Home | Bitácora del día | Embarazo y patologías urológicas: ¿cómo se tratan?

Terapia con antibióticos

Embarazo y patologías urológicas: ¿cómo se tratan?

Entre las más comunes se encuentran las infecciones urinarias que pueden producir complicaciones serias, tanto en la madre como en el neonato. Estas deben ser tratadas oportunamente para minimizar los riesgos

pregPor: Elías Mora, urólogo

Una embarazada puede presentar trastornos urológicos que requieren ser evaluados por el urólogo para poder diagnosticarlos e indicar tratamiento.

Entre los más comunes están las infecciones urinarias que pueden producir complicaciones serias, tanto en la madre como en el neonato. Estas deben ser tratadas oportunamente para minimizar los riesgos.

En la mayoría de los casos de infecciones se administra antibióticos. Lo ideal es no tener que administrar estos fármacos en el primer trimestre de gestación, de allí que sea de gran relevancia planificar el embarazo para que cuando llegue, la mujer esté sana. Sin embargo, si se presenta alguna enfermedad urológica en este período hay que tratarla.

Uno de los temores que experimenta la mujer embarazada son los posibles daños que podría traer a su hijo la terapia con antibióticos. Algunos de estos medicamentos pueden tomarse durante el embarazo sin peligro alguno, porque no representan riesgos.

Es necesario tratar la infección para evitar las complicaciones que pudiesen surgir en caso de no atenderla a tiempo. Puede ser más arriesgado para el bebé no tratar la enfermedad que exponerlo al antibiótico, una vez que se realiza el diagnóstico.

Durante el período de gestación pueden surgir problemas del tracto urinario inferior de almacenamiento de la orina y vaciamiento, que en su mayoría desaparecen en el postparto.

Infecciones del tracto urinario

Entre las patologías que podrían presentarse durante el embarazo se encuentra las  Bacteriurias asintomáticas, que deben ser tratadas para evitar complicaciones. Si no hay síntomas, ¿cómo puede saber una embarazada si tiene esta infección? Ahí radica la importancia de los controles, toda mujer embarazada debe ir a su chequeo prenatal.

Entre los chequeos que se hacen está el examen de orina que permite detectar la presencia de bacterias, aun cuando la paciente no presente ningún síntoma. Una vez que se hace el diagnóstico se indica el tratamiento con antibióticos adecuados para que la infección desaparezca.

Otro trastorno que puede surgir durante el embarazo es la Pielonefritis. A veces se produce cuando se trata inadecuadamente una infección de la vejiga (cistitis), por lo que las bacterias suben a los riñones. Cuando esto sucede hay que hospitalizar a la paciente y administrar tratamiento con antibióticos de riguroso cumplimiento hasta por 14 días.

La paciente con Pielonefritis o infecciones recurrentes debe ser tratada profilácticamente durante todo el embarazo. Una vez que culmina el tratamiento, si no hay síntomas y el urocultivo es negativo debe continuar con sus controles con el obstetra.

Una embarazada puede presentar cistitis, infección en la vejiga que puede ser sintomática: sentir problemas para orinar, ardor, orinar y seguir con la sensación de que no se ha vaciado la vejiga. Cuando hay cistitis también hay que recibir antibióticos entre cinco y siete días.

Otras de las patologías que podrían afectar a la mujer durante el embarazo es la Vaginosis bacteriana: se trata de una infección en la vagina producida por bacterias, que debe ser tratada con antibióticos apropiados para evitar complicaciones y riesgos tanto para la madre como para el feto.

Otras afecciones

Hidronefrosis. Durante el embarazo se producen muchos cambios fisiológicos, entre ellos,  podría presentarse dilatación de los riñones (ocurre sobre todo, en el riñón derecho). Sin embargo, éste retorna a su estado normal a las seis semanas del postparto.

Esta dilatación puede ser asintomática o manifestarse con dolor flanco abdominal con o sin hidronefrosis. Cuando se hace el ecosonograma se observa la dilatación del riñón, esto puede alarmar a la futura madre, pero para su tranquilidad debe conocer que transcurridas seis semanas después del parto, el riñón vuelve a la normalidad, por lo que no requiere tratamiento.

Urolitiasis. El cólico renal es la causa urológica de hospitalización más común. Una mujer embarazada puede tener cálculos en los riñones, uréteres o en la vejiga, estos pueden ser asintomáticos, pero también puede ocurrir que se produzca un dolor muy fuerte, conocido como cólico nefrítico. De igual forma, la presencia de piedras en el tracto urinario podrían estar asociadas con infecciones. La litiasis renal puede complicar el embarazo, aumentando el riesgo de parto prematuro.

El tratamiento de la urolitiasis dependerá de varios factores, tales como el tamaño de la o las piedras, lugar donde se encuentren, entre otros. El urólogo y el obstetra trabajan conjuntamente para manejar la enfermedad. No se recomienda el uso de aspirina para el dolor ni el empleo de Ondas de choque.

Gracias a los avances tecnológicos existen varias alternativas para la extracción o pulverización de las piedras, una de ellas es la Ureterolitotripsia endoscópica que permite pulverizarlos con láser o ultrasonido, sin ocasionar daño al feto.

Acerca de Elias Mora

Urólogo. Graduado en la Escuela José María Vargas de la UCV 1975. Residencia en Cirugía Hospital José María Vargas 1978. Residencia en Urología Hospital Universitario de Caracas 1979 -1981. Fellowship en Urología Pediátrica Hospital de Niños de Caracas 1982 – 1983. Profesor y Jefe del Departamento de Urología oncológica Hospital Oncológico Padre Machado 1985- 1989. El área de excelencia del doctor Mora Kumboz es la cirugía reconstructiva del tracto urinario inferior y cirugía mínimamente invasiva del tracto urinario superior e inferior. Ha realizado más de 20 mil procedimientos.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA