Home | Bitácora del día | Fibromialgia: una enfermedad de diagnóstico frecuente

Fibromialgia: una enfermedad de diagnóstico frecuente

En 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como una patología y hoy en día figura en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10) con el código M79.04

La fibromialgia es una enfermedad que cada día se diagnostica con mayor frecuencia. En el pasado, sus síntomas asociados eran comúnmente catalogados como parte de un cuadro de dolor de origen psicológico e incluso calificado como hipocondría.

En 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como enfermedad y hoy en día figura en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10) con el código M79.04.

Esta patología es más frecuente en mujeres que en hombres con una proporción de nueve a uno: afecta aproximadamente al 3.4% de las mujeres y al 0.5% de los hombres.

Una mayor precisión en su diagnóstico ha puesto en evidencia que predomina en mujeres de 50 años de edad o más, con mayor prevalencia en un 7.4% en las mujeres de 70 a 79 años. En centros especializados en terapia del dolor se encuentra presente en el 20% de los pacientes que consultan por dolor.

Origen orgánico

La fibromialgia se relaciona con niveles bajos de serotonina (neurotransmisor que regula los procesos de dolor y sueño no REM a nivel central) y de la hormona de crecimiento. Esto último se relaciona con la persistencia del dolor por periodos prolongados que presentan las personas con fibromialgia después de llevar a cabo actividad física como el ejercicio.

Quienes padecen fibromialgia presentan fenómenos de hiperestesia: perciben como dolorosos ciertos estímulos, como calor o presión, con menor grado de estimulación que las personas sin esta enfermedad.

Manifestaciones

La fibromialgia constituye un cuadro bien definido caracterizado por dolor muscular, rigidez, alteraciones del sueño y cansancio, además de un estado emocional que combina ansiedad con depresión.

Se establece como criterios para su diagnóstico la presencia de dolor difuso por más de tres meses de duración y positividad en al menos 11 de los 18 puntos dolorosos diagnósticos para la enfermedad. La ubicación de estos puntos dolorosos resulta bastante constante.

No en todos los casos los pacientes refieren dolor muscular generalizado; de hecho, muchas veces el dolor tiende a reflejarse en áreas definidas como la columna cervical o la región lumbar. Por esta forma de manifestación generalmente se piensa en la presencia de otras patologías. Por eso, en la medida que progresa la enfermedad suele tomar un carácter difuso y se retrasa el diagnóstico.

El dolor normalmente es de tipo opresivo y pueden estar presentes sensaciones como ardor en la zona dolorosa.  En la mayoría de los casos, la rigidez se manifiesta en la mañana y mejora en menos de una hora con el calor y con el movimiento y la actividad física.

Aproximadamente un 30% de los pacientes con fibromialgia tiene, en forma simultánea, alguna alteración de la esfera mental como depresión ó ansiedad.

La confirmación del diagnóstico

La fibromialgia es una condición médica a la que se llega luego de descartar otras causas de dolor. Por ello en estos pacientes los estudios de laboratorio, imágenes y exámenes funcionales suelen arrojar resultados dentro de límites normales, lo cual suele causar más angustia y confusión a quien la padece.

El factor emocional

La fibromialgia puede manifestarse o agravarse luego de una situación de estrés, tensión emocional o posterior a un accidente o una perturbación notable del estado de salud.   Debido a esto, es muy importante la actitud del paciente.

Como es un trastorno carente de grandes hallazgos físicos o a nivel de estudios complementarios, en proporción con la magnitud de los síntomas, resulta difícil de comprender por parte de las personas del entorno de quien la padece, quienes suelen vincular estas manifestaciones con un origen psicógeno (de origen la mente) o ficticio, lo cual agrava aún más la situación.

Es importante manejar de forma apropiada el factor emocional, así como el ámbito familiar, social y laboral de quien padece esta enfermedad.

En un próximo artículo abordaremos el tratamiento integral que requiere esta enfermedad.

Acerca de Dra. María Paz De Andrade

Médico cirujano, egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1998. Especialista en Gerencia, mención Mercadeo para Empresas de la Universidad Central de Venezuela, en 2006. Presidente y director médico del Centro de Rehabilitación Física y Terapia del Dolor El Bienestar. Diseño de servicios médicos orientados a la prevención de lesiones músculo esqueléticas de origen ocupacional. Diseño e implementación de talleres y guías para pacientes en materia de higiene y salud ocupacional. Editor y redactor de www.elbienestar.com.ve .

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA