Home | Bitácora del día | La ecosonografía prostática endorectal

La ecosonografía prostática endorectal

Resumen
El presente trabajo de investigación tiene el objetivo de destacar aspectos importantes de la ecografía prostática endorectal, las características del modelo anatomotopográfico de McNeal y sus repercusiones ecográficas. Hacer del procedimiento algo mucho más útil y preciso para diagnosticar cáncer prostático a través de la utilización de los marcadores oncológicos ecográficos.

Se mencionan las características ecográficas para variadas situaciones como prostatitis, crecimiento prostático benigno (HPB) y cáncer prostático. Se menciona la casuística de trece años de estudios ecográficos prostáticos y sus características. Se propone un aditamento, ideado por el autor, que pueda auxiliar al urólogo o al ecografista que realiza el procedimiento.

Se propone la práctica sistemática de la determinación de los marcadores-ecográficos del antígeno prostático específico-PSA (PSA densidad y PSA densidad de la zona de transición) para optimizar los pacientes a los que se le debe realizar una biopsia, evitando muchas veces biopsias innecesarias.

Se propone un modelo de realización de ecosonografía prostática endorectal que llevará a un mejor y más completo análisis ecográfico de la glándula prostática que beneficiará tanto al paciente y como al médico.

Introducción
La ecosonografía prostática endorectal está considerada uno de los procedimientos que han llevado a la urología mundial a un sitial de excelencia en la detección del cáncer prostático en unión estrecha con la determinación del antígeno prostático específico en todas sus variantes.

Su utilidad no se limitará a casos de cáncer prostático, sino que será muy útil en casos de crecimiento prostático benigno, en seguimientos de tratamientos médicos y quirúrgicos tanto de los crecimientos prostáticos benignos como malignos, será de utilidad en casos de seguimiento de tratamiento farmacológico en ambas entidades nosológicas y por último es un estudio obligatorio en casos de infertilidad como parte de la evaluación imageneológica del paciente, ya que su valor en casos de patologías seminales con alcance en vesículas seminales, conductos eyaculadores, patologías quísticas de la línea media urológica-seminal y en casos de enfermedad inflamatoria aguda o crónica de la glándula prostática
(síndrome de prostatitis).

Ha formado parte del gran auge diagnóstico y terapéutico de los pacientes con cáncer de la glándula prostática. No hay duda que si tuviéramos que responder cuales han sido los factores que han llevado a los pacientes con cáncer prostático a recibir un enfoque diagnóstico y terapéutico de excelencia señalaremos la tríada de ecosonografía prostática endorectal, el antígeno prostático específico y la divulgación y conocimiento de la técnica de la prostatectomia radical retropubica.

El urólogo, conociendo el caso clínico con sus parámetros bioquímicos, antígeno prostático específico (PSA), sus parámetros clínicos (tacto rectal) dirigirá el estudio ecográfico prostático endorectal y pesquisará con biopsia prostática dirigida los sitios más probables de positividad al adenocarcinoma prostático.

Recordemos la época, hace más de 30 años atrás, donde diagnosticar un cáncer prostático precoz o localizado, era tan extraño que 3 de cada 4 pacientes llegaban al urólogo en etapas avanzadas de la enfermedad, bien sea localmente o a distancia. Hoy en día, gracias a la ecografía prostática endorectal, unida al tacto rectal y a la determinación del antígeno prostático especifico-PSA, 3 de cada 4 pacientes son diagnosticados en etapas, no solo precoces, sino curables, que unido a la popularidad y conocimiento de la cirugía radical prostática, transformaron el panorama del cáncer prostático en todo el mundo.

En 1912, Lowsley popularizó el concepto de los 5 lóbulos prostáticos: dos laterales, un lóbulo medio, un lóbulo anterior y un lóbulo posterior. Este concepto posiblemente era correcto desde un punto de vista quirúrgico, pero erróneo desde el punto de vista del desarrollo embriológico.

Fue McNeal, patólogo de la Universidad de Stanford en California en 1978, quien aportó en un trabajo monumental las bases anatómicas, topográficas y fisiopatológicas prostáticas con una correlación histopatológica precisa, así como una correlación ecográfica precisa también y de extrema utilidad clínica, cambiando positivamente el pronóstico de los pacientes con cáncer de próstata.

Aun así, la nomenclatura de Lowsley se utilizó por más de 55 años, hasta la llegada de McNeal quien aportó un nuevo enfoque de la anatomía de la próstata, que vino a confirmarse e implantarse definitivamente con la llegada de la ecosonografia prostática endorectal que utiliza conceptos y terminología usados por aquel.

-Por este trabajo de investigación el doctor Julio Potenziani recibió el Premio Nacional de Medicina “Vargas” 2012. Para más referencias sobre este estudio y el premio, consulte la Academia Nacional de Medicina de Venezuela: http://www.anm.org.ve/

Acerca de Julio Potenziani, urólogo

Cirujano-Urólogo con subespecialidad de cáncer urológico, incontinencia urinaria femenina, enfermedades prostáticas, enfermedades neuro-urológicas, deficiencia androgénica del hombre maduro y temas históricos de la medicina. Miembro de diferentes sociedades urológicas nacionales e internacionales, tales como: Sociedad Venezolana de Urología, American Urological Association (AUA), European Assiciation of Urology, Confederación Americana de Urología Internacional, Society of Sexual Medicine, Sociedad Médica del Centro Médico de Caracas, de la ISSM (International Society for Sexual Medicine), Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina, Academia Nacional de Medicina de Venezuela, Oficina de historia de la Confederación Americana de Urología.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA