Home | Bitácora del día | Influencia y reputación “en línea” para profesionales de la salud

Influencia y reputación “en línea” para profesionales de la salud

La masificación de las redes sociales y la madurez tecnológica de los pacientes, han causado que la transparencia en los servicios de salud sea mucho mayor y nuestras acciones tienen la posibilidad de difundirse a una velocidad vertiginosa/Por Argenis Carmona

Como profesionales de la salud tenemos la suerte de ejercer nuestra carrera en la era de la información y la comunicación. Una era hiper-conectada donde la tecnología ha cambiado por completo la dinámica de nuestros servicios y la relación médico-paciente jamás había sido tan cercana y empoderada.

En el año 2012 cerca de 165 millones de personas en el mundo, buscaron en Internet información relacionada con su salud y aproximadamente un 10% lo hicieron a través de redes sociales como Facebook y Twitter. La masificación de estas redes y la madurez tecnológica de los pacientes, han causado que la transparencia en los servicios de salud sea mucho mayor y nuestras acciones (positivas o negativas) tienen la posibilidad de difundirse a una velocidad vertiginosa.

Esta particular situación demanda que desarrollemos nuevas competencias en lo tecnológico y en lo comunicacional, especialmente en torno a dos variables que hace 10 años prácticamente no existían: la influencia y la reputación en línea.

La influencia en línea es la capacidad que tenemos de generar acción en nuestra audiencia y se traduce en un índice que refleja el impacto de nuestra actividad en Internet. Trabajar en nuestra influencia es una condición ineludible y es una vía efectiva para generar confianza en nuestros servicios.

Algunas opciones gratuitas para conocer este índice se encuentran en empresas como Klout y PeerIndex, que aunque no cuentan con un algoritmo perfecto, ofrecen cifras interesantes para conocer si nuestra actividad en las redes sociales va por buen camino.

Por otro lado, la reputación en línea es el reflejo del prestigio y estima de una persona o marca en Internet, siendo uno de los activos intangibles más importantes que poseemos los profesionales de la salud. Al igual que en la vida Off-Line una buena reputación se logra con mucho esfuerzo y tiempo, pero un simple evento negativo puede afectarte enormemente.

Es muy importante que no solo conozcamos la información pública vinculada a nuestra presencia y actividad en el ciberespacio, también debemos contar con la capacidad de realizar el seguimiento y control de ésta, además de poder tomar medidas si se presentará un caso de crisis de reputación.

Algunas buenas prácticas para cultivar nuestra influencia y reputación en línea son:

-Construir una identidad digital, tomando en cuenta las fortalezas y elementos de diferenciación.

-Identificar a quién va a ir dirigida tu actividad ya sean pacientes o colegas.

-Seleccionar las redes sociales donde se encuentre tu mercado.

-Escoger un área de conocimiento en la que poseas amplia experiencia, siempre y cuando te apasione.

-Generar contenido de valor donde promuevas activamente la conversación y creación de nuevas ideas.

-Desarrollar constantemente tus habilidades tecnológicas y de comunicación.

-Evaluar periódicamente la información pública en Internet asociada a tu persona.

¿Conoces tu índice de influencia en línea? ¿Te has “googleado” recientemente? Es el momento de hacerlo.

Acerca de Dr. Argenis Carmona

Odontólogo de la Universidad Santa María, Caracas-Venezuela. Especialización en Estomatología Integral del Niño y el Adolescente en la misma universidad. Especialista en Gerencia de Ciencia y Tecnología de la Universidad Rafael Belloso Chacín, Maracaibo-Venezuela. Coach Tecnológico y Consultor de Quironea Consultores para profesionales del área de la salud. Fue Docente Asistente en la Facultad de Odontología de la Universidad Santa María. Coordinación docente del Programa de Educación Avanzada en Odontología Pediátrica de Somos Educación.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA