Home | Bitácora del día | El milagro chileno y su sistema de salud

El milagro chileno y su sistema de salud

Chile cuenta hoy con envidiables indicadores de salud pública. La esperanza de vida de sus habitantes, tasas de mortalidad infantil y la erradicación de epidemias son evidencia de ello. Poseen números cercanos a otros países desarrollados como EEUU, Inglaterra o Canadá, aun cuando gastan por persona la séptima parte que EEUU y casi la cuarta parte que los países nórdicos. Estos resultados no son sorprendentes, dado los altos índices de prevención con que cuenta su población, incluyendo altísimos índices de vacunación, acceso al agua potable y nutrición infantil (aunque se tienen que cuidar, como país desarrollado empiezan a mostrar niveles de obesidad preocupantes).

¿Cómo lograron esto? ¿Cuál es la clave del modelo de salud chileno?

Durante el gobierno de Pinochet, se crearon dos sistemas de salud paralelos: Fonasa (público) e Isapres (privado). Por razones de espacio no podré profundizar, pero ambos se complementan a la perfección. Mientras que el sistema privado respeta el derecho individual a elegir el proveedor de su preferencia, a visitar a un médico especialista sin pasar por el filtro de un médico generalista y a tener una cómoda habitación hospitalaria en caso de ser requerida; el sistema público ofrece una red de seguridad para los excluidos del sistema. Para que este sistema público sea efectivo y presupuestariamente sostenible, existen mecanismos para evitar el sobreuso de servicios (como sucede en el sistema privado), por lo que usuarios deben respetar canales de atención, incluyendo visita al médico de red primaria como primer punto de contacto y chequeos preventivos obligatorios. Los centros hospitalarios se encuentran en buen estado, aunque inferiores a los privados. Es decir, el Estado garantiza la salud, pero sin lujos.  De esta manera Chile cumple con dos objetivos fundamentales: respeta la libertad individual y a la misma vez garantiza el acceso universal.

El sistema público funciona por dos razones. En primer lugar, los hospitales públicos reciben su presupuesto en base a sus resultados, premiando así el buen desempeño. Por otro lado, Chile cuenta con un impecable sistema de historias médicas electrónicas, muy superior al observado incluso en Europa y Norteamérica. El paciente a llegar a su consulta, coloca su huella dactilar en un dispositivo y el médico tratante puede acceder a todo su historial, incluyendo exámenes realizados en otros centros, condiciones preexistentes, etc., y en caso de ser requerido, por ese mismo sistema se refiere a otro centro. Es un sistema muy bien coordinado que garantiza calidad a un costo sostenible por el Estado. Su gran efectividad se explica con el buen criterio administrando recursos, invirtiendo más en coordinación y personal preventivo, en sacrificio de equipos de última tecnología y personal especializado.

Continue leyendo: El milagro chileno y su sistema de salud

Fuente

  • El Universal, publicado el 3 de junio de 2011

Acerca de Alejandro Vera

Economista de la Universidad Católica Andrés Bello. Máster en Finanzas del Instituto Superior de Estudios Administrativos (IESA). Máster en Políticas Públicas, Certificación en Políticas y Administración de Sistemas de Salud. Fue Supervisor Financiero en Procter & Gamble Latin America. Asociado de la firma McKinsey & Company. A partir del 2009 y hasta 2010 fue Gerente General del Hospital Pérez de León de Petare.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA