Home | Especialidades médicas | Capìtulo 7: Cáncer de la Trompa Uterina

Capìtulo 7: Cáncer de la Trompa Uterina

7-cancer-de-la-trompa-uterina

Carcinosarcoma De La Trompa Uterina       

      El cáncer de la trompa uterina  es el menos frecuente  de la esfera ginecológica  y  suele presentarse  con manifestaciones inespecíficas diversas.  La mayoría de las veces,  constituye  un hallazgo  quirúrgico inesperado  (60 %) o debuta como  una  masa anexial compleja.  Más raramente cursa con metrorragia  inexplicada,  con  manifestaciones  de  una  inflamación  pélvica  o  con  la aparición  de células  atípicas en el  frotis  cervicovaginal  sin  cambios cérvico-uterinos ostensibles.

La paridad  y  el uso de contraceptivos orales  se asocian con una disminución del riesgo.  En cambio, la terapia hormonal sustitutiva está asociada con un incremento del mismo. El tipo histológico más frecuente es el adenocarcinoma seroso, seguido  por  la  variedad endometriode, el adenocarcinoma indiferenciado  y  finalmente por el  carcinosarcoma.  A diferencia del cáncer ovárico, cuando se diagnostican aún se encuentran en estadios tempranos. Ocasionalmente pequeños carcinomas tubáricos pueden diseminarse al abdomen superior, preservando la integridad de la pelvis. También se han descrito carcinosarcomas uterinos sincrónicamente con carcinomas serosos de ambas trompas. El cáncer tubárico bilateral sólo representa el 25 % del total de primarios del órgano. La llamada triada de Latzko (flujo vaginal acuoso o serosanguinolento, cólicos en el abdomen inferior y masa pélvica) es típica de cáncer tubárico y se presenta en menos del 15 %.

En la  literatura  reciente, continúan apareciendo reportes individuales o pequeñas series  con  formas  de presentación  peculiar, tipos histológicos dife- rentes (a veces mixtos), en asociación o no con cambios displásicos  en el trac-to  genital  inferior  o  con  tumores  de  otra  histogénesis  en  otros  sitios. Los factores  pronósticos  con  valor  predictivo  independiente   continúan   siendo el estadio  (FIGO),  el  grado  histológico  del tumor  y  la  presencia  de   tumor residual. En cambio el  análisis  de  la  expresión inmunohistoquímica del p53 y de otros marcadores moleculares, no demostró tener  significación  estadística alguna.

Hay evidencias alentadoras de  que  las  alteraciones  atípicas  incipientes  que  se  producen  en  el  epitelio de revestimiento  tubárico,  pudiesen estar relacionados con ciertas variedades de cáncer ovárico. Como se cuestionaba el propio Kurman en el 2012: “¿Sera acaso el cáncer de ovario una enfermedad importada – Hechos o ficción?

El epitelio de revestimiento mucoso de la trompa ha sido considerado como precursor del carcinoma seroso peritoneal y vinculado al origen y patogénesis del carcinoma seroso del ovario. La evidencia sugiere que esta vinculación se inicie en el epitelio tubárico o en pequeños carcinomas serosos intraepiteliales tubáricos.  La otra manera de vincular la trompa a los tumores de ese órgano es mediante implantes del epitelio (de tipo mulleriano) en la superficie externa del ovario y a partir de allí dar origen a pequeños quistes de inclusión con ulterior transformación maligna. Es el caso del tumor de Brenner, capaz de expresar marcadores inmunohistoquimicos similares. Cabe agregar que en los casos de cáncer seroso primario del peritoneo o del ovario, en cortes seriados de ambas trompas, pueden detectarse lo que se considera como un pequeño primario. El tema es controversial y pendiente de nuevas aportaciones.

Lo cierto es que en el curso de intervenciones ginecológicas (histerectomía simple o cesáreas), ya se está considerando la alternativa de una salpingectomía profiláctica dependiendo de otras variables que incidan en la decisión.

 

Referencias bibliográficas actualizadas (consulta recomendable)

 

Int J Gynecol Cancer. 2016; 26: 1012-9..

Validation of Revised FIGO Staging Classification for Cancer of the Ovary, Fallopian Tube, and Peritoneum Based on a Single Histological Type.

Toptas T, Pestereli E, Erol O, Bozkurt S, Erdogan G, Simsek T.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27206284

_______________

Eur J Gynaecol Oncol. 2015; 36: 161-7.

Primary fallopian tube carcinoma–a retrospective analysis of 66 cases.

Liu L, Xu X, Jia L, Wei M, Qian B, et al..

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=Primary+fallopian+tube+carcinoma–a+retrospective+analysis+of+66+cases.

_______________

Histopathology. 2015; 67: 331-7.

Assessment of a new system for primary site assignment in high-grade serous carcinoma of the fallopian tube, ovary, and peritoneum.

Singh N, Gilks CB, Wilkinson N, McCluggage WG.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25640750

 

_______________

J Gynecol Oncol. 2015; 26: 87-9.

FIGO’s staging classification for cancer of the ovary, fallopian tube, and peritoneum: abridged republication.

 

Prat J1; FIGO Committee on Gynecologic Oncology.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26110780

Acerca de Dr. Pedro J. Grases

Médico Patólogo con más de 50 años de experiencia. Formado en los EE.UU. (Michigan y Armed Forces Institute of Pathology), dedicado a la docencia, a escribir e investigar. Ha trabajado en diversas universidades de Europa (en Friburgo y en Oxford) y en los EE.UU. (U.de California del Sur). A partir de 1990 estuvo al frente del Servicio de Anatomía Patológica de USP Institut Universitari Dexeus en Barcelona. Retirado a partir de 2007, se dedica ahora a escribir, a dar conferencias en su condición de cronista de la Ciencia y a cultivar con más esmero su afición por la fotografía.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA