aquellos que se vieron en la necesidad de rehacer sus vidas. Encontrarse lejos de la propia tierra, siendo una expatriación involuntaria o forzada, es justamente lo que define la condición de exiliado. Como consecuencia de lo ocurrido en España después de la victoria del Frente Popular (coalición de partidos de izquierda), y del inicio de la guerra civil en julio del año 1939, el país vivió momentos convulsos y en ocasiones de extrema violencia y crueldad hasta la finalización de las hostilidades en abril de 1939.

En Venezuela, la dictadura de Juan Vicente Gómez finaliza con la muerte del Caudillo en diciembre de 1935. Ya habían comenzado a llegar los primeros exiliados españoles a un país escasamente desarrollado, con una aparente fachada constitucional y democrática, que pretendía enmascarar el férreo control del poder por parte del benemérito General y sus allegados.

Al morir Gómez, Eleazar López Contreras fue designado Encargado de la Presidencia hasta abril de 1936, y al año siguiente, fue electo Presidente Constitucional de la República por siete años. Su gobierno es recordado por la creación de organismos de protección y asistencia social; por la fundación de la Guardia Nacional con el fin de llenar el vacío que existía dentro del cuadro institucional del Estado, y por la fundación del Banco Central de Venezuela para modernizar las finanzas y administrar la bonanza petrolera. López Contreras tuvo la visión de nombrar algunos ministros bien preparados y acertó en la contratación de expertos y técnicos extranjeros, entre los cuales se encuentran algunos de los médicos españoles que llegaron al país durante su mandato.

Esa generación de la diáspora española, fue bien recibida en Venezuela, y no sólo fueron los intelectuales y profesionales liberales, sino también los que desempeñaban algún oficio manual (carpinteros, plomeros, electricistas, pintores e inclusive mano de obra menos cualificada para el sector de la construcción).  Durante la dictadura de Pérez Jiménez, si bien es cierto que se limitaron las libertades ciudadanas y hubo represión, el país se desarrolló con una rapidez inusitada que no se ha repetido hasta la fecha. Se llevó a cabo además con una planificación y un rigor incomparable. Basta hacer referencia a la construcción de la Ciudad Universitaria de Caracas, un proyecto extraordinario diseñado por el insigne arquitecto Raúl Villanueva.

Juanjo estudió primaria y secundaria en Caracas y fue estudiante que culminó ambas etapas sin dificultades mayores. Muy pronto se sintió atraído por la Medicina y se graduó en la UCV después de una permanencia de varios años estudiando en Buenos Aires. Estudió desde antes de graduarse Anatomía Patologica y de dedico principalmente al ejercicio de la Patología Qurúrgica al servicio de los pacientes que requerían un diagnóstico morfológico.

Me casé con Magali y muy pronto logré ingresar en un Hospital Americano y me trasladé luego al Armed Forces Institute of Pathology (AFIP) con sede en Washington, D.C. Allí establecí contacto con una decena de subespecialistas de primera línea y de esa manera fui puliendo cada parcela del conocimiento. Durante nuestra estadía en el norte, nacieron nuestros primeros de nuestros hijos.

Mi interés principal era dedicarme a la docencia y logré hacerlo en la Facultad de Medicina de la Universidad Central. Contribuí como directivo en Jornadas y Congresos y me dediqué especialmente a la docencia de Postgrado. En medio de estos eventos aproveché  los años sabáticos para trabajar en el Patologisches Institut de Friburgo (Alemania), en la Universidad de California del Sur (EE.UU.) y posteriormente en la Universidad de Oxford (Gran Bretaña). Todas ellas marcaron mi vida profesional y enriquecieron mi bagaje idiomático.

Imagen1

Centro de la ciudad de Caracas destacándose La Biblioteca Nacional y el Palacio de las Academias

Acerca de Dr. Pedro J. Grases

Médico Patólogo con más de 50 años de experiencia. Formado en los EE.UU. (Michigan y Armed Forces Institute of Pathology), dedicado a la docencia, a escribir e investigar. Ha trabajado en diversas universidades de Europa (en Friburgo y en Oxford) y en los EE.UU. (U.de California del Sur). A partir de 1990 estuvo al frente del Servicio de Anatomía Patológica de USP Institut Universitari Dexeus en Barcelona. Retirado a partir de 2007, se dedica ahora a escribir, a dar conferencias en su condición de cronista de la Ciencia y a cultivar con más esmero su afición por la fotografía.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA