Home | Bitácora del día | A propósito del Día Mundial de la Hipertensión

A propósito del Día Mundial de la Hipertensión

A propósito de esta efeméride, un repaso oportuno por algunas tendencias y perspectivas mundiales que revelan el impacto de este trastorno cardiovascular

La hipertensión arterial es un problema de salud pública que afecta cada vez más a los países desarrollados y en vía de desarrollo. Un análisis de datos a nivel mundial, muestra que el 26.4% (95% IC 26.0–26.8%) de la población adulta padecía de hipertensión para el año 2000 y un 29.2% (28.8–29.7%) padecerá dicha patología para el 2025 (29.0% para los hombres [28·6–29·4%] y 29.5% para las mujeres [29.1–29.9%]).

Se estima que el número de adultos con hipertensión incremente en 60% para el 2025, representando así un total de 1.56 billones (95% IC 1.54–1.58 billiones).

La hipertensión ya no es un problema de países con economías solidas según Kearney y col. quienes en el año 2000 publicaron un meta-análisis, donde países desarrollados (Estados Unidos, Canadá, España, Japón, Inglaterra y Alemania) tenía una prevalencia de 37.4% (36.6–38.2) en hombres y 37.2% (36.6–37.8) en mujeres, y por otra parte, Latinoamérica y el Caribe (México, Paraguay y Venezuela), tenían una prevalencia de 40.7% (40.1-41.4) para los hombres y 34.4% (34.3-35.4) para las mujeres. Esto probablemente se debe  a una gran similitud en cuanto a la dieta y el estilo de vida a pesar de la disparidad económica.

La presión arterial elevada es un poderoso, consistente e independiente factor de riesgo  para enfermedades cardiovasculares y renales que, al estar asociado con otras patologías como la diabetes mellitus incrementa significativamente el riesgo. Para el año 2010 se estimó que la prevalencia mundial de diabetes mellitus era de 285 millones, representando un 6.4% de la población mundial adulta, patología que casi siempre coexiste con la hipertensión arterial.

Para el 2005 se estimó que había alrededor de 1.6 billones de personas con sobrepeso mayores de 15 años y 400 millones de adultos obesos. Es ampliamente conocido que la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer que representan un grave problema de salud pública en países con bajos y medios ingresos.

Según el atlas de la Federación Internacional de Diabetes (IDF), más del 80% de los 246 millones de personas con diabetes mellitus (para el año 2003) viven en países de ingresos bajos y medios, esto demuestra que la DM ya no es un problema de los países industrializados, sino un problema mundial con una mayor carga en los países en vía de desarrollo. 6

La Intolerancia a la Glucosa (IGT) es más frecuente que la DM afectando a 344 millones de personas para el 2010 (7.9% de la población mundial), y se estima que para el 2030 esa cifra se extienda hasta los 472 millones (8.4%).

Las tendencias en cuanto a la prevalencia de nefropatía diabética tiene un patrón ascendiente en los Estados Unidos desde 1988 hasta la actualidad según Boer y col. La prevalencia de ésta enfermedad en EE.UU fue de 2,2% en el NHANES III 1988-1998 y de 3,3% en el NHANES 2005-2008, observándose un incremento directamente proporcional a la prevalencia de diabetes y sin cambios en la prevalencia de nefropatía diabética entre las personas con diabetes.

El síndrome metabólico (SM) ha sido clásicamente definido como la concurrencia de varios factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares (ECV) en un mismo paciente, como obesidad, hipertensión, diabetes mellitus y dislipidemias, factores que incrementan significativamente el riesgo de síndrome coronario agudo o accidente cerebrovascular.

Lakka y col. realizaron un estudio prospectivo en hombres Finlandeses donde la edad promedio fue de 11.4 años y se evaluó la asociación del síndrome metabólico con la mortalidad por causas cardiovasculares y todos los demás tipo de causas. Los autores encontraron que la mortalidad por causas cardiovasculares se incrementaba en los hombres con SM, incluso en ausencia de una ECV y diabetes mellitus de base.

Referencias:

1. Patricia M Kearney, Megan Whelton, Kristi Reynolds et al. Global burden of hypertension: analysis of worldwide data. Lancet 2005; 365: 217–23.

2. Thomas G. Pickering, John E. Hall, Lawrence J. Appel, et al. Recommendations for Blood Pressure Measurement in Humans and Experimental Animals Part 1: Blood Pressure Measurement in Humans A Statement for Professionals From the Subcommittee of Professional and Public Education of the American Heart Association Council on High Blood Pressure Research. Hypertension. 2005;45:142-161.

3. International Diabetes Federation. Annual Report – 2010. Available at: http://www.idf.org/sites/default/files/Annual-Report-2010-FINAL-EN_0.pdf

4. Murray Epstein and James R. Sowers. Diabetes Mellitus and Hypertension. Hypertension 1992;19:403-418.

5.  Serena Low, Mien Chew Chin, Mabel Deurenberg-Yap. Review on Epidemic of Obesity. Ann Acad Med Singapore 2009;38:57-65.

6. International Diabetes Federation. The Diabetes Atlas. Third Edition. Brussels: International Diabetes Federation; 2006.

7. International Diabetes Federation. The Diabetes Atlas. Fourth Edition. Brussels: International Diabetes Federation; 2010.

8. Ian H. de Boer, Tessa C. Rue, Yoshio N. Hall et al.  Temporal Trends in the Prevalence of Diabetic Kidney Disease in the United States. JAMA. 2011;305(24):2532-2539.

_________________

[Co Autor] Edward Rojas, médico cirujano e investigador del Centro de Investigaciones Endocrino-Metabólicas “Dr. Félix Gómez”, Maracaibo, Venezuela.

Título original del trabajo: Tratamiento de la Hipertensión Arterial en el paciente con Diabetes Mellitus tipo 2: un enfoque farmacológico

Trabajo completo y referencias bibliográficas (.PDF): Articulo para Bitacora Medica

Acerca de Dr. Manuel Velasco

Médico cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela, UCV (1968). Postgrado en Medicina Interna, en el Hahnemann Medical College and Hospital, Philadelphia, Estados Unidos (1972). Fellowship en Medicina Interna (Farmacología Clínica), Emory University School of Medicine, Atlanta, Estados Unidos (1974). Doctorado en Ciencias Médicas de la Universidad Nacional del Zulia, Maracaibo,Venezuela (1979). Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Síndrome Cardiometabólico (2010-2014). Profesor de la escuela de Medicina de la Universidad Central de Venezuela. Miembro de diferentes sociedades médicas nacionales e internacionales.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA