Home | Bitácora del día | ¿Y qué es una buena relación médico-paciente?

¿Y qué es una buena relación médico-paciente?

Es en el interrogatorio inicial donde el paciente se percata de la personalidad del médico, valora su educación, trato, honestidad, meticulosidad, laboriosidad, aprecio y respeto y su genuino interés en resolver su problema de salud

mano

Por: Jaime Piquero, dermatólogo

En la XV Reunión de Actualización Terpéutica Dermatológica celebrada en Caracas el año pasado, el psicólogo Carlos Saul Rodríguez, dictó una interesante charla sobre la importancia de tener una actitud positiva para lograr el éxito tomando como vehículo para lograrlo la creación de un ambiente propicio y una positiva interacción, es decir, una buena vibra.

El conferencista disertaba de manera amena y coloquial pero el tema de fondo nos invitaba a reflexionar sobre la necesidad de compaginar los conocimientos con la interacción médico-paciente y también la del médico tratante consigo mismo.

En la medida que el terapeuta le transmita al paciente una buena disposición, le dedique tiempo y le infunda confianza, logrará de él la máxima colaboración necesaria para su curación. Es decir que en la mayoría de los casos la actitud del médico va a incidir determinantemente en la actitud del paciente

¿Y qué es una buena relación medico-paciente?

Lograr una comunión con nuestros pacientes, poniendo interés en el enfermo que se sienta frente a nosotros, aconsejándolo, educándolo en su enfermedad y acercándonos al ser humano que tenemos adelante que nos ha escogido para darnos su confianza.

Estamos obligados a mantener al día nuestros conocimientos: ellos de nada sirven si no logramos aplicarlos con buenos resultados.

Pensar positivamente

También es necesario confiar en nosotros mismos, pensar positivamente y no perder el buen humor, decirnos: sí puedo curarlo o sí puedo mejorarlo o sí puedo lograr que el paciente tenga mejor calidad de vida, no es la actitud derrotista la que debe prevalecer sino el mensaje optimista y la mejor disposición de ánimo aún en la peor de las situaciones.

Basmajian (2) publicó hace 15 años un artículo sobre el efecto terapéutico de la risa. Investigó dos grupos de personas, a uno le dio un mensaje de buen humor y al otro grupo no les dio ningún mensaje. El grupo que estuvo riendo por varias horas presentó una disminución significativa de la hormona del crecimiento, cortisol, dopamina y epinefrina. Todas ellas sustancias neuroendocrinas que se activan en la clásica respuesta hormonal al estrés.

Esto demuestra que existe el efecto terapéutico de los mensajes optimistas. El autor llama a esto, efecto debonafide (De Buena fe). Este efecto es diferente al efecto placebo ya que conlleva cambios neuroendocrinos que forman parte de la terapéutica.

¿Cómo podemos lograr eso en nuestra consulta?

Es en el interrogatorio inicial donde el paciente se percata de la personalidad del médico, valora su educación, trato, honestidad, meticulosidad, laboriosidad, aprecio y respeto y su genuino interés en resolver su problema de salud.

En nuestra consulta debemos tomar una actitud de escucha activa, generando confianza, hablando en lenguaje claro, siempre tratando de elevar la autoestima de nuestros pacientes, tomando un papel de consejero, no de intimidador, manteniendo el buen humor, con un ambiente de trabajo adecuado, dándole el tiempo a cada paciente y contando con un personal de apoyo capaz y amable.

Esta buena vibra funciona tanto a título personal como profesional ya que los resultados son verdaderamente sorprendentes e inmediatos. Créanme, vale la pena.

1. Carlos Saul Rodriguez No Es Cuestion De Leche, Es Cuestion De Actitud 4ta edicion Todo actitud Caracas 2012
2. Basmajian JV. The elixer of laughter in rehabilitation. Arch Phys Med Rehabil 1998:79:1597.

-Este artículo corresponde a un editorial del blog Piel Latinoamericana

 

Acerca de Jaime Piquero, dermatólogo

Magister Scientiarum Dermatología de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Profesor Emérito Postgrado I.B. UCV. Presidente Sociedad Venezolana de Dermatología 1990- 1992. Vicepresidente Colegio Íbero latinoamericano de Dermatología 1995- 2000. Jefe servicio de Dermatología del Hospital Vargas 2000-2008. Premios Luis Razetti (FVM). Mención honorífica Premio José Tomás Jiménez Arráiz Fundación José María Vargas. Premio de investigación Sociedad Venezolana de Dermatología. Ex editor revista Sociedad Venezolana de Dermatología y actualmente Coeditor Piel Latinoamericana.

Deje su comentario

Venezuela Colombia USA