Home | Especialidades médicas | Desarrollan vacuna experimental que evita el Alzhéimer

Desarrollan vacuna experimental que evita el Alzhéimer

A través de un ensayo, investigadores crearon un medicamento aplicado en ratones, que actúa contra las placas de proteínas que se forman en el cerebro, evitando la enfermedad de Alzhéimer. También la reduce en el caso de animales ya enfermos. Pudiera estar disponible dentro de ocho o diez años

Un grupo científico desarrolló una nueva vacuna experimental contra la enfermedad de Alzhéimer. El trabajo aplicado en ratones, se basó en activar el sistema inmune contra las proteínas beta-amiloides , compuestos que se ha visto que en los pacientes de la enfermedad se acumulan en el cerebro causando la desconexión neuronal a la que se atribuyen los síntomas de la enfermedad.

La enfermedad de Alzhéimer -que se calcula que afecta a unas 800 mil personas en España- es la primera causa de discapacidad neurodegenerativa en el mundo.

Ramón Cacabelos, autor del trabajo, explicó que la novedad de este tratamiento  es que estas proteínas no se usan directamente para producir la reacción inmune. Se envuelven en una especie de bolsitas de grasa -lo que técnicamente se denomina liposoma- antes de inyectarlas a los animales.

Los liposomas atenúan la respuesta inmune, con lo que esos daños no se han producido en los ratones de experimentación. Además -por su composición- el envoltorio formado por lípidos similares a los que existen en la cubierta de las neuronas, facilita el transporte del antígeno y ayuda a que la respuesta sea localizada.

De acuerdo con los resultados publicados en la revista International Journal of Alzheimer Disease, las inyecciones de la vacuna –que hay que suministrar varias dosis en diferentes turnos-  tenía un triple efecto: el primero, que producía una respuesta inmunológica que eliminaba las placas de proteína beta-amiloide en el caso de animales ya enfermos, o impedía que se formaran en los sanos. El segundo, que no aparecían casos de meningoencefalitis. Y, el tercero, tampoco había microhemorragias cerebrales.

Cacabelos indicó que los resultados son tan esperanzadores que el producto ya ha sido patentado, y está pendiente de autorización para ensayarlo en humanos. El laboratorio estaría preparado para hacerlo en tres o cuatro meses. Si todo va bien, en seis u ocho años los trabajos deberían estar terminados.

Este tratamiento tiene la ventaja de que es dual,  porque sirve para prevenir la aparición de la enfermedad como para frenarla en animales ya afectados.

Sin embargo, hay aspectos que los autores reconocen como limitaciones, que el estudio se hizo en ratones transgénicos y en el alzhéimer intervienen hasta 200 genes, y las distintas combinaciones de estos determinan el resultado del fármaco. Es posible que con ratones transgénicos de otra clase no funcionara igual de bien.

Al respecto, Cacabelos admitió que la vacuna como está diseñada sólo serviría para el 40 o 50 por ciento de las personas en riesgo o afectadas. Por eso, cuando llegue el momento del uso en humanos, habría que seleccionar a los candidatos en función del perfil genético, ya que la inmunización no va a ser sencilla de administrar. Si se repite la pauta de lo que ha funcionado en ratones, habrá que dar dosis periódicas.

Otra limitación es que lo que se ha medido en los ensayos ha sido, sobre todo, la formación de placas beta-amiloides, y también la coordinación motora de los animales. Pero, por ejemplo, no se ha evaluado la pérdida –o no- de la memoria, otro de los rasgos definitorios de la enfermedad.

Bitácora Médica

[Fuente: elpais.com]

Trabajo original en International Journal of Alzheimer Disease (en inglés) http://www.hindawi.com/journals/ijad/2012/376138/

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA