Home | Bitácora del día | El significado de la enfermedad, factores involucrados y reacciones (II)

El significado de la enfermedad, factores involucrados y reacciones (II)

II.- Reacciones del paciente ante la Enfermedad

Por  reacción emocional a la enfermedad  se entiende la repercusión del proceso de enfermedad en el campo afectivo, con resonancia concordante, adecuada o por el contrario inapropiada o discordante y hasta exagerada. Abarca todos los aspectos del individuo desde los más simples de la vida cotidiana hasta los más profundos existenciales.

Los estados emocionales son una consecuencia personal íntimamente dependiente y derivada de la enfermedad, vienen a veces modulada  por la persona a través de múltiples factores, tales como el nombre de la enfermedad la conciencia de estar enfermo, la duda o la incertidumbre del proceso patológico, real o presunto. Es decir, tienen que ver con la imagen que para cada paciente tiene su enfermedad.

La Enfermedad, como todos los acontecimientos difíciles de la vida,  presenta consecuencias psicológicas variadas tales como reacción de negación, pues se encubre u oculta el miedo. Reacciones de persecución ya que puede creerse víctima de productos de males o inadecuados cuidados o con reacciones de aislamiento afectivo presentando una ausencia aparente de emociones o una progresiva desvalorización con sentimientos de fatalidad y abandono.

Para Schneider (1985) la repentina aparición de una enfermedad  y la necesidad de hospitalización provocan en el paciente unas reacciones psicológicas como mecanismos de defensa cuya misión es mantener el equilibrio psicológico y funcionar en forma relativamente adaptada. Las más comunes son las siguientes:

A.- La Regresión en la Enfermedad: Es el modo de reacción más común que tiene el paciente ante una enfermedad leve o grave. La expresión más común de la regresión es “¡Que se ocupen de mi”! esto se refleja pues se hacen dependientes de sus padres, cónyuges, hermanas o hijas.  Frente a las afecciones graves se crea una dependencia total, se comporta como un niño, cambia la voz, no sabe hacer nada, se le tiene que dar la comida en la boca, come sólo lo que le provoca  o no comiendo nada, se hacen mimar, y lloran con frecuencia.  En otras ocasiones  se ponen agresivos, quejosos, no aceptan normas.  Con respecto a las visitas de los familiares se ponen sensibles si algunos no vienen y cuando llegan le reclaman o los hacen salir de la habitación.

B.- Agresión y Desconfianza: Es el paciente, que al permanecer varios días hospitalizado,  en vez de comportarse amable y conciliador  revela ser una persona agresiva y desconfiada.  Nunca está satisfecho  de los cuidados que le brindan. Siempre tiene la impresión de que los médicos y profesionales de la salud no lo tratan igual que al resto de los pacientes. Rechaza tratamientos, se resiente mucho de los dolores, no les gusta las enfermeras que lo cuidan, volviéndose personas muy desagradables.

C.- Negación de la Realidad: Este mecanismo de defensa es más común en los familiares que el propio paciente. Se trata de negar la gravedad de la enfermedad y la posibilidad de un posible desenlace fatal. No comprenden lo que se les explica preguntando repetidamente lo mismo. El paciente niega que se sienta mal aminorando el diagnóstico: si tiene neumonía dice que tiene gripe, si tiene un infarto dice que sólo fue una arritmia. Niega las evidencias y niega, de buena fe,  haber sido informado. Al dársele de alta inician una sobreactividad doméstica o laboral evitando toda conversación sobre el asunto.

D.- Reactivación de Creencias: Hay enfermos y familiares de estos que recurren a los procedimientos mágicos o misteriosos para tratar de curarse.  Algunos caen en una religiosidad muy exagerada e infantil, aferrándose a imágenes y postales de vírgenes y santos diversos. Otros piden ayuda a curanderos y prácticas de todo tipo: videntes, santeros, imposiciones de manos.  En ocasiones depositan sobre el médico  una confianza desmesurada en él, con la certeza de que posee medicamentos, o procedimientos  que restituirán la salud del paciente.

Continúe leyendo: El significado de la enfermedad, factores involucrados y reacciones (II)

Acerca de María Parada

Doctora en Psicología. Profesora Titular Facultad de Medicina Universidad Central de Venezuela. Coordinadora Unidad de Medicina Antropológica. Miembro Asesor del Centro Nacional de Bioética. Presidente de "Psicólogos sin Fronteras-Venezuela". Docente del Postgrados del Hospital Universitario de Caracas en la materia "Relación Médico- Paciente y Bioética clínica". Docente de la Organización de Transplante de Órganos de Venezuela y del Hospital de Clínicas Caracas.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA