Home | Bitácora del día | Embarazo, peso y dieta

Embarazo, peso y dieta

Toda paciente embarazada debe recibir una dieta individualizada de acuerdo a su estado nutricional, evolución del embarazo, tolerancia a ciertos alimentos, saciedad o condiciones especiales específicas

En los últimos años se ha generado un creciente interés sobre los efectos que tiene el estado nutricional materno en el producto de la gestación y en el desarrollo infantil. Este interés –naturalmente- tiene sus fundamentos.

Ya en otras ocasiones hemos señalado que la desnutrición materna (tanto pre-gestacional como durante la gestación) tiene graves consecuencias para el recién nacido por la elevada incidencia de bajo peso al nacer, retardo o detención del crecimiento y riesgo psicomotor posterior. Y la obesidad materna antes y durante el embarazo se relaciona con el desarrollo de diabetes y alteraciones endocrinas en el recién nacido.

Con respecto al seguimiento en la ganancia de peso durante el embarazo se han establecido rangos desiguales de acuerdo al estado nutricional pre-gestacional de la madre, o del estado nutricional al momento de la evaluación.

Si antes del embarazo la madre era normopesada, es decir, tenía un Índice de Masa Corporal (IMC)  entre 19.8 y 25 Kg/m2, la ganancia total durante los nueve meses debería ser entre 11.5 y 16 kilos, con una ganancia promedio durante el primer trimestre de 2 Kilos, y de 5 a 7 kilos durante el segundo y tercer trimestre respectivamente.

Especial interés debemos tener en aquellas pacientes que miden menos de 1,56 cm, cuyo aumento de peso debe ser a nivel del límite inferior, es decir, no mayor de 11,5 Kg durante los nueve meses de embarazo.  Por el contrario, aquellas pacientes adolescentes normopesadas, deben tener una ganancia de peso a nivel del límite superior recomendado.

Las pacientes que antes de estar embarazadas tenían un IMC menor a 19,5 Kg/m2, que según consensos internacionales las clasificamos como desnutridas o de bajo peso, la ganancia de peso durante los nueve meses de gestación debe ser entre 12,5 y 18 Kilos, con un control estricto mensual del peso materno y fetal.

Por el contrario, las mujeres quienes antes de embarazarse tienen un IMC mayor a 26 Kg/m2, es decir, que se encuentran sobrepasadas u obesas, deben tener una ganancia total durante el embarazo de siete a 11,5 Kilos, con una ganancia no mayor de 1,5 Kilos durante los primeros tres meses de gestación, y menor de cuatro Kilos durante el segundo y tercer trimestre respectivamente (0,3 Kg semanales a partir de la semana No 13).

Dichas recomendaciones son tomadas de acuerdo a las observaciones de médicos especialistas que han evaluado cómo el peso pre-gestacional de la madre puede influir en el crecimiento y desarrollo de alguna alteración en el feto, recién nacido o si dicho peso tiene alguna repercusión en la infancia del niño.

Sobres las necesidades energéticas

Ahora bien, el manejo nutricional de la paciente embarazada obviamente será de acuerdo a su diagnostico nutricional: si es normopesada, bajo peso u obesa.

Es bien conocido el aumento de las necesidades energéticas durante el embarazo para satisfacer las demandas tanto de la madre como la del feto. Estas necesidades calóricas van a depender de factores como el peso pre-gestacional, las semanas de embarazo y la actividad física.

Actualmente se sabe que durante el embarazo se necesitan entre 45.000 y 80.000 calorías para la formación del feto. Por lo tanto, las recomendaciones sobre el incremento diario en las necesidades calóricas se han estimado dividiendo 80.000 Kcal. entre los 240 días de duración del embarazo, lo que se traduce en 300 Kcal al día por encima de las necesidades energéticas de una mujer no embarazada.

Entre las recomendaciones internacionales se ha considerado suficiente  incrementar solo 200 a 300 Kcal durante el segundo y tercer trimestre si la paciente se encuentra bien nutrida y sana.

Sin embargo, toda paciente embarazada debe recibir una dieta individualizada de acuerdo a su estado nutricional, evolución del embarazo, tolerancia a ciertos alimentos, saciedad o condiciones especiales específicas.

@DraAnaAdames

Acerca de Ana Adames

Es Médico Cirujano de la Escuela Luis Razetti, Universidad Central de Venezuela. Hizo una especialización en Nutrición Clínica en la Universidad Simón Bolívar. Realizó pasantías Clínicas de Soporte Nutricional en el Hospital Universitario de Caracas, en el Hospital Domingo Luciani y en el Hospital Dr. José María Vargas. Trabajó, además, en el Hospital Clínico Universitario en la Unidad de Soporte Nutricional y Metabólico. Actualmente realiza su práctica profesional en un consultorio médico para control metabólico de paciente diabético, renal, obeso mórbido, embarazada de alto riesgo, desnutrición, trastornos de la conducta alimentaria y alteraciones congénitas del metabolismo.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA