Home | Especialidades médicas | Endocrinología y Nutrición | El estrés laboral de los padres afecta la alimentación del grupo familiar

El estrés laboral de los padres afecta la alimentación del grupo familiar

Mientras más estrés laboral experimentan los padres, es más probable que sus hijos coman alimentos malsanos, reveló un estudio. Los resultados propiciaron una reflexión de los investigadores sobre las formas de alimentarse en casa

Un estudio realizado en el Centro de Investigación y Educación sobre la Obesidad de la Universidad de Temple, puso agenda una realidad sobre nutrición familiar: mientras más estrés laboral experimentan los padres, es más probable que sus hijos coman alimentos malsanos.

“¿Quién hubiera pensado que la nutrición de un niño sería afectada porque sus padres estén preocupados por el trabajo?”, planteó, a modo de reflexión, Katherine Bauer, autora del trabajo y profesora asistente de salud pública del Centro.

En la investigación, publicada en la revista Social Science & Medicine, Bauer y colegas usaron datos de un estudio de más de 3.700 padres de adolescentes que vivían en un área metropolitana del oeste medio. De ese universo, apenas 64 por ciento de los papás y 46 por ciento de las mamás tenían empleo a tiempo completo.

Los investigadores encontraron que las mamás con trabajo a tiempo completo comían menos con sus hijos en familia, servían más comida rápida y animaban a sus chicos adolescentes a comer sano con menos frecuencia. Además, tenían una ingesta más baja de frutas y verduras, y pasaban menos tiempo preparando alimentos que las madres que trabajaban a medio tiempo o que estaban desempleadas.

El estrés factor clave en los resultados

Los padres con niveles altos de estrés eran más propensos a:

-ingerir comida rápida en familia

-a no fomentar la buena alimentación en sus hijos

-a comer menos porciones de frutas y verduras al día

Las mamás con niveles altos de estrés servían en promedio cuatro comidas familiares por semana, mientras que las que tenían niveles bajos servían 5.5 comidas. Los papás muy estresados tenían 4,1 comidas en familia a la semana, y los meno tenían 5.7 comidas familiares a la semana.

A propósito de los resultados, Alice Lichtenstein, profesora de ciencias y políticas de la nutrición de la Universidad de Tufts, en Boston, señaló: “El estrés laboral puede afectar muchas áreas de la vida diaria, incluso los horarios y la calidad de las comidas”.

A modo de conclusión y recomendación, Bauer dijo que los niños deben aprender a preparar y cocinar comidas. “Toda la familia también puede ayudar con la compra de alimentos”, comentó.

Lichtenstein se mostró de acuerdo. “Enseñar tanto a los padres como a los niños a aprovechar alimentos rápidos, fáciles, saludables y comunes que tenemos la suerte de hallar en el mercado puede aliviar la carga que tiene que soportar un solo miembro de la familia”, señaló.

Bitácora Médica

Fuente: Medline Plus

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA