Home | Bitácora del día | Fin de la sociedad utópica

Fin de la sociedad utópica

... El futuro no nos necesita y los humanos seríamos una especie en extinción... Bill Jo, Wired, Magazine, abril, 2000

El filósofo alemán, Georg Hegel (1770), señalaba que el fin de la historia había llegado con la Revolución Francesa. Ante tal aseveración, el economista Francis Fukuyama, en algunas de sus singulares obras: El fin del Hombre, Nuestro futuro pos humano, etc., ha insistido que la historia nunca se acabaría, hasta que la ciencia y la tecnología no se hayan terminado.

Este mismo autor ha mencionado que una sociedad distópica (antítesis de la utopía, consecuencia de la manipulación y del adoctrinamiento masivo, por parte de un Estado totalitario), fue ya anticipada por George Orwell en su novela “1984” (publicada en 1949). Es así que en “Oceanía” existiría el control absoluto de todos sus habitantes, por parte del “Gran Hermano” con la participación, de los Ministerios de la Verdad y del Amor.

Ellos serían vigilados en la gran pantalla (telescreen) equivalente hoy a la tecnológica del conocimiento y de la información. Algo parecido, fue establecido por, Aldous Huxley, en su novela el Mundo feliz (publicada en 1932), en la que visualizaba la moderna biotecnología, particularmente lo atinente a lo que en la actualidad representa el Proyecto Genoma Humano y todos sus subproductos.

La novela de Huxley, ya no es más una muestra de ciencia ficción, por el contrario se trata de un hecho determinante en este nuevo siglo. Lo recordaremos por su impactante expresión: la experiencia no es lo que ocurre, es lo que haces con lo que se te ocurre.

80 años han pasado desde estas temerarias anticipaciones futuristas y hoy nos encontramos con la ejecución y puesta en marcha de lo que algunos han señalado como el mayor acontecimiento de toda la humanidad, probablemente después del nacimiento de Cristo: la decodificación del ADN contenido en cada una de nuestros 100 trillones de células.

Hemos comenzado a leer el verdadero libro de la existencia, a tratar de entender nuestro manual de instrucciones, a comprender tal como señaló el presidente Bill Clinton, el lenguaje con el que Dios creó la vida, hemos aprendido que ser como Dios no significa ser Dios y finalmente a entender que con tan solo las cuatro letras del ADN: ATGC, no podríamos jamás escribir un libro, pero si crear a un ser humano.

Por otra parte, se impone el control y la gerencia ética de aspectos trascendentales como la privacidad, la discriminación, la patente humana, la alimentación transgénica, la clonación reproductiva, el diseño genético de los niños, la ingeniería genética, la utilización de células embrionarias, la posible existencia de cuasi humanos, etc.

Todo ello, además, insertado en el contexto del desarrollo biónico y nanobótico. De no regularse y entender la verdadera dimensión de la revolución biotecnológica, estaríamos ante la posibilidad lamentable de tener que pertenecer a una sociedad tan distópica como perversa y además con pocas probabilidades de ser sustentable.

Por otra parte, será necesario desenvolvernos en forma pendular en una especie de metaxy (momento en el cual tenemos conciencia de nuestras limitaciones, pero soñamos con transgredirlas), es decir, oscilar entre bestias y ángeles. Tal como lo describe Ray Kurzweil, pudiese ser una sociedad de máquinas espirituales y de juventud eterna.

La incógnita es si podrá la especie Homo Sapiens descansar tranquila, después de intentar alcanzar lo divino. Pero qué sería lo divino: la creación o el creador. Comenzamos ya a vivir con la idea permanente de un determinismo genético, el cual definitivamente atenta contra los principios elementales no solo de libertad sino además de dignidad.

Sería de acuerdo con Ted Peters, una especie de determinismo de “marionetas “en contraposición al “prometeano”. Es decir, ser víctimas de nuestro propio destino o jugar a Dios. Se podría (como este autor señala), esgrimir ante el juez: su señoría, soy inocente, mis genes son los responsables o lo que es lo mismo culpe a mis padres, soy tan solo un criminal congénito.

Al final del camino, nuestra sociedad estará definida, no solamente por lo que hemos creado sino por lo que hayamos destruido (J. Sawhill, citado por E.Wilson en el libro The future of Life).

La reciente creación de Synthia, (primera célula artificial) y la posibilidad cierta de elaborar cromosomas artificiales, han proporcionado argumentos complejos a una corriente atea muy activa, encabezada entre otros por el escritor teórico evolutivo Richard Dawkins, autor del libro El espejismo de Dios y conocido como el rottweiler de Darwin, para reactivar una diatriba por decir lo menos, tan compleja como desagradable.

Es poco probable que nuestros descendientes, puedan ni siquiera soñar con una sociedad ideal y mucho menos utópica. Por el contrario, existe la posibilidad, tal como lo mencionó Tom Wolfe, que en algún hospital, nos puedan recibir con la advertencia: lo sentimos pero su alma acaba de morir.

Acerca de Dr. Alexis Bello

Cirujano Cardiovascular del Hospital de Clínicas Caracas, egresado de la Universidad Central de Venezuela, Harvard University y Cleveland Clinic Foundation. Ex Presidente de la Junta Directiva del Hospital de Clínicas Caracas. Director Técnico de la Fundación "Cardioamigos". Miembro del Consejo Asesor de la ACHP (As.Ven.Cli.&Hos Privados). Presidente de la Asociación de Hospitales Líderes en América Latina. Miembro de 14 Sociedades Científicas Nacionales e Internacionales. Más de 300 trabajos, Películas y Videos Científicos presentados en Venezuela y el exterior.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA