Home | Bitácora del día | Comparando modelos de salud

Comparando modelos de salud

La salud domina todos los debates actuales sobre políticas públicas. Esto es entendible por el peso que tiene en presupuestos y por el impacto tan directo en población. Aun así, no existe país del mundo que esté satisfecho con su sistema de salud. Existen diferentes modelos a nivel mundial: en un extremo tenemos el modelo Semashko propio de la ex Unión Soviética, donde el Estado controlaba todo el sector, desde el pago, la infraestructura y el personal. La salud privada estaba prohibida. En el otro extremo, la salud totalmente privada, observable a su extremo en países como Singapur y Suiza, donde cada quien es libre de adquirir y ofrecer servicios de salud con poca intervención gubernamental.

Pero, ¿cuál de estas opciones es más conveniente? Como cualquier comparación, esta pregunta es compleja y no tiene respuesta única. La respuesta dependerá si su visión del rol de Estado es utilitarista, rawlsiana o liberal. Podemos evaluar sistemas de salud considerando tres criterios principales: 1) calidad y efectividad del servicio, 2) nivel de acceso de población a estos servicios, y 3) indicadores de salud en la población.

Utilizando estos criterios, no tenemos un único ganador. Tomemos como ejemplo al sistema estadounidense y comparemos contra el sistema canadiense o de los países nórdicos.

Comencemos por EEUU. Si usted cuenta con ingresos estables, seguro médico integral y conciencia de importancia de prevención, entonces para usted el sistema estadounidense funciona a la perfección. Existe consenso en la superioridad norteamericana en calidad de instalaciones hospitalarias, escuelas de medicina, médicos especialistas, tecnologías y capacidad rápida de atención. Poseen sin duda la mejor (y más costosa) medicina curativa del planeta. Pero nada es perfecto. En EEUU, existen 50 millones de personas sin acceso a este excepcional sistema de salud, los cuales pueden ser tratados en salas de emergencia, pero sin ningún tipo de acceso en caso de terapias o presencia de enfermedades crónicas.

Por otro lado, a pesar de EEUU contar con la más moderna salud curativa del planeta, sus indicadores de salud pública como esperanza de años de vida promedio o mortalidad infantil son inferiores a sus pares nórdicos, canadienses o ingleses. Aquí resaltan las enfermedades crónicas creadas por la obesidad, que hoy en día causan el 50% del total de los costos de salud. Algunos numeritos: esperanza de vida: 78.3 años, población con acceso a salud: 85%, tiempo promedio espera para ser atendido por especialista: 6 días, gasto en salud anual por habitante: 7.410 USD.

En contraste tomemos como ejemplo el sistema de Canadá. Toda su población tiene acceso a la salud, tienen un mejor sistema preventivo y sus indicadores de salud poblacional superan a los estadounidenses. Pero de nuevo, nada es perfecto. Su sistema gratuito (financiado por impuestos) funciona gracias a su sistema de referencia, donde un médico generalista es primer punto de contacto con paciente y depende de la gravedad refiere a un médico especialista.

Seguir leyendo: Comparando modelos de salud

 

Acerca de Alejandro Vera

Economista de la Universidad Católica Andrés Bello. Máster en Finanzas del Instituto Superior de Estudios Administrativos (IESA). Máster en Políticas Públicas, Certificación en Políticas y Administración de Sistemas de Salud. Fue Supervisor Financiero en Procter & Gamble Latin America. Asociado de la firma McKinsey & Company. A partir del 2009 y hasta 2010 fue Gerente General del Hospital Pérez de León de Petare.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA