Home | Sin categoría | REFLEXIONES EN PROSA POÉTICA Y RELATOS CORTOS

REFLEXIONES EN PROSA POÉTICA Y RELATOS CORTOS

EL ARRAIGO AL TERRUÑO

No hay nada que supere la sensación de identidad basada en el lugar que te vio nacer. Para ello los seres humanos hacen uso de lo que es característico de cada sitio. De cómo es la tierra, sus gentes  (incluidos sus valores), cuan generosa es la luz que condiciona el ambiente, cuáles son las situaciones del pasado que recordamos con emoción, a fin de cuentas, poder decir a otros con orgullo que no hay nada parecido que logre ser superior. Eso es lo que pasa al comienzo. Lo que ocurre en los tiempos que corren, es que unas veces imprevistamente, y en otras, producto de una meticulosa planificación, se toma la decisión de cambiar de hábitat y se llega a otro lugar más o menos distante.

Las cosas que nos acogen o las que solo nos rodean sin ningún significado, son distintas y por ello se requiere un tiempo de adaptación que resulta más o menos largo. Esa condición de migrante a veces termina siendo un privilegio, ya que involucra convivir con otras gentes, adaptarse a otras costumbres y estar al tanto de modismos cuyo significado viene siendo distinto al que se le da en el lugar de origen. En suma, muchas cosas son tan distintas que no deja de ser un privilegio, asumir el reto de adaptarte para, identificando lo positivo, disfrutarlo a plenitud. Luego cuando transcurre suficiente tiempo y te percatas de que ya hay más de un terruño y  que se va construyendo uno nuevo que se equipara paulatinamente con el original.

Cuando eso ocurre, y se decide analizarlo, se destacan las siguientes variables: se es de aquel sitio en donde has estudiado (secundaría, y con más razón, si además es una carrera profesional); se es del lugar en donde has crecido y en especial si se trata de la adolescencia y la adultez temprana; se es sin paliativos, del sitio en donde has conseguido la mujer que has encontrado y conquistado para compartir el futuro.

Cuando valoras lo que significan tus compañeros de estudios, en especial cuando son muchos y se ha tenido la suerte de que ha transcurrido en un ambiente de armonía y aprecio mutuo, resulta que te sientas a sacar la cuenta y resulta que son muchos. Los de primaria y secundaria, aunado a los de la carrera universitaria y más tarde ejerciendo una misma profesión. Ha llegado el momento de reconocerlo. Cuando se habla de terruño, me toca orgullosamente aceptar que he tenido más de uno. Por un lado, España, siendo Barcelona la ciudad en que nací, por el otro,  Venezuela, siendo Caracas en donde viví varias décadas y finalmente Costa Rica, un país de acogida en donde nos sentimos rodeados de afecto. Mi esposa Haydée comparte este sentimiento y puedo afirmarlo, porque hemos estado juntos desde hace 58 años cumplidos hace poco. Es por ello que vivimos en alerta permanente con la situación trágica que vive Venezuela, y en estos días hemos visto con perplejidad lo ocurrido en Barcelona y Cambrils, como expresión de dónde puede llegar la barbarie de los seres humanos por el culto al fanatismo religioso. Ahora, además Cataluña se encuentra inmersa en una confrontación entre los independentistas catalanes y los que no son, quienes cuentan con el respaldo del gobierno central español.

Autor: Pedro J. Grases 

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA