Home | Home Destacado | Enfermedades tropicales en los Estados Unidos

Enfermedades tropicales en los Estados Unidos

El mayor impedimento para combatir estas enfermedades en los Estados Unidos es que son poco comunes y relativamente nuevas; y por lo tanto, son diagnosticadas erróneamente, lo que impide su tratamiento y contención

Se estima que en los Estados Unidos 2,8 millones de niños viven en hogares con menos de US$2 al día. Adicionalmente, 20 millones de  estadounidenses viven en situaciones de extrema pobreza; y estos índices son más altos en los estados del sur costeros con el Golfo de México. Atado a los bajos estándares de calidad de vida en las comunidades pobres y los climas cálidos de la región, se ha observado el surgimiento de enfermedades tropicales en estos estados.

Entre estas enfermedades destacan el dengue, cysticercosis, toxocariasis, leishmaniasis, tufis murino y mal de Chagas. Todas estas patologías infecciosas son transmitidas por vectores como insectos y roedores, por lo general en comunidades donde fallan los sistemas de saneamiento, los drenajes, la recolección de basura y las familias no pueden pagar por aire acondicionado. Alrededor de 2,8 millones de afro-americanos han sido diagnosticados con toxocariasis, y  más de 300.000 estadounidenses, la mayoría hispanos, han contraído mal de Chagas.

Como es el caso de las enfermedades tropicales en el resto del mundo, lo más preocupante es que así como son causadas indirectamente por la pobreza, éstas tienden también aumentarla, estableciéndose así un círculo vicioso. Bien se sabe que impiden que los jefes de familia vayan a trabajar y que los niños vayan a la escuela, una realidad que reduce la productividad e impide el desarrollo económico dentro de la misma comunidad.

El mayor impedimento para combatir estas enfermedades en los Estados Unidos es que son poco comunes y relativamente nuevas; y por lo tanto, son diagnosticadas erróneamente, lo que impide su tratamiento y contención. Muchos de los centros de salud en estas áreas empobrecidas no tienen los medios para llevar a cabo las pruebas diagnósticas, y los doctores no están entrenados para reconocer y tratar estas enfermedades.

Adicionalmente, las personas afectadas muchas veces no buscan atención médica porque no tienen como pagarla. Las enfermedades pasan desapercibidas y siguen expandiéndose sin control porque las autoridades de salud no pueden hacer nada para contenerlas.

Peter Hotez, Decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de Baylor College, publicó este pasado agosto un artículo de opinión en el diario The New York Times sobre el tema. El experto insta a las autoridades a conducir investigaciones y monitorear estas enfermedades para obtener mayor información sobre su prevalencia y transmisión. También establece que es imprescindible desarrollar medicamentos más seguros y efectivos para tratar estas enfermedades, así como vacunas para prevenirlas.

Muchos culpan a los inmigrantes hispanos de haber traído a los Estados Unidos estas patologías endémicas de México y Centroamérica; pero si bien puede que esto sea cierto, detener a los inmigrantes ya no es una opción para contener el problema.

Estas enfermedades, de cuya existencia se ignoraba en el pasado, ahora existen y se transmiten dentro de las fronteras americanas dadas las condiciones de pobreza en las que prevalecen los vectores por los que se transmiten. Ya en las afueras de Houston inauguraron una clínica especializada en enfermedades tropicales, y el Sabin Vaccine Institute y el Texas Children’s Hospital Center for Vaccine Development han organizado un equipo de investigación para nuevas vacunas y pruebas diagnósticas.

Sin duda alguna, es increíble el impacto que ha tenido en todos los ámbitos el aumento de la pobreza en los Estados Unidos. Ahora que estas enfermedades abandonadas conciernen el interés de una de las potencias en la investigación y desarrollo de fármacos y tecnología médica, quizás empiecen a surgir avances en el tema que últimamente sirvan para tratar y erradicar estas enfermedades infecciosas en los países en vías de desarrollo donde han prevalecido por siglos.

[Autora] Isabella Ciuffetelli-Alamo, estudiante venezolana del Johns Hopkins University, Baltimore, MD

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA