Home | Bitácora del día | Angioplastia y Stent: pueden salvar vidas

Angioplastia y Stent: pueden salvar vidas

La técnica de angioplastia se inició en la década de los ochenta. Con el tiempo, este procedimiento fue sustituyendo la terapia quirúrgica del bypass por ser menos invasivo| Por Igor Morr, cardiólogo

stenEL INFARTO DEL miocardio se produce cuando se obstruye totalmente la luz de una arteria que lleva la sangre al músculo cardiaco.

Las estadísticas de morbilidad y mortalidad indican que existe una altísima probabilidad de presentarse un episodio de muerte súbita después de un infarto del miocardio si no se inician de forma inmediata terapias que destruyen el coágulo responsable de la obstrucción (revascularización).

La revascularización puede hacerse mediante medicamentos “fibrinolíticos” que disuelven el trombo o por procedimientos invasivos (ideal si se llega antes de las dos primeras horas de haberse iniciado los síntomas) como el cateterismo cardiaco.

En algunos casos será necesario realizar una cirugía del corazón (bypass) para colocar un puente de vena safena o de arteria mamaria interna o de la arteria radial.

TÉCNICAS TERAPÉUTICAS

En el cateterismo (un procedimiento que consiste en pasar una sonda delgada y flexible -catéter- hasta el corazón) se visualiza las arterias coronarias y se identifica la responsable del infarto. En este procedimiento se realiza una dilatación de la arteria con un “baloncito” (angioplastia) y luego se coloca una malla metálica dentro de la arteria que impide que se vuelva a obstruir.

Con el tiempo la técnica de la angioplastia (se inició en la década de los ochenta) fue sustituyendo la terapia quirúrgica del bypass de las arterias coronarias por ser menos invasivo y porque no requiere intervención quirúrgica.

Sin embargo, su uso clínico “se perjudicó” por la presencia de re-oclusión  del vaso dilatado,  alcanzando cifras de hasta de un 40%  en los pacientes sometidos al tratamiento.

El STENT: FUNCIÓN Y TIPOS

Debido a las complicaciones de la angioplastia (en algunos casos), los científicos desarrollaron un dispositivo que colocado después de la dilatación disminuye la posibilidad de una nueva oclusión del vaso tratado.

Este instrumento es el Stent, una malla metálica que se introduce dentro de la arteria dilatada, la cual impide que el vaso vuelva a obstruirse.

Existen varios tipos de  Stents: “metálicos no medicados”  y  “medicados”, cada uno de ellos tiene una indicación específica.

Los “medicados” tienen en su interior fármacos que detienen el proceso de re-oclusión. Sin embargo, aun se discute en la comunidad médica y científica mundial cuál de los dos  tipos tiene mayor ventaja para reducir complicaciones.

Después de la aparición de los Stents las posibilidades de complicaciones han disminuido considerablemente y esto ha permitido que el procedimiento de angioplastia + Stent sea el “Gold Stándard” en el tratamiento de la enfermedad arterial coronaria sintomática.

-Twitter: @igormorr

-Correo electrónico: [email protected]

Acerca de Igor Morr

Médico cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Magíster en Cardiología de la Universidad Del Estado de Río de Janeiro, Brasil. Especialista en Hipertensión por la Latinoamerican Society of Hypertension (LASH). Profesor de la Universidad de Carabobo. Vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Hipertensión. Directivo de la Fundación Interamericana del Corazón. Expresidente de la Fundación Venezolana del Corazón.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA