Home | Bitácora del día | Embarazo adolescente en Venezuela

Embarazo adolescente en Venezuela

Es alarmante nuestro nivel de embarazo en adolescentes entre 15 y 19 años. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, entre el 2005-2010 nuestras jóvenes dieron a luz un promedio de 90 veces por cada 1.000 mujeres adolescentes. Esta cifra es la mayor de Suramérica que promedia 68, muy por encima del promedio de Norteamérica (28), Europa (17) y Asia (14) y similar a los niveles observados en África (95).

Muchas de estas madres sostienen solas a sus hijos, sin la presencia de un padre de familia, generando caldo de cultivo para aumento de pobreza, delincuencia, prostitución y tantos otros problemas sociales. Este alto índice de natalidad es únicamente en adolescentes; en otras edades nuestros índices son similares a nuestros pares.

No me gusta hablar de problemas sin aportar soluciones, pero en este caso no se me ocurre nada. Para poder aportar soluciones, primero hay que entender las causas de los problemas y las causas de nuestros altos niveles de embarazo en adolescentes no resultan obvias, como algunos pudiesen pensar.

Hay quienes dicen que el problema es la falta de métodos anticonceptivos, pero según la misma OMS nuestra prevalencia en métodos modernos es similar a nuestros pares latinoamericanos e incluso superior a los de Europa. Otros creen que es por ser un país pobre; pero resulta que nuestro PIB per cápita es superior al de países como Ecuador, Bolivia o Paraguay y ellos tienen índices menores.

¿Será entonces un problema de educación? Igual, países con más analfabetismo y menor escolaridad tienen índices mejores que el nuestro. Entonces, ¿será que nuestros jóvenes miran mucha televisión y ahí se incita al sexo irresponsable? No lo creo, si fuese así EEUU tendrían records en embarazos adolescentes.

¿Falta de valores? Es posible, a lo mejor nuestros jóvenes son más activos, infieles y descuidados que el resto. ¿Exceso de valores? También es posible, a lo mejor nuestras jóvenes no están dispuestas a realizarse abortos, a diferencia de otros países. En fin, para resolver el problema debemos conocer la causa, y no la conocemos. Hipótesis hay muchas, pero al menos considerando variables medibles no he encontrado causa explicativa alguna. Invito a mis amigos econometristas a tratar de encontrar explicación.

Podemos dedicarnos a repartir métodos anticonceptivos, impulsar la educación sexual en los colegios o inculcar valores que concienticen a nuestros jóvenes y esperar que alguna de estas medidas funciones. También saldrán algunos radicales, promoviendo violaciones de DDHH obligando a ligar a nuestras jóvenes en sectores populares, tal como han hecho recientes dictadores en nuestra región.

Pero pareciera que aquí el problema es estructural, ilustrando nuestro deterioro como sociedad. No habrá política pública masiva que resuelva este problema; aquí el problema es de formación individual, adolescente por adolescente, y esta tarea solo puede realizarla la familia. A diferencia de otras tareas preventivas como vacunación, despistajes y controles; la reducción de embarazo adolescente depende poco de gobiernos centrales y regionales.

No existirá progreso con estas escandalosas cifras. Los invito a opinar sobre la causa raíz de esta realidad, y sus posibles soluciones.

Fuente

  • Texto publicado en diario El Universal el 09 de septiembre de 2011

Acerca de Alejandro Vera

Economista de la Universidad Católica Andrés Bello. Máster en Finanzas del Instituto Superior de Estudios Administrativos (IESA). Máster en Políticas Públicas, Certificación en Políticas y Administración de Sistemas de Salud. Fue Supervisor Financiero en Procter & Gamble Latin America. Asociado de la firma McKinsey & Company. A partir del 2009 y hasta 2010 fue Gerente General del Hospital Pérez de León de Petare.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA