Home | Áreas de salud | Otros | Biología | Dispositivo portátil para contar leucocitos

Dispositivo portátil para contar leucocitos

Las aplicaciones del sistema, que podría estar en el mercado en 2019, van desde mejorar el tratamiento de pacientes a los que la quimioterapia deja sin defensas a la prevención de sepsis

Fotografía Agencia Sinc /  Quinn Dombrowski

Fotografía Agencia Sinc / Quinn Dombrowski

Un grupo de jóvenes ingenieros biomédicos de varias nacionalidades pretenden contar los glóbulos blancos (estos ayudan a combatir infecciones) en tiempo real sin la necesidad de hacer un análisis de sangre; este equipo de especialistas sugiere que esto se ha logrado gracias a un pequeño dispositivo portátil –Leuko- colocado en el dedo del paciente, el cual emplea una tecnología que combina un sensor óptico que, a través de la piel, detecta y cuantifica los leucocitos cuando fluyen bajo una lente diminuta.

De acuerdo con la agencia de noticias científicas SINC, este sistema, con varios prototipos en fase de desarrollo, está pensado para su aplicación en pacientes sometidos a quimioterapia, que podrán conocer en tiempo real el estado de sus defensas. También servirá para detectar infecciones graves.

Las aplicaciones del sistema, que podría estar en el mercado en 2019, van desde mejorar el tratamiento de pacientes a los que la quimioterapia deja sin defensas a la prevención de sepsis (ocurre cuando el cuerpo tiene una abrumadora respuesta inmunológica a una infección bacteriana).

Proyecto Leuko

El proyecto, denominado Leuko, ha logrado financiación de Madrid-MIT M+Visión, un consorcio que busca impulsar la colaboración entre centros de investigación y hospitales de la Comunidad de Madrid con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y otros centros del área de Boston (EE UU). También ha contado con aportaciones de dos instituciones estadounidenses: Center of Future Technologies in Cancer Care y Coulter Foundation.

Según explicó a Sinc Carlos Castro, un ingeniero especializado en biomedicina que trabaja en el Research Laboratory of Electronics del MIT en Boston, “la tecnología permitirá facilitar la medición de glóbulos blancos de manera indolora y sencilla. Al igual que los diabéticos disponen de un glucómetro con el que controlan sus niveles de glucosa, los pacientes sometidos a quimioterapia podrán usar en un futuro un ‘leukometro’ para estimar el estado de sus defensas”.

La tecnología utilizada incluye un sistema óptico portátil que proporciona iluminación oblicua con LED y es capaz de tomar imágenes de capilares superficiales bajo la piel a un nivel resolución celular, dice el experto. Los vídeos adquiridos son después automáticamente analizados por algoritmos capaces de detectar los glóbulos blancos y calcular su concentración. Estos algoritmos, que se han protegido ya mediante una patente, fueron presentados en una conferencia del Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (IEEE), celebrada en Milán el pasado mes de agosto.

Modo de empleo

Castro explica que el dispositivo se coloca sobre el dedo del paciente, de manera similar a los  pulsioxímetros que se usan en hospitales para medir los niveles de oxígeno en sangre. Mediante una pequeña lente, el sistema adquiere imágenes de capilares muy superficiales en el lecho ungeal (nacimiento de la uña).

Al iluminar a determinadas frecuencias, la luz es absorbida por la hemogoblina en los glóbulos rojos, un efecto que no sucede en los glóbulos blancos. Esto hace que los leucocitos aparezcan como pequeñas partículas transparentes moviéndose dentro del capilar.

Después, “nuestros algoritmos de procesado de imagen reconocen dichos eventos y los cuentan proporcionando una estimación de su nivel en la sangre”, agrega el investigador.

En su opinión, la facilidad de uso y la portabilidad del dispositivo abren la posibilidad futura de que los pacientes puedan realizar estas mediciones desde su casa. Ya no será necesario desplazarse a un centro hospitalario o ambulatorio. “En zonas rurales con acceso limitado a centros sanitarios, o en países en vías de desarrollo, esto se convierte en una gran ventaja. Además, también sería posible realizar mediciones de manera más continua abriendo opciones de tratamiento que hasta ahora no eran posibles”, subraya.

Tratamientos más personalizados

Si, por ejemplo, se detecta que los glóbulos blancos de un paciente de quimioterapia están demasiado bajos, se podrían prescribir inmediatamente medicamentos que estimularan su producción evitando una posible infección. O si se observa que la persona se ha recuperado antes de tiempo, se le podría aplicar anticipadamente una nueva dosis en su tratamiento para mejorar su eficacia y reducir el tiempo de recuperación. “Estas decisiones no son posibles actualmente porque no es viable llamar a los pacientes cada hora o cada día para realizarles un análisis de sangre”, dice Castro.

El ingeniero añade que además de su aplicación en quimioterapia “existen otros ámbitos médicos en los que este dispositivo podría tener un gran impacto, desde su uso para prevenir sepsis a la diferenciación temprana entre infecciones bacterianas o víricas que constituyen una amenaza para 4.000 millones de personas en todo el mundo”.

En este momento, el equipo integrado por Castro, Ian Butterworth,Álvaro Sánchez, Aurélien Bourquard y Luis Soenksen, está llevado a cabo la prueba de concepto técnica y han establecido colaboraciones para probar los primeros prototipos clínicamente. Entre las instituciones con las que están trabajando figuran la Universidad de Boston, el Massachusetts General Hospital, el Hospital de Fuenlabrada (Madrid), la Universidad Politécnica de Madrid y el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

BITÁCORA MÉDICA Con información de MedlinePlus, Agencia Sinc, para leer artículo completo pulse aquí

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA