Home | Especialidades médicas | Identifican un biomarcador de la depresión en jóvenes

Identifican un biomarcador de la depresión en jóvenes

Investigadores encontraron un indicador biológico para adolescentes que están en alto riesgo de desarrollar depresión. La identificación temprana favorecerá el tratamiento de esta enfermedad

Un equipo de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, descubrió un biomarcador cognitivo -un indicador biológico de la enfermedad-  para adolescentes jóvenes que están en alto riesgo de desarrollar depresión y ansiedad.

La investigación realizada en adolescentes entre 15 y 18 años -publicada en la revista PLoS One–  indicó que  la prueba para detectar el biomarcador cognitivo único, podría utilizarse como herramienta para filtrar a los adolescentes para enfermedades mentales comunes emocionales.

A medida que se detecta el indicador biológico antes de que aparezcan los síntomas de la depresión y la ansiedad, se podrá iniciar una intervención temprana, que ha demostrado ser una de las maneras más eficaces de lucha contra la enfermedad mental.

Los participantes se sometieron a evaluaciones genéticas y ambientales y se les hizo una prueba de equipo para medir la forma de procesar la información emocional. Los adolescentes con una variación en un gen -la forma corta del transportador de la serotonina-  así como la exposición a discusiones familiares intermitentes durante más de seis meses y violencia entre los padres antes de los 6 años tuvieron dificultad en la prueba emocional, lo que indica una incapacidad para procesar la información emocional.

Ian Goodyer, autor principal, explicó que la evidencia es que tanto nuestros genes y experiencias de la primera infancia contribuyen a los estilos de pensamiento personales antes de que aparezcan los síntomas clínicos de la depresión o la ansiedad. La prueba revela una deficiente capacidad de percibir de manera eficaz los procesos de emoción en algunos adolescentes, lo que puede conducir a enfermedades mentales.

Los científicos esperan que la investigación pueda conducir al desarrollo de pruebas cognitivas de bajo costo para la detección de estas enfermedades, especialmente en las personas identificadas como de alto riesgo social y genético.

Goodyer, agregó que este tipo de biomarcador cognitivo también se puede utilizar para ayudar a la terapéutica -por ejemplo- a determinar qué tratamientos pueden funcionar mejor para los tipos de depresiones y trastornos de ansieda.

Matthew Owens, profesor en Cambridge, señaló que la investigación abre la posibilidad de identificar a las personas que corren mayor riesgo y ayudarles con las técnicas para procesar las emociones más fácilmente o capacitarlos para responder de forma más adaptativa a la retroalimentación negativa.

Bitácora Médica

[Fuente: ABC.es]

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA