Home | Áreas de salud | Medicina preventiva | Poco control a enfermedades respiratorias ocupacionales

Poco control a enfermedades respiratorias ocupacionales

El escaso control de patologías vinculadas con el sistema respiratorio afecta principalmente a trabajadores de países en desarrollo. Sin embargo hay buenos sistemas de vigilancia en Brasil, China, Cuba, India y Sudáfrica según estudio

enfermedades respiratorias ocup 620x340Las enfermedades respiratorias de origen laboral producen anualmente más de dos millones y medio de casos en el mundo, y estos en su mayoría se deben a los escasos programas de vigilancia, que de haberlos facilitarían el control, especialmente en países en desarrollo, así lo denuncian investigadores de la Agencia de Registro de Sustancias Tóxicas de Estados Unidos.

INVESTIGADORES PROPONEN

Según la Agencia de Noticias Científicas SciDevNet, en un artículo publicado en Seminars in Respiratory and Critical Care Medicine (1 de junio) los autores señalan que la exposición a sustancias peligrosas ha aumentado, y no es raro que las naciones ricas transfieran procesos industriales peligrosos a los países en desarrollo, donde los trabajadores están expuestos a contraer silicosis (causada por inhalar polvo de sílice –un cristal común que se observa en la minería, canteras, construcción de túneles, etc-), abestosis (enfermedad que ocurre por la inhalación de fibras de asbesto –material que se empleaba en  construcciones, fabricación de materiales refractarios, etc-), neumoconiosis (producida por la inhalación y acumulación de polvo inorgánico), cáncer de laringe y pulmones, porque hay menos consciencia de prácticas de seguridad y salud laboral.

Los autores, proponen establecer programas de vigilancia que recolecten y difundan datos de salud relevantes e incluyan exámenes médicos y pruebas diagnósticas, como los que se ejecutan en países desarrollados (Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña y Finlandia) y en países de ingresos medios y bajos como Brasil, China, Cuba, India y Sudáfrica.

“Simples estrategias, de preferencia usando recursos y tecnologías disponibles, son la mejor opción para la vigilancia en los países en desarrollo”, concluyen. De hecho, el denominador común de los programas eficaces consiste en reportar sistemáticamente casos diagnosticados a través de procedimientos sencillos como espirometrías ( un estudio indoloro del volumen y ritmo del flujo de aire dentro de los pulmones) y radiografías, realizadas por profesionales capacitados.

¿QUÉ OPINAN LOS ORGANISMOS MUNDIALES DE SALUD?

La doctora Julietta Rodríguez-Guzmán, Asesora Regional en Salud de los Trabajadores y los Consumidores de la OPS/OMS, destaca que desde 2003, junto con la Organización Internacional del Trabajo, trabajan para erradicar la silicosis y enfermedades relacionadas con el asbesto.

“La Agencia Internacional de Investigación en Cáncer también participa juntando pruebas a favor de la prohibición del uso de todas las formas de amianto y asegurando los programas de vigilancia adecuada para silicosis y neumoconiosis”, añade a SciDev.Net.

Pero en América Latina aún son escasos los programas de vigilancia en salud ocupacional por enfermedades respiratorias, precisa.

Estos programas “permiten detectar precozmente las enfermedades profesionales respiratorias y  cambiar su curso y evolución, reduciendo claramente la morbimortalidad”, explica Raquel Irene Pendito, Coordinadora de la Sección de Enfermedades Ocupacionales de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

Las sociedades científicas pueden jugar un rol primordial, asegura. “Podemos entrenar a médicos del trabajo en la valoración neumonológica y uso correcto e interpretación de exámenes fundamentales para confirmar la enfermedad”.

Pero el control de estas enfermedades también requiere la participación de los afectados directos. “Es imprescindible que los trabajadores conozcan cuáles son los agentes de riesgos a los que se exponen y cómo protegerse”, enfatiza.

“La mejor alternativa para programas de vigilancia es un enfoque multidisciplinario y multisectorial con participación de los trabajadores y sus organizaciones”, señala Rodríguez-Guzmán. Un ejemplo es el programa del Instituto de Salud Ocupacional de Helsinki, Finlandia, citado por los investigadores en el artículo.

ENFERMEDADES OCUPACIONALES

De acuerdo con la Fundación Colombiana de Neumonología, se calcula que en un trabajo de 40 horas semanales se introducen unos 14.000 litros de aire en las vías aéreas; las sustancias inhaladas durante ese tiempo son capaces de provocar casi todos los tipos de enfermedad pulmonar crónica. La prevalencia de esta clase de enfermedades es muy elevada.

Las enfermedades respiratorias ocupacionales más frecuentes son:

– Asma

– Bronquitis y bronquiolitis por exposición, accidental o no, a sustancias químicas inorgánicas.

– Neumoconiosis por inhalación de polvo inorgánico.

– Cáncer de pulmón.

– Neumonitis por hipersensibilidad por sustancias orgánicas

La dimensión de la patología respiratoria ocupacional es preocupante, no sólo por las cifras que se conocen, sino porque muchas de estas enfermedades son subdiagnosticadas y los factores que las determinan pueden persistir y aumentar si no se toman las medidas adecuadas.

BITÁCORA MÉDICA – Con información de SciDevNet MedlinePlusFundación Colombiana de Neumonología

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA