Home | Especialidades médicas | Cardiología | La contaminación aumenta el riesgo del cáncer de pulmón

La contaminación aumenta el riesgo del cáncer de pulmón

Dos trabajos científicos realizados en Europa señalan que la contaminación ambiental puede incrementar el riesgo de cáncer de pulmón y los problemas cardiovasculares

Dos nuevas investigaciones sobre los efectos de la contaminación ambiental muestran cómo –incluso con los niveles permitidos por la Unión Europea (UE)- este factor eleva el riesgo de cáncer de pulmón o un problema cardíaco.

La contaminación ambiental no es considerada en los libros de texto de medicina como una causa de cáncer de pulmón. Sin embargo, a raíz de los datos que presentan los estudios -publicados en  The Lancet Oncology – este vínculo debería consolidarse como otro más entre las amenazas que, como el tabaco, ocasionan enfermedades pulmonares.

Las partículas en suspensión de determinados tamaños (PM2.5 y PM10), los óxidos de nitrógeno y el ozono troposférico – contaminante derivado de otros-  están regulados por la Unión Europea con límites máximos permisibles. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reducido esos niveles de seguridad debido a la muerte de más de dos millones de personas cada año en todo el mundo.

La normativa europea establece el límite de las PM10 en 40 microgramos por metro cúbico anual y de las PM2.5 en 25 microgramos. Sin embargo, la OMS recomienda que el valor máximo de las partículas más pequeñas no sea superior a 10.

Los investigadores del estudio señalaron que la Unión Europea permite más del doble de lo que recomienda la OMS. Dado que el riesgo persiste en concentraciones por debajo de los límites establecidos y que no se ha  encontrado un umbral por debajo del cual no haya riesgo, sería aconsejable -en primer lugar-  revisar la normativa, y que los países cumplan con las leyes.

Según el análisis de los trabajos de investigación, estas partículas son peligrosas cuando los niveles son altos -incluso cuando están por debajo de los valores límite de la UE-  si la exposición es prolongada, conlleva a un significativo aumento del riesgo de cáncer de pulmón, concretamente del subtipo adenocarcinoma.

Las partículas en suspensión (procedentes del tráfico, la industria y las calefacciones domésticas) pueden penetrar profundamente en los pulmones, pasar a la sangre y dañar muchos sistemas orgánicos.

Ole Raaschou-Nielsen, de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) y autor del trabajo, coordinó un equipo de investigadores que analizó 17 estudios de nueve países europeos, con casi 313 mil personas. El estudio reveló que 2.095 ciudadanos habían desarrollado cáncer de pulmón.

Mediante un modelo estadístico que excluía los casos debidos a otros factores de riesgo como el tabaquismo, la dieta y el tipo de trabajo, encontraron que por cada aumento de cinco microgramos por metro cúbico de contaminación de PM2.5, el riesgo de cáncer de pulmón incrementaba un 18% y por cada ascenso de 10 microgramos por metro cúbico en la contaminación por PM10, las probabilidades subían en un 22%.  No se encontró ninguna asociación entre óxidos de nitrógeno y este tipo de cáncer.

Enfermedades cardiovasculares

El otro estudio, que hace referencia a las enfermedades cardiovasculares, fue realizado por investigadores de la Universidad de Edimburgo en Escocia y evidencia que una reducción de 3,9 microgramos por metro cúbico en los niveles de los grandes contaminantes -como los mencionados anteriormente- podría prevenir unos 8 mil ingresos por insuficiencia cardiaca y ahorrar en torno a 300 millones de dólares cada año tan solo en Estados Unidos.

Nicholas Mills, autor del trabajo, señaló que la insuficiencia cardiaca es una frecuente, costosa, y mortal enfermedad que afecta a más de 20 millones de personas en todo el mundo y es una de las  razones principales de ingreso hospitalario.

El especialista explicó que mientras el papel de la contaminación ambiental es bien conocido como un factor de riesgo de infartos de miocardio, estaba menos claro si esa exposición aumentaba el riesgo de efectos adversos en pacientes con otros problemas cardiovasculares como la insuficiencia cardiaca.

“Teniendo en cuenta que toda la población está expuesta al ambiente, incluso una modesta reducción de la contaminación podría tener grandes beneficios cardiovasculares y un sustancial ahorro sanitario”, concluyó Mills.

Bitácora Médica

[Fuente: elmundo.es]

Acceda a los trabajos originales en The Lancet Oncology aquí (en inglés)

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA