Home | Noticias | Canadá presentó proyecto de ley de eutanasia

Canadá presentó proyecto de ley de eutanasia

Eutanasia

El Gobierno de Justin Trudeau presentó el proyecto de la primera ley de eutanasia de la historia de Canadá. No importa demasiado lo restrictivo que, para algunos observadores, el borrador pueda ser en este momento. La experiencia histórica de países que han creado el “derecho al suicidio asistido” traza, sin excepción, una pendiente resbaladiza desde los llamados “casos extremos” de sufrimiento por una enfermedad, hasta la extensión de la eutanasia a ancianos, niños, discapacitados y personas con enfermedades mentales. Bélgica y Holanda son el espejo del camino que Canadá acaba de emprender.

La reforma tiene su origen en una sentencia del Tribunal Supremo, que en 2015 anuló dos secciones del Código Penal que prohíben el suicidio asistido, por inconstitucionales. El Tribunal dio de plazo al Gobierno hasta junio de 2016 para presentar una ley alternativa.

El borrador, que aún tiene que pasar por el debate en el Parlamento, excluye la práctica del suicidio asistido o eutanasia en menores de 18 años y personas con enfermedades mentales. El ejercicio de este nuevo derecho estará limitado, además, a ciudadanos canadienses, una restricción que trata de evitar que el país se convierta en un destino turístico del suicidio, con su industria asociada –agencias de viajes, clínicas, crematorios–, al modo de Suiza.

Solo pacientes con “una enfermedad incurable que les causa un sufrimiento físico o psicológico duradero que se vuelve intolerable para ellos”; personas que están “en un avanzado estado de deterioro de sus capacidades”, y cuya “muerte natural es razonablemente previsible” a causa de la enfermedad, podrán solicitar que se le prescriba la droga letal. La petición, además, tendrá que ser por escrito, redactada y firmada por el paciente. Dos médicos o enfermeras “independientes” –dice el proyecto de ley C-14– deberán aprobarla. Se establece, además, un periodo de reflexión de 15 días antes de administrar el veneno, aunque este plazo podrá acortarse si el deterioro físico del paciente está muy avanzado y le causa un sufrimiento que hace insoportable esperar 15 días.

El proyecto reconoce, en su preámbulo, el derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario, pero la protección de estos profesionales frente a posibles abusos en la aplicación de la ley brilla por su ausencia en el articulado. El movimiento provida canadiense denuncia esta falta de garantías para la libertad de conciencia como el principal peligro de la reforma, tal y como ha salido redactada del Gobierno.

“Es una ley que hace vulnerables a los canadienses, ya sean pacientes o profesionales de la Salud, frente a los abusos”, sostiene la plataforma de Médicos Canadienses por la Vida. “Da cobertura para actos de asesinato”, alerta Alex Schadenberg, director de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia, en declaraciones citadas por LifeSite News.

El llamado “derecho a la eutanasia” y las leyes que lo regulan tendrán cada vez más protagonismo en el debate cultural y político de unas sociedades occidentales envejecidas, con un Estado del Bienestar difícilmente sostenible, que dudan entre cuidar o deshacerse de enfermos y ancianos. España y las democracias iberoamericanas pasarán por este dilema más pronto que tarde. Y todo indica que las élites dirigentes, los medios y buena parte de la sociedad ya han tomado partido. Es mucho más fácil, y más barato, promover el suicidio entre las personas inservibles que invertir en unidades de cuidados paliativos en los hospitales. Los jóvenes líderes que hoy hacen las leyes de eutanasia del mundo desarrollado, y los jóvenes que aplauden este avance desde la cultura, los medios y la educación, quizá sean víctimas de sus abusos mañana. ¿Quién les garantiza que no se volverán, también ellos, inservibles? – V. Gago

Fuente:  The Star, The Canadian Press, Vox, LifeSite News, en inglés]

 

Acerca de BM

Blog de contenidos multimedia de comunicación médica y de salud.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA