Home | Bitácora del día | Inmunizar a los adultos salva vidas

Inmunizar a los adultos salva vidas

Muchas de las vacunas son recomendadas de rutina para los adolescentes, el adulto joven y el adulto mayor más allá de los esquemas o calendarios de vacunación implantados para los niños en la gran mayoría de los países del globo | Por: Alejandro Rísquez

Podemos enlistar tres grandes razones para incorporar a los adultos de una manera más intensa en brindarles los servicios de vacunas:

-Envejecimiento de la población

-Boom de vacunas para adultos

-Impacto de las enfermedades vacuno-prevenibles en los adultos

La primera razón es el envejecimiento de la población, la proporción de adultos de la tercera edad está aumentando: los mayores de 65 años superarán los menores de 5 años pronto (1950-2050) a escala mundial.

Para ejemplificar con Venezuela podemos observar como la población de los mayores de 15 años han aumentado desde los años 1960 de 54,3% a los años 2010 a 70,2% y pasarán de acuerdo a la tendencia demográfica en el año 2050 a prácticamente más del 81,4% de la población.

Esta cifra supone un aumento de la población de la tercera edad muy notable desde el 4,2% en los años 1960 pasando a 5,7% en el año 2010 y alcanzando la cifra de prácticamente el 22,1% de la población para el año 2050, es decir 1 de cada 5 venezolanos del año 2050 serán adultos mayores.

La segunda razón importante de por qué prestarle mayor visión preventiva y vacunación a los adultos, está reflejada en la mayor investigación y desarrollo de  productos biológicos para los adultos, con el llamado “boom” de las vacunas para adultos, al final del 2010 el total de vacunas: con todas sus combinaciones son más de 120 y muchas de ellas van a entrar en Venezuela y gran parte de ellas son para el adulto.

Muchas de estas vacunas son recomendadas de rutina para los adolescentes, el adulto joven y el adulto mayor más allá de los esquemas o calendarios de vacunación implantados para los niños en la gran mayoría de los países del globo. Incluso muchas de  las vacunas que se reciben en la infancia y la adolescencia, requieren refuerzos periódicos durante la adultez, además de nuevos productos para riesgos específicos del adulto.

La tercera razón que se esgrime para la vacunación masiva de los adultos es que han recibido menor atención y por lo tanto tienen bajas coberturas vacunales. Como consecuencia de esta situación se mantienen altas tasas de morbi-mortalidad (enfermos y muertes) en adultos por enfermedades inmunoprevenibles.

Las estadísticas de la mortalidad prevenible por vacunas presentadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos informa que la inmensa mayoría de las muertes por hepatitis B ocurren en mayores de 5 años (se estiman alrededor de 600.000 muertes de las cuales 599.000 ocurren en los mayores de 5 años).

La enfermedad de polio que se encuentra en proceso de eliminación a escala global todavía produce muertes en adultos en países de Asia y África. La fiebre amarilla ocurre en alrededor de la mitad de los casos en mayores de 5 años (alrededor de 15.000 muertes anuales), el sarampión sigue afectando a los adultos, y la mayoría de las muertes que causa el S. pneumoniae causante de neumonías complicadas y meningitis son en el adulto y el adulto mayor.

Si consideramos el aumento de la expectativa de vida con el envejecimiento de la población, podemos establecer que las personas adultas en riesgo y alto riesgo aumentarán de manera casi exponencial, no solamente por el factor cronológico de la edad con la mayor vulnerabilidad inmunológica y de las defensas del adulto mayor, sino también por el incremento de las condiciones de salud asociadas como la obesidad, las enfermedades respiratorias (tipo enfisema y bronquitis), las neoplasias, las enfermedades metabólicas como la diabetes y las enfermedades del hígado.

Todas estas condiciones ya se reflejan en las causas de consulta, hospitalización y de muerte de los países desarrollados y en vías de desarrollo.

Venezuela no escapa de esta realidad, y podemos relatar que dentro de las primeras causas de muerte para los últimos años encontramos que la mayoría de ellas son patología que pueden ser prevenidas en una proporción considerable por vacunas como son las complicaciones de las enfermedades del corazón, el cáncer, las enfermedades cerebrovasculares, la diabetes, las enfermedades crónicas respiratorias, por supuesto la influenza y la neumonía que ocupan el noveno lugar con más de 3.000 muertes y las enfermedades del hígado.

Al revisar la morbilidad, observando las enfermedades notificables obligatorias semanales del sistema de salud venezolano, al igual que muchos otros países de condiciones similares, podemos resaltar que destacan entre las primeras posiciones de consulta a los ambulatorios y emergencias de los hospitales, las infecciones respiratorias agudas, las diarreas, las neumonías, las mordeduras sospechosas de rabia, la varicela y las hepatitis, todas ellas inmunoprevenibles con vacunas disponibles en Venezuela.

Otras enfermedades de gran importancia para la salud pública como el dengue; tiene a la vista en los próximos años vacunas preventivas. Por supuesto tendrá un alto impacto positivo para la familia al evitar o disminuir de manera considerable las  consecuencias sociales y económicas del dengue, a saber: necesidad de acudir al médico, reposos, tratamiento domiciliario y en los casos más severos hospitalizaciones, con el consiguiente ausentismo laboral, académico y de actividades de recreación y esparcimiento.

———————————

Contenido relacionado

Mitos de la vacunación

Vacuna del VPH

Acerca de Alejandro Rísquez

Médico Cirujano Escuela José María Vargas Facultad de Medicina Universidad Central de Venezuela. Especialista en Puericultura y Pediatría Facultad de Medicina Universidad Central de Venezuela. Maestría en Salud Pública Especialidad en Epidemiología y Bioestadística. Especialidad en Servicios de Salud. Médico Director de Vacuven.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA