Home | Bitácora del día | Entonces, ¿hay que tomar agua? Sí, por muchas razones

Entonces, ¿hay que tomar agua? Sí, por muchas razones

El agua es el medio universal en el que se desarrollan todas nuestras funciones vitales. Para estar bien hidratados no hay que esperar a sentir sed. Una tarea: fíjese una meta para mejorar su consumo de este aliado de la salud

Sin título-3Por: Janet Rodríguez, nutricionista-dietista

Siempre hablamos de la importancia de la nutrición balanceada como base de una “vida saludable”, pero, ¿en qué lugar dejamos el agua? Pensamos en este recurso como algo secundario o con menos importancia y no debe ser así porque…

El agua representa más del 60 por ciento de nuestro peso corporal y de los cuales más de dos tercios corresponden a agua intracelular, es decir, agua que está dentro de cada una de nuestras células corporales (aproximadamente 75 millones).

El agua es el medio universal en el que se desarrollan todas nuestras funciones vitales, ya que, por ser un ambiente con unas propiedades fisicoquímicas especiales y exclusivas permite que todas las moléculas y macromoléculas se ordenen de forma equilibrada y vital.

Cuando un niño nace el 70 por ciento de su peso es agua, pero en la medida que crece y se desarrolla ese porcentaje va disminuyendo, de modo que en el adulto mayor ese valor disminuye a poco menos del 60%. Por esta razón, vemos que en estos grupos vulnerables es más fácil deshidratarse.

¿Cuánta agua tomar?

La recomendación de consumo de agua de 2 litros diarios (en adultos) se debe a que más o menos se eliminan 1000 cc por la orina, más o menos 900 cc por sudoración y pulmones y 100 por las heces, lo que suman 2000 cc en 24 horas. Esto es un poco menos para niños porque sus requerimientos se estiman en base su peso y edad.

Prevención de enfermedades

Entonces, ¿hay que tomar agua? Sí, por todas las razones que he mencionado anteriormente y hay muchas otras, tales como: permite prevenir enfermedades como el estreñimiento y las hemorroides, evita que nos deshidratemos y que se nos presenten desequilibrios electrolíticos (cloro, sodio y potasio) y, además, favorece la función renal.

Podemos sobrevivir sin alimentos de dos a tres semanas, pero escasamente podemos sobrevivir unas 72 horas sin agua”

El consumo de agua como hábito

Para estar bien hidratados no hay que esperar a sentir sed: eso significa que su organismo ya está comenzando a deshidratarse. Tenga buenos hábitos y fíjese una meta para mejorar su consumo de agua: tenga en cuenta que si está en un ambiente inhóspito o está haciendo una actividad en la que aumenta la sudoración debe consumir más agua para mantener la homeostasis (equilibrio).

Comparto algunos consejos claves:

  • Beba 1 vaso de agua con cada comida principal y con cada merienda.
  • Tome 1 vaso de agua cada 30-45 minutos si hace ejercicios al aire libre
  • Tome agua o bebidas rehidratantes en sorbos cada 10 minutos si está realizando ejercicios de moderada a fuerte intensidad
  • Si es un deportista de alta competencia, consulte con su especialista para que calcule la cantidad de líquidos que requiere

Y recuerde: el agua es fuente de vida, por lo tanto hay que cuidarla y no malgastarla.

 

Acerca de Janet Rodríguez, nutricionista

Especialista en Nutrición Clínica en Endocrinología y Metabolismo. Docente Universitario y asesora en Higiene de Alimentos y Seguridad Alimentaria

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA