Home | Bitácora del día | El dilema del adicto

El dilema del adicto

La conducta adictiva no se refiere solo al uso de sustancias adictivas como el alcohol, la cocaína o la marihuana, la adición puede presentarse como conducta patológica en el juego, en el uso compulsivo de equipos electrónicos, entre otros

el dilema del adicto620x340Por: Pedro Delgado, psiquiatra

Hoy día se sabe que la adicción genera cambios en el cerebro del adicto que influyen determinantemente para que su comportamiento adictivo se repita a pesar de ser dañino para sí mismo.

Los neuro-científicos han descubierto que la conducta adictiva se repite compulsivamente, debido a que hay involucrados mecanismos cerebrales complejos que van más allá de lo que se conocía hasta ahora que es la estimulación repetida de una estructura cerebral denominada CIRCUITO DEL PLACER  que en la búsqueda de placer lleva repetir la conducta adictiva a pesar de ser una conducta dañina.

En el presente se sabe que el proceso adictivo es más complejo y que el adicto está encarcelado en un dilema neurobiológico donde su cerebro no desea hacerlo, pero lo hace pues no encuentra caminos para salir del dilema neuro- bioquímico que explicaremos.

Debemos aclarar en este punto que:

La conducta adictiva no se refiere solo al uso de sustancias adictivas como el alcohol, la cocaína o la marihuana, la adición puede presentarse como conducta patológica en el juego (juego patológico), en el uso compulsivo de equipos electrónicos (ciber-adicción), en la compulsión alrededor del comer (Trastorno de Alimentación) y hasta en relaciones amorosas tormentosas, y la práctica religiosa o política radical que lleva en una conducta ciega y repetida a la destrucción.

¿Cómo se establece el dilema?

Ya sabíamos que el adicto busca la estimulación repetida y compulsiva del circuito del placer que involucra la activación de ciertas áreas del cerebro y la liberación de Dopamina, -neurotransmisor ligado a la sensación de placer-  y a la repetición de la conducta en una búsqueda insaciable de placer que disminuye con el tiempo por un proceso de tolerancia denominado NEUROADAPTACION -que obliga al adicto a repetir la conducta más intensamente a pesar de que obtiene cada vez menos placer por insaciabilidad-.

Pero ahora sabemos que en la conducta adictiva no solo está desregulada o alterada, sino que también se alteran los mecanismos de manejo y tolerancia al estrés que están mediados por otras estructuras cerebrales (cerebro anterior basal y amígdalas cerebrales) y que llevan a que el adicto tenga menor tolerancia al estrés y lo evite siendo la conducta compulsiva su escape para buscar alivio.

El adicto desea abandonar la conducta adictiva conscientemente, pero la termina repitiendo por temor a las consecuencias de no hacerlo (sentirse mal) y el alivio (ya no placer) que produce hacerlo (aunque se resienta su autoestima), que expresa la inhabilidad de sentir placer con conductas normales y su incapacidad de ejercer su libre albedrío.

El adicto pierde la capacidad de ejercer su libertad entrampado en la adicción. Por no saber cómo vivir distinto y por temor a dejar la conducta adictiva se queda pegado aunque no lo desee. Ese es el proceso que hay que mejorar, enseñando al adicto a que pueda ejercer su libertad frente  a la droga, a la comida, a la computadora, en religión o en política pues ya no le produce placer y lo destruye.

 

Acerca de Pedro Delgado, psiquiatra

Médico graduado en la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1971) con postgrado en Psiquiatría de la misma universidad. Se desempeñó como Profesor de la Facultad de Medicina en la Cátedra de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas de la UCV, por 29 años donde realizó labores de docencia e investigación en el pregrado de Medicina y el Postgrado de Psiquiatría. Coordinó el Postgrado de Psiquiatría del Hospital Universitario de Caracas durante 5 años. Realizó un Fellowship en Abuso de Sustancias en Johns Hopkins University. Fue Profesor invitado del Departamento de Psicología en la Universidad de Evansville, Indiana en EEUU. En 2001 recibió el Premio de Medicina "Luis Razzetti" de la Federación Médica Venezolana en conjunto con varios autores por la publicación de un libro sobre educación psiquiátrica para médicos. Ha trabajado en la consulta privada (como psiquiatra) durante 38 años. Es, además, Presidente de Fundación Humana, una organización sin fines de lucro que se dedica a desarrollar programas de tratamiento y prevención en salud mental y dirige la unidad de Trastornos Adictivos de la Fundación.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA